Ayuntamiento de Madrid

Carmena cedió una vez, Montoro golpeará cien

27 de febrero por Yago Álvarez


Cristobal Montoro entrando en el Congreso

La sed del ministro de aplastar a Ahora Madrid está desbocada. El Ministerio de Hacienda vuelve a interpretar que han sobrepasado el techo de gasto pese a que se presentó un PEF hecho a petición de Montoro.

Se abrió la veda y esto no va a parar. Nunca es suficiente para el que se siente con poder y sabe que su enemigo está flojo de fuerzas. Cuando se ve la posibilidad de rematar a tu oponente y, además, este ha bajado la guardia en una posición servicial escondida bajo una imagen conciliadora. Manuela Carmena cedió en la batalla del techo de gasto y ahora el ministro de Hacienda ha olido sangre y quiere más. Cristóbal Montoro regresa para atacar. Saca pecho y vuelve a amenazar al Ayuntamiento de Madrid por gastar más de lo que el ministerio les había “permitido” tras tumbarle tres planes económico-financieros (PEF).

Este último plan financiero, que, además de conllevar brutales recortes en inversión, sesgó la cabeza del exconcejal de Economía y Hacienda Carlos Sánchez Mato, estableció un límite de gasto de 3.332 millones de euros. Según los cálculos hechos por Hacienda, el Ayuntamiento de Madrid ha gastado 3.385 millones, lo que vuelve a dar un incumplimiento de 53,3 millones de euros. Mucho menos de lo que el primer PEF preveía y que fue brutalmente corregido en los presupuestos de 2017 mediante recortes, pero suficiente para que Montoro tenga una nueva excusa para golpear.

La concejala Marta Higueras se ha apresurado a negar la mayor. Dice que los presupuestos ejecutados “cumplen con el objetivo de la regla de gasto” en 83,24 millones de euros, pero, claro, utilizando la fórmula e interpretación que ya rechazó Montoro durante todo el año 2017 y que fue la causa de que no se aprobaran los anteriores PEF…, empieza a sonar a bucle el argumentario, que mientras se resistía a cumplir con los recortes exigidos tenía mucho sentido, pero que ahora que esos recortes se han aceptado suena más a un pueril “que sí, jo”.

Lo mejor de todo es que estos hechos suceden mientras el Ayuntamiento desvela lo que para el equipo de Gobierno, o por lo menos para aquellos a los que se les permite hablar en las ruedas de prensa oficiales del Ayuntamiento, son unos resultados estupendos. El superávit, o sea, el dinero que ingresa Madrid pero que Montoro no permite que se gaste, ha ascendido en 2017 a 1.120 millones de euros. El Ayuntamiento ha reducido otros 450 millones de euros de deuda Deuda Deuda multilateral La que es debida al Banco Mundial, al FMI, a los bancos de desarrollo regionales como el Banco Africano de Desarrollo y a otras organizaciones multilaterales como el Fondo Europeo de Desarrollo.
Deuda privada Préstamos contraídos por prestatarios privados sea cual sea el prestador.
Deuda pública Conjunto de préstamos contraídos por prestatarios públicos. Reescalonamiento. Modificación de los términos de una deuda, por ejemplo modificando los vencimientos o en relación al pago de lo principal y/o de los intereses.
. Algo más de 50 de esos millones han sido de deuda anticipada. Cuotas de préstamos de años venideros que, según Montoro, deben ser cubiertas antes que las necesidades de las y los madrileños. Bendito 135.

Según esos datos publicados, los ingresos del Ayuntamiento ascendieron a 5.130 millones, un 4,9% más que el periodo anterior. Pero los gastos sufrieron un gran recorte comparado con el año anterior, aquel en el que Carmena se saltaba el techo de gasto con convicción de que estaba haciendo lo correcto y sin aceptar chantajes. El Consistorio y sus organismos autónomos han gastado 4.257 millones, un 11,1% menos que en 2016. El austericidio impuesto se abre camino en las políticas de gasto e inversión de Madrid.

Pero todo esto no llega por casualidad. Es la reacción normal de alguien que sabe que ha ganado una batalla. Que sabe que el enemigo está débil y que es el momento perfecto para machacarlo. Montoro sabe, por los buenos resultados del populismo del Partido Popular en tiempos de elecciones, que la percepción en las calles de las inversiones realizadas este año serán las que hagan que gran parte del electorado madrileño decida su voto, por lo que, ahora que sabe que ese muro de resistencia que era la cohesión de Ahora Madrid y sus bases sociales está tocado, golpeará todas las veces que le sea posible para desmantelar la política social de Manuela Carmena.

Montoro sabe que las inversiones de este año marcarán la decisión de voto de mucha gente, por lo que golpeará todas las veces que sea posible

Y mientras, Ahora Madrid pide “flexibilidad” a Montoro por ser uno de los municipios “que han realizado un importante esfuerzo para presentar unas cuentas saneadas, tanto en términos de déficit como de reducción de deuda”, y que “habilite las medidas oportunas para destinar el superávit de 2017 a la realización de inversiones financieramente sostenibles”. Con ayuntamientos gobernados por el PP, como el de Jaén o Parla, incumpliendo todos los parámetros de la Ley Montoro, o municipios como el de Oviedo, que han anunciado a los cuatro vientos que se van a saltar el techo de gasto sin tener consecuencias, Carmena aún cree que esto es una cuestión de flexibilidad. La Ley Montoro es una herramienta política al servicio de la banca y de un Gobierno centralizador que quiere machacar a esos ayuntamientos que les han arrebatado sus feudos caciquiles modernos. No es momento de suplicar flexibilidad, sino de exigir la soberanía municipal que les ha sido arrebatada.

Esa falsa impresión de acuerdo. Ese cierre de filas en torno a frases como “hemos desbloqueado”, “era necesario” o «esto nos pone a cero». Esas inversiones que se quedan a mitad de camino. La retirada de las vías jurídicas como parte del chantaje para que Montoro aceptara el PEF. Las peticiones de flexibilidad que suenan a clemencia. Todo ello regado por esas dudas que nos quedan a muchos, y que son defendidas por otros, de que había otras alternativas posibles a aceptar el chantaje y realizar recortes.

Carmena ha cedido, Montoro lo sabe y hará leña del árbol caído. Si Ahora Madrid no se planta y vuelve a poner todas las cartas sobre la mesa en esta batalla, existe una alta probabilidad de que las herramientas políticas y mediáticas con las que cuenta el Partido Popular destruyan este ciclo político con una sonrisa en la cara y hagan de Carmena y de Ahora Madrid su mejor producto. Las bases políticas de Madrid, y de todos los municipios en los que Montoro ha puesto su garra, deben reaccionar ante los continuos ataques de Hacienda o recibir más de cien golpes.


Ver en línea : El Salto

Yago Álvarez

es socio fundador y redactor del medio online de economía crítica y social El Salmón Contracorriente. Como activista de la Plataforma Auditoría Ciudadana de la Deuda (PACD) promueve la creación de grupos de auditoría ciudadana municipal y observatorios ciudadanos municipales.

CADTM

COMITE PARA LA ABOLICION DE LA DEUDAS ILEGITIMAS

35 rue Fabry
4000 - Liège- Belgique

00324 226 62 85
info@cadtm.org

cadtm.org