Global

Colonización e inmigración

13 de octubre por Saïd Bouamama


Emigrantes españoles rumbo a Estados Unidos a principios del XX. Invisible inmigrants, de James D. Fernández y Luis Argeo Fernández.

PH: Viento Sur

Además de la serie de analogías que se pueden comprender entre los dos fenómenos (inmigración y colonización) - analogías de orden histórico (la inmigración es a menudo hija de la colonización directa o indirecta) y analogías estructurales (la inmigración, actualmente, ocupa en el orden de las relaciones de dominación el lugar ocupado ayer por la colonización) - la inmigración, de alguna manera, se ha erigido en sistema de la misma forma que se decía que la “colonización es un sistema” (según la expresión de Sartre). Abdelmalek Sayadi, L’Immigration ou les paradoxes de l’altérité, De Boeck Université, Paris-Bruxelles, 1997, p. 111.

Los medios dominantes ofrecen regularmente «explicaciones» de los orígenes y las causas de la inmigración contemporánea, centradas en lo «coyuntural» (como una guerra, un «golpe de Estado», un desastre natural, etc.). Los factores sistémicos y estructurales generalmente se evacuan con el resultado de invisibilizar las responsabilidades de los principales países industrializados que dominan el mundo. Estos no tendrían nada que ver con la existencia de la expatriación forzada de millones de seres humanos. Incluso se enfrentarían a un «problema» de inmigración (una «crisis migratoria», una «avalancha», una «miseria mundial» que se abate sobre ellos, etc.) poniéndolos en dificultades. Tales explicaciones oscurecen las causas históricas de la inmigración contemporánea y, en particular, el alcance de las destrucciones del período colonial. También invisibilizan el mantenimiento bajo nuevas formas (neocolonialismo) de las dependencias económicas y políticas después de la independencia. Finalmente, sirven de pantalla que impide la comprensión de las funciones económicas sistémicas de la inmigración contemporánea.

La inmigración hija de la colonización

La colonización no fue simplemente la ocupación militar de países y naciones. Esta ocupación era un medio al servicio de un objetivo. Limitar la colonización a la dimensión «medio» nos impide comprender las consecuencias del objetivo, unas consecuencias que perduran y se reproducen incluso hoy en día. El propósito de la colonización occidental es la destrucción total de las lógicas económicas (y, en consecuencia, también políticas, culturales, etc.) anteriormente dominantes en estos países para imponer una lógica económica correspondiente a los intereses de la economía del país colonizador y su clase dominante. La colonización se materializa primero en la imposición de relaciones capitalistas a países y pueblos que anteriormente funcionaban de acuerdo con otras lógicas (propiedad colectiva de la tierra, cultura comunitaria, economía familiar, etc.). Esta imposición requiere el uso de violencia militar, jurídica, simbólica, etc., para instalar una economía extrovertida en la que las «periferias» operen económicamente al servicio de los «centros» dominantes, para usar el vocabulario de Samir Amin [1]

Por lo tanto, el mundo ha sido unificado por el capitalismo, pero no homogeneizado. Unificado porque la colonización, desde su primera fase en el continente americano, se puede definir como la exportación de las relaciones capitalistas de producción. No homogeneizado porque la exportación de estas relaciones se desarrolló bajo la forma de una puesta en dependencia sistémica de las economías de las periferias ocupadas respecto a los centros dominantes. Tal proceso solo es posible mediante la destrucción de economías precapitalistas que eran esencialmente agrarias. La privatización de la tierra, por un lado, y la especialización de las economías periféricas hacia la exportación de producción agrícola y minera, por el otro, conducen inevitablemente a la destrucción de la agricultura tradicional. Esto se traduce, entre otras cosas, en la secreción de una sobrepoblación permanente que ya no se puede emplear en las economías periféricas tradicionales, ni en los sectores coloniales «modernos» altamente industrializados y que, por lo tanto, requiere menos fuerza laboral. Estas fuerzas de trabajo «liberadas» se vuelven disponibles para la emigración, tanto interna como externamente a la periferia. Históricamente, la cuestión de la migración fue ante todo una cuestión campesina. La cuestión migratoria fue históricamente el resultado lógico de la colonización. «Las relaciones entre África y Europa, desde el principio, se pueden resumir en una palabra: dependencia [2]», resume la historiadora Catherine Coquery-Vidrovitch.

