Haití

“Comprender mejor la evolución de la crisis haitiana luego del 7 de febrero 2021 y la necesidad del refuerzo sistemático del proceso de organización de la Solidaridad Internacional concreta en curso”

Encuadre para la organización de la Segunda Conferencia Internacional Virtual

18 de marzo por Camille Chalmers


 I. Contexto y justificación

Desde hace aproximadamente diez (10) años, las embajadas de los países del Norte [1], a través del CORE GROUP [2], y una fracción de la burguesía local han instalado en Haití, mediante elecciones fraudulentas, un régimen político mafioso, que opera totalmente al margen de las normas básicas de la moral y la ética públicas. La mentira, el robo, la corrupción generalizada y banalizada, la indecencia, la práctica de los asesinatos selectivos, la inseguridad de Estado planificada, el secuestro oficializado y la organización de masacres reiterativas en los barrios desfavorecidos, todo ello constituye el telón de fondo del actual régimen criminal del PHTK aferrado ilegalmente al poder gracias al apoyo indecente de la OEA, la ONU, el Core Group y la mafia nacional e internacional.

Más recientemente, desde 2019 para ser precisos, este régimen ha creado grupos de gangsters armados ahora federados con la complicidad de una poderosa franja de la comunidad internacional y una parte de la burguesía mafiosa local. Esta dolorosa situación es coherente con los daños causados por los catorce (14) años de ocupación de la MINUSTAH (Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití) y las dramáticas consecuencias de más de 37 años de políticas neoliberales que han socavado gran parte de las capacidades productivas del país y reforzado la dependencia alimentaria. El presente y el futuro de Haití están, de esta manera, muy amenazados.

Además, el régimen corrupto de Tèt Kale, así como los otros dirigentes/tas estatales que les precedieron entre 2008 y 2011, han saqueado varios miles de millones de dólares (US) del fondo Petro Caribe, establecido en el marco de un Acuerdo entre Venezuela y Haití en 2006 y puesto en aplicación a partir de 2008. Sin contar otras sumas dilapidadas del tesoro público cada año a través del presupuesto nacional [3]. Por otro lado, desde hace dos años (2018-2020), la industria criminal del secuestro de Estado muy rentable está organizado y reforzado como un verdadero instrumento de empobrecimiento violento y rápido de la población, de terrorismo, cuyo resultado es el asesinatos de sus hijos e hijas . Recordemos que este vasto saqueo y la instauración del crimen de Estado tuvieron lugar luego de la dilapidación de los fondos confiados a la Comisión Interina de Reconstrucción de Haití (CIRH) [4], Comisión dirigida por el equipo de Bill Clinton y de Jean Max Bellerive. El terremoto de 2010 causó aproximadamente trescientos mil (300.000) muertos y más de un millón quinientos mil (1.500.000) personas sin techo en Haití.

Hoy en día, la población haitiana se enfrenta a una situación de precariedad aguda y peligro terrible. Las siguientes cifras son elocuentes: entre las instituciones sanitarias del país, el 46,76% son privadas, el 37,21% son públicas y el 16,03% son mixtas [5]. En los hospitales públicos, el personal sanitario no suele disponer del equipamiento necesario para prestar una atención de calidad a la población. Además, el número de personal sanitario esencial es de 6,34 por cada 10.000 habitantes. Esta cifra está muy por debajo del mínimo establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS), a saber, 25 por cada 10.000 habitantes. En cuanto al número de camas de hospital, Haití sólo tiene 6,86 camas por cada 10.000 habitantes [6]. Añádase a este panorama que el número de ciudadanos que deben afrontar el tormento del hambre se ha multiplicado por dos (2) durante el régimen de Jovenel Moïse (2016-2021).

Para completar este cuadro, señalemos que se han cometido varias masacres [7] en los barrios populares desfavorecidos con la complicidad de los aliados locales e internacionales del poder de turno (la OEA, la ONU, el Core Group, especialmente la Sra. Helen Meagher La Lime, representante especial del Secretario General de la ONU, la Sra. Michelle Sison, embajadora de Estados Unidos en Haití). Curiosamente, esta repugnante e indignante situación, que se ha visto agravada por la crisis del Coronavirus (2020), no ha recibido la atención de la representante especial del Secretario General de las Naciones Unidas en Haití, quien, movida por un racismo indisimulado, un cinismo incalificable y una amnesia sospechosa, ha omitido mencionar tales hechos y crímenes en los «Informes» presentados ante el Consejo de Seguridad de la ONU. Una omisión significativa que traduce cierta complicidad.

