Agencia de credito a la exportación

Cuando una empresa privada del Norte obtiene un mercado en un país en desarrollo, existe el riesgo de que las dificultades económicas impidan el pago de la factura. Para prevenirse, puede asegurarse con una agencia de crédito a la exportación, como la COAFE en Francia o el Ducroire en Bélgica. En caso de problemas, esta agencia asume la deuda del cliente en dificultades y la empresa del Norte tiene la seguridad de cobrar lo que se le debe.

Según la declaración de Yakarta sobre la reforma de las agencias públicas de crédito a las exportaciones y de seguro-crédito, estas agencias « son desde ahora la mayor fuente de financiación pública del mundo ; sostuvieron el 8 % de las exportaciones mundiales en 1.998, o sea, 391.000 millones de dólares en inversiones, especialmente para grandes contratos civiles y militares en países en vías de desarrollo. Es mucho más que la media anual de ayuda pública al desarrollo (...) que se aproxima a los 50.000 millones de dólares. El monto en curso de las agencias de crédito a las exportaciones representa el 24 % de la deuda de los países en desarrollo y el 56 % de los créditos públicos que tienen estos países ». Una de las principales críticas formuladas al respecto es que estas agencias son poco cuidadosas con la naturaleza de los contratos asegurados (armas, megaproyectos de infraestructura y de energía, como la gigantesca represa de las Tres Gargantas en China), con sus consecuencias sociales y ambientales, y que aportan a menudo sostén a regímenes represivos y corruptos (Como Total en Birmania), apoyando implícitamente la violación de los derechos humanos fundamentales.