La inmigración proveniente de países que no han sido colonizados se basa en la misma lógica de puesta en dependencia de algunas economías dominadas respecto a otras economías dominantes. Por esta razón Abdelmalek Sayad evoca, en la cita destacada al principio de este texto, la colonización directa e indirecta. En muchos sentidos, Portugal, Italia, Polonia, etc., han experimentado procesos de puesta en situación de dependencia comparables a los que la colonización impondrá a través de la violencia de una manera más amplia, profunda, estructural y, por lo tanto, más sostenible. Por esa razón se pueden constatar ciertas constantes entre la inmigración pasada de países que no han sido colonizados directamente y la inmigración poscolonial. Pero dado que el alcance de la dependencia impuesta (y, por lo tanto, la destrucción producida) es de una escala diferente, también podemos ver variables. En todos los casos, la inmigración es hija de la colonización, pero con diferentes magnitudes dependiendo de si es de naturaleza directa o indirecta. El mantenimiento de la dependencia más allá de la descolonización marca una nueva era del sistema de dominación.

Inmigración como resultado de la dependencia

Las «independencias» no logran ni inmediata ni automáticamente la salida de la dependencia. También pueden significar la transición de la «colonización directa» a la «colonización indirecta», es decir, el neocolonialismo. Esto es lo que enfatiza el líder independentista y panafricanista, Kwame Nkrumah, al proponer la siguiente definición de neocolonialismo: "La esencia del neocolonialismo es que el Estado sujeto a él es teóricamente independiente, tiene todas las insignias de soberanía a nivel internacional. Pero en realidad, su economía, y por lo tanto su política, son manipuladas desde el exterior[3]. Por lo tanto, la descolonización no es sinónimo de independencia. Puede ser un signo de una dependencia mantenida bajo nuevas formas.

Por lo tanto, las independencias no han significado la salida de la bipolarización imperialista, sino un cambio en las herramientas y métodos para imponerla. La violencia explícita y visible de la colonización ha sido reemplazada por la violencia implícita e invisible del neocolonialismo. Por supuesto, cuando los nuevos métodos no han sido suficientes, recursos y retorno a la violencia cruda no han faltado, como ilustra la frecuencia de las intervenciones militares directas o indirectas de las antiguas potencias coloniales en las periferias dominadas. Toda la historia de las periferias dominadas desde la independencia es la de la sucesión y/o la acumulación de métodos y herramientas para imponer la bipolarización. Desde la estructura del mercado global que impone un mercado desigual hasta los Acuerdos de Asociación Económica de la Unión Europea hoy en día, pasando por la «zona franca» y el franco CFA, los Planes de Ajuste Estructural Ajuste estructural Política económica impuesta por el FMI como condición para la concesión de nuevos préstamos o para la refinanciación de préstamos anteriores. del FMI FMI
Fondo monetario internacional
El FMI nace, el mismo día que la Banca mundial, con la firma de los acuerdos de Bretton Woods. En su origen el rol del FMI era defender el nuevo sistema de cambios fijos instaurado.

A la finalisación de estos acuerdos (1971), el FMI es mantenido y se transforma paulatinamente en el gendarme y el bombero del capitalismo mundialisado : gendarme cuando impone los programas de ajuste estructural ; bombero cuando interviene financiaramente para sostener los países tocados por una crisis financiera.

Su modo de decisión es el mismo que el del Banco mundial y se basa sobre una repartición del derecho de voto en proporción a los aportes de cotisación de los países miembros. Estatutariamente es necesario el 85% de los votos para modificar la Carta del FMI (los EE.UU. poseen una minoria de bloqueo dado a que posees el 16,75 % de voces). Cinco países dominan : Los EE.UU. (16,75 %), el Japon ( 6,23 %), la Alemania (5,81%), Francia (4,29 %), y Gran Bretaña (4,29%). Los otros 177 Estados miembros estan divididos en grupos dirigidos, cada vez, por un país. El grupo más importante (6,57%) esta dirigido por Belgica. El grupo menos importante (1,55% de voces) precidido por el Gabon (países africanos).