También es evidente la voluntad de distorsionar la realidad haitiana actual o de bloquear toda circulación de informaciones exactas y relativas a ella. Esto , para evitar que el resto del mundo comprenda realmente lo que está sucediendo en Haití, para entender la responsabilidad de la OEA, la ONU, el Core Group, de las potencias imperialistas y las élites locales en esta situación alarmante de desamparo del pueblo haitiano y poder aportar, por el contrario, una solidaridad concreta. Afortunadamente, el muro de silencio empieza a romperse gracias a las acciones emprendidas por los progresistas haitianos tanto en el país como en la diáspora. En este sentido, mencionemos, por un lado, el llamamiento a la solidaridad internacional lanzado por la Konbit des Organisations Politiques Syndicales et Populaires el 28 de agosto y el 29 de noviembre de 2020 y la organización de la Conferencia Virtual Internacional sobre la crisis haitiana y la necesidad de una solidaridad internacional activa por parte de la PAPDA, la COPASP y la KONBIT el 29 de enero de 2021 con la participación de más de 350 personas, y por otro lado, los llamamientos a la solidaridad a la opinión pública internacional lanzados por otros grupos y personalidades de la sociedad civil haitiana.

Por lo tanto, hoy es fundamental reforzar el proceso de organización sistemática de esta solidaridad internacional. Es uno de los factores esenciales y necesarios para el éxito de la lucha del pueblo haitiano por el cambio radical del sistema mafioso político, económico y social instaurado para garantizar, en detrimento de los intereses superiores de las masas populares desfavorecidas, los intereses de las potencias imperialistas, de las multinacionales y de las élites locales corruptas.

El pueblo haitiano necesita tomar su destino en sus propias manos, recuperar su soberanía y revertir así esta situación insostenible. Esta inversión requiere inevitablemente una redefinición del tipo de relación amo-esclavo que se mantiene entre la Comunidad Internacional y Haití, y particularmente entre Haití y los Estados Unidos de América. La incalificable injerencia estadounidense en los asuntos internos de Haití, en total desprecio de la Convención de Viena, representa, entre otras cosas, un gran obstáculo mayor para la construcción de una Haití soberana, próspera y dueña de su destino. Esta es la principal reivindicación del pueblo haitiano en lucha. En este contexto difícil y peligroso, una solidaridad internacional urgente y concreta se convierte en una necesidad y representa, entre otras, una de las condiciones para sacar a Haití de la pesadilla actual.

Asimismo, para contribuir a la consolidación de esta indispensable solidaridad entre otros pueblos y el pueblo haitiano en una situación de gran peligro y para facilitar, a escala mundial, la toma de conciencia de la gravedad de la situación y la necesidad de actuar solidaria y rápidamente a favor de Haití, el Colectivo de Organizaciones Haitianas y Progresistas por la Solidaridad con los Pueblos (COPASP), la Konbit de Organizaciones Políticas, Sindicales y Populares y la Plataforma Haitiana de lucha por un Desarrollo Alternativo (PAPDA) se proponen organizar, con la colaboración de varios actores nacionales e internacionales y de las diversas organizaciones de la diáspora haitiana implicadas en la lucha, varias actividades de reflexión o de movilización sobre la brutal situación de Haití.

En este sentido, el jueves 18 de marzo de 2021 se celebrará en Haití una segunda conferencia internacional virtual como preludio de la gran Jornada Internacional de Solidaridad con Haití lanzada por la Asamblea Internacional de los Pueblos y la red Jubileo Sur/América el 29 de marzo próximo. Esta segunda conferencia internacional se inscribe en una dinámica de intercambios destinada a comprender mejor la evolución de la situación en Haití después del 7 de febrero de 2021, fecha que marca el fin del mandato constitucional del ex presidente Jovenel Moïse. Este último sigue beneficiándose del apoyo insultante de la OEA, la ONU, del Core Group y la mafia nacional e internacional.

En segundo lugar, esta segunda conferencia internacional se inscribe en la preocupación por una mejor coordinación de las diversas acciones de solidaridad internacional en curso a favor de Haití. Bien coordinadas, estas acciones pueden reforzar la movilización nacional para la recuperación de nuestra soberanía y un cambio profundo.

En fin, con la conferencia, se trata de defender y preservar los logros democráticos de la lucha popular y sus derechos fundamentales frente a las múltiples ofensivas de las potencias imperialistas y de llamar la atención de los actores internacionales sobre la situación de Haití después del 7 de febrero de 2021, donde el ex presidente acusado Jovenel Moise se aferra al poder más allá de esta fecha contrariando los artículos 134-2 y 134-3 de la Constitución haitiana.

El pueblo haitiano en lucha por un cambio radical ya ha emprendido mucho para lograr liberarse del régimen corrupto y criminal del PHTK que ha recibido el apoyo condicionado [8] de la administración de Donald Trump (ahora de Joe Biden) y de varias otras potencias imperialistas. Este apoyo condicionado e innoble ha permitido, entre otras cosas, que el régimen se mantenga a pesar del rechazo popular traducido desde 2018 por gigantescos movimientos de protesta, en particular los del 6, 7 y 8 de julio, las grandes manifestaciones callejeras de octubre y noviembre de 2018 y 2019, reuniendo a millones de manifestantes. Este vasto movimiento de movilización fue reforzado por los jóvenes desafiantes de Petro challengers, movilizados desde 2017 a lo largo y ancho del país para denunciar la corrupción, las masacres y tantos otros crímenes perpetrados, al tiempo que exigen la salida sin demora del presidente inculpado Jovenel Moise y la acusación y de los criminales del régimen del PTHK. Sin olvidar, más recientemente, las grandes marchas populares de los días 10, 14 y 28 de febrero de 2021 exigiendo el respeto a la Constitución y denunciando la instauración de una dictadura en Haití.

Hoy, frente a la población que continua exigiendo mejores condiciones de vida: justicia, libertad de expresión, seguridad, detención de los corruptos, respeto del derecho a la vida, de los derechos fundamentales, respeto de la Constitución haitiana, etc., el equipo mafioso aferrado ilegalmente al poder responde con violencia y represión sistemática. De ahí las diversas masacres [9] perpetradas en los barrios populares, los asesinatos canallescos de personalidades políticas, estudiantes, jóvenes bachilleres, las detenciones arbitrarias de activistas, las prácticas de intimidación, los secuestros de Estado planificados, las órdenes de detención ilegales contra activistas, etc. Jovenel Moise quiere aferrarse al poder y multiplica los decretos liberticidas destinados a instaurar un régimen autocrático como el de Duvalier.

Debemos saludar los procesos ejemplares de solidaridad con las luchas del pueblo haitiano provenientes de diversos horizontes. En particular, destacamos la solidaridad del Pueblo y del Gobierno de Cuba, que ha estado al lado de Haití con una brigada médica permanente desde finales de los años 90, con resultados espectaculares en términos de indicadores de salud pública. La maravillosa colaboración de la Revolución Bolivariana, siempre presente en tiempos de crisis y para el surgimiento de soluciones estructurales. La presencia permanente de la Brigada Dessalines creada por el Movimiento de los Sin Tierra (MST), Vía Campesina y la Plataforma de Federaciones Campesinas (4 Je). La lucha liderada durante más de diez años por Jubileo Sudamérica contra la militarización y la ocupación de la ONU. El acompañamiento constante de los movimientos de solidaridad en Uruguay y Argentina. Las investigaciones realizadas sobre la problemática haitiana por France Amérique Latine(FAL) en Francia y el CETRI en Bélgica. Las iniciativas de los movimientos contra la deuda Deuda Deuda multilateral La que es debida al Banco Mundial, al FMI, a los bancos de desarrollo regionales como el Banco Africano de Desarrollo y a otras organizaciones multilaterales como el Fondo Europeo de Desarrollo.
Deuda privada Préstamos contraídos por prestatarios privados sea cual sea el prestador.
Deuda pública Conjunto de préstamos contraídos por prestatarios públicos. Reescalonamiento. Modificación de los términos de una deuda, por ejemplo modificando los vencimientos o en relación al pago de lo principal y/o de los intereses.
y por la reparación, como el CADTM/AYNA. La movilización de miles de activistas y organizaciones progresistas de todo el mundo que siempre se han inspirado en la gran revolución de 1804 y creen que la resistencia centenaria del pueblo haitiano es parte integrante de las alternativas que hay que construir contra la civilización de la muerte del capitalismo. Conviene agregar las diferentes posiciones adoptadas por diversas organizaciones políticas, sociales y sindicales de todo el mundo que denuncian la dictadura instaurada por Jovenel Moise en Haití. Se organizan otras actividades de movilización en varios países en solidaridad con la lucha del pueblo haitiano, etc.