Su capital está compuesto del aporte en divisas fuertes (y en monedas locales) de los países miembros. En función de este aporte, cada miembro se ve favorecido con Derechos Especiales de Giro (DEG) que son de hecho activos monetarios intercambiables libre e inmediatamente contra divisas de un tercer país. El uso de estos DEG corresponde a una política llamada de estabilización a corto plazo de la economía, destinada a reducir el déficit presupuestario de los países y a limitar el crecimiento de la masa monetaria. Esta estabilización constituye frecuentemente la primera fase de intervención del FMI en los países endeudados. Pero el FMI considera que en adelante es tarea suya (tras el primer choque petrolero de 1974-1975) actuar sobre la base productiva de las economías del Tercer Mundo reestructurando sus sectores internos; se trata de una política de ajuste a más largo plazo de la economía. Lo mismo sucede con los países llamados en transición hacia una economía de mercado. (Norel y Saint-Alary, 1992, p. 83).

Sitio web :
y el Banco Mundial Banco mundial Creado en 1944 en Bretton Woods en el marco del nuevo sistema monetario internacional, el Banco posee un capital aportado por los países miembros (189 miembros el año 2017) a los cuales da préstamos en el mercado internacional de capitales. El Banco financia proyectos sectoriales, públicos o privados, con destino a los países del Tercer Mundo y a los países antes llamados socialistas. Se compone de las siguientes tres filiales.

Mas...
, las normas de la Organización Mundial del Comercio Organización Mundial del Comercio
OMC
Firmado el acuerdo el 15 de abril de 1994 y en vigencia desde el 1º de enero de 1.995, la OMC sustituye al GATT (Acuerdo general sobre aranceles y comercio). La mayor innovación introducida es que la OMC posee el estatuto de organización internacional. Su función es asegurar que ninguno de sus miembros se entregue a cualquier tipo de proteccionismo, a fin de acelerar la liberalización mundial de los intercambios comerciales, de favorecer las estrategias de las multinacionales. Está dotada de un tribunal internacional (órgano de resolución de conflictos) que juzga las eventuales violaciones de su texto fundador de Marraquech.
, etc., esta historia es la de la reproducción sistémica de una división desigual del trabajo entre centros y periferias. Con la reproducción de la bipolarización se reproduce lógicamente la sobrepoblación y, en consecuencia, la migración.

Esta constante de la bipolarización no significa la ausencia de mutaciones. La analogía con la colonización no significa identidad total. En cuanto a las mutaciones, en nuestra opinión, hay que destacar dos, debido a su importancia en la sociología de las y los emigrantes potenciales. La primera es el alcance de la urbanización, que es un signo de un éxodo rural tan masivo como imposible. El éxodo rural es masivo debido a la larga duración de la destrucción de la agricultura en los países periféricos debido a la especialización de sus economías de acuerdo con las necesidades de los países del centro dominante. Imposible lo es debido a la imposibilidad de que estas personas rurales desarraigadas encuentren empleo en trabajos urbanos debido a la misma especialización que las obligó a abandonar sus aldeas. Amontonándose en barrios marginales, esta nueva población urbana a su vez produce una superpoblación disponible para emigrar. Ya no solo emigran a Europa poblaciones rurales desarraigadas, sino también la gente rural que transita por la ciudad, por un lado, y los descendientes urbanos de la población rural que habían emigrado en décadas anteriores. «El fenómeno más llamativo es la creciente transición urbana de las y los inmigrantes: no pasan directamente de la agricultura a la industria en los países de llegada, sino que transitan por las zonas urbanas del país de salida. Por lo tanto, la emigración es el resultado, la prolongación de un éxodo rural imposible[4]», resume el economista Christian Mercier.

La segunda mutación se refiere a las clases sociales de pertenencia de las personas migrantes. Antaño compuesta principalmente por gente rural desarraigada, neourbanos empobrecidos y luego sus descendientes, la emigración ahora afecta a las «capas medias» de las periferias dominadas. Una vez más, es la bipolarización la que está en el origen de la mutación. Uno de los mecanismos clave contemporáneos en su reproducción fue la imposición de los planes de ajuste estructural del FMI y el Banco Mundial. Las condiciones de acceso a los préstamos internacionales no se han limitado a su rentabilidad, sino que también han implicado condiciones políticas. En particular, el requisito de una «retirada del Estado», de acuerdo con el dogma liberal en forma de una condicionalidad de privatizaciones y otra de reducción de los presupuestos sociales, ha significado una verdadera destrucción de los servicios de salud, la educación, la infraestructura básica (carreteras, electricidad, etc.). Sin embargo, estos sectores eran precisamente los que empleaban a las llamadas «capas medias». Esta mano de obra calificada, cuyo costo de formación es asumido por los países de la periferia dominada, está destinada a integrarse a bajo costo en los servicios públicos de los países centrales caracterizados por recortes presupuestarios masivos. Se convierte en una especie de proletariado cualificado para las economías centrales.

Estas mutaciones en la inmigración hacen sistema con las nuevas necesidades de las economías dominantes implicadas en una nueva fase de mundialización. Esta fase se caracteriza por una deslocalización masiva de empresas que anteriormente hacían necesario mantener la fuerza laboral localizada. Esto da como resultado la lógica de la Fortaleza Europa y los discursos sobre la «avalancha migratoria» que se debe contener. Esta mundialización desclasa a las «clases medias» de los países dependientes lo que da como resultado el discurso sobre la «inmigración selectiva», es decir, sobre el «saqueo de cerebros». Y para los empleos no deslocalizables, la globalización Globalización (ver también Mundialización)

Origen y sentido de este término anglosajón: en inglés, la palabra «global» se refiere tanto a fenómenos que interesan a la (o las) sociedad(es) humana(s) a nivel del globo como tal (es el caso de la expresión «global warming» que designa el efecto invernadero), como a procesos que poseen la característica de ser «globales» únicamente en la perspectiva estratégica de un «agente económico» o de un «actor social» preciso. En lo que estamos viendo, el término «globalización» nació en las bussiness schools norteamericanas y reviste el segundo sentido. Se refiere a los parámetros pertinentes de la acción estratégica del gran grupo industrial. Lo mismo sucede en la esfera financiera. A la capacidad estratégica del gran grupo de adoptar una aproximación y una conducta «globales». En un debate público, el patrón de uno de los mayores grupos europeos explicó, en sustancia, que la «globalización» representa «la libertad para su grupo de implantarse donde quiera, cuando quiera, para producir lo que quiera, aprovisionándose y vendiendo donde quiera, y en donde tenga que soportar las menores obligaciones posibles en materia de derechos laborales y convenciones sociales» (extraido de Chesnais, 1997[a]).
importa una fuerza laboral sobreexplotable manteniéndola en un estado carencia de derechos. Se deriva de ello el endurecimiento de las condiciones de regularización y el discurso sobre las y los «ilegales». De hecho, nos encontramos ante un sistema de dependencia que toma el relevo de la colonización de anteayer y el neocolonialismo de ayer.

17/05/2021

https://www.cadtm.org/Colonisation-et-immigration

Artículo de la revista AVP - Other Voices on the Planet, «Deudas y migración: divisiones internacionales al servicio del capital», publicado en mayo de 2021. Revista disponible para consulta gratuita, compra y plan de suscripción en https://www.cadtm.org/Dettes-migrations-Divisions-internationales-au-service-du-capital-19808




Fuente: Viento Sur

Traducción: Faustino Eguberri para viento sur

Notas

[1Samir Amin, Le développement inégal. Essai sur les formations sociales du capitalisme périphériques, Minuit, Paris, 1973, 365 p.

[2Catherine Coquery-Vidrovitch, « La mise en dépendance de l’Afrique noire : essai de périodisation, 1800–1970 », Cahiers d’Etudes Africaines, n° 61-62, 1976, p. 7.

Otros artículos en español de Saïd Bouamama (7)

CADTM

COMITE PARA LA ABOLICION DE LA DEUDAS ILEGITIMAS

35 rue Fabry
4000 - Liège- Belgique

00324 226 62 85
info@cadtm.org

cadtm.org