 II. Los objetivos de esta segunda conferencia internacional

De manera general, esta conferencia pretende generar, aquí y en otros lugares, un debate esclarecedor sobre la evolución de la crisis haitiana después del 7 de febrero de 2021 y la necesidad de reforzar sistemáticamente la solidaridad internacional en favor de Haití. Esto, a través de organizaciones progresistas y populares, instituciones de derechos humanos, académicos, la diáspora haitiana, etc. En este sentido, la conferencia persigue, entre otros, 3 objetivos principales:

1) Permitir una mejor comprensión de la evolución de la preocupante situación actual de Haití por parte de los actores internacionales, de la diáspora haitiana en la proximidad del 29 de marzo de 2021, Día Internacional de la Solidaridad con Haití;

2) Ayudar a comprender la necesidad imperiosa de una solidaridad internacional activa a favor de Haití y establecer los diversos mecanismos necesarios para profundizar y enriquecer dicha solidaridad;

3) Sincronizar las estrategias de las acciones comunicativas para facilitar el acceso de nuestros aliados fuera del país a la información documentada sobre la evolución del movimiento de movilización nacional y los crímenes cometidos por el régimen del PHTK;

 III. Los participantes

Delegados/das de organizaciones políticas, sociales y populares como: Collectif des Organisations et des Progressistes Haïtiens pour la Solidarité avec les Peuples (COPASP), Konbit des Organisations Politiques, Syndicales et Populaires (Konbit de Organizaciones Políticas, Sindicales y Populares), PAPDA, Front Patriotique et Populaire ( Frente Patriótico Popular,FPP), organizaciones de mujeres como SOFA, organizaciones socioprofesionales como Groupe de Réflexion-FPSPA; organizaciones de la diáspora haitiana en lucha, redes de comunicación como: Société d’Animation et de Communication Sociale (SAKS), Radio Résistance, emisoras de radio y televisión, por un lado,

Por otra parte, participarán en este evento dirigentes de instituciones de derechos humanos, sindicalistas, académicos y distinguidas personalidades de la sociedad haitiana. Se conectarán una treintena de dirigentes de organizaciones políticas, sociales y populares, una veintena de participantes de otros departamentos del país, así como varios medios de comunicación en línea. Se llegará a un acuerdo con algunos medios de comunicación para difundir los resultados de la actividad.

En cuanto a los participantes extranjeros, se trata de líderes de movimientos de mujeres y campesinos, académicos, instituciones de derechos humanos, dirigentes de Jubileo Sur de las Américas (JSA), de la Asamblea de los Pueblos del Caribe (APC), del Movimiento de Campesinos sin Tierra de Brasil (MST) , Vía Campesina , de la articulación de los movimientos sociales hacia el ALBA, la Asamblea Internacional de los Pueblos (AIP), el Foro de los Pueblos de EEUU (People’s Forum USA ) France Amérique Latine (FAL), del CETRI, del CADTM/AYNA, organizaciones de la diáspora haitiana (REHMONCO, Concertation pour Haïti, Solidarité Québec-Haïti, Coalition haïtienne au Canada contre la dictature en Haïti), NEHRO, Society of Haitian Neuroscientists, KOMOKODA, Mouvement des Haïtiens de France pour le Respect de la Constitution de 1987), y muchas otras organizaciones implicadas en la dinámica de la investigación solidaria y numerosas redes y plataformas que vienen demostrando desde hace años una presencia solidaria con las organizaciones y movimientos sociales de nuestro país.

 IV. Temas y subtemas de debatir

La conferencia se desarrollará en torno al tema ʺComprender mejor, después del 7 de febrero de 2021, la evolución de la crisis haitiana y la necesidad de reforzar sistemáticamente el proceso de organización de una solidaridad internacional concreta en curso ʺ y los siguientes subtemas:
1. Análisis de la evolución de la crisis actual a nivel político, económico y social, sus consecuencias sobre las masas populares y la responsabilidad del régimen del PHTK ;
2. Mirada crítica a la situación de degradación de los derechos humanos fundamentales, la violencia de Estado como arma de conservación del poder y las mujeres como principales víctimas;
3. La Dominación extranjera, la Injerencia estadounidense, la lucha popular, la resistencia antimperialista, la solidaridad internacional y la recuperación de la soberanía nacional;
4. El combate social y político en torno a la Constitución
5. Movilización popular contra el régimen del PHTK, estrategia de salida de la crisis y mecanismo de solidaridad en favor de Haití

 V. Desarrollo de las actividades

El acto se celebrará el jueves 18 de Marzo de 2021. Como programación, se organizará una sala equipada como epicentro de la actividad. En este espacio, una docena de dirigentes de COPASP, Konbit, el Frente Patriótico Popular (FPP), PAPDA, SOFA, KAYLA, TK, sindicalistas, etc. compondrán el panel de animación. La conferencia comenzará alrededor de las 13:00 horas y finalizará a las 16:00 horas con el apoyo de un equipo técnico de traducción simultánea.

Algunos oradores ya están designados, del lado haitiano: Sabine Lamour, Camille Chalmers, Josué Mérilien, Jean Henold Buteau de ASO, Georges Eddy Lucien, Pierre-Michel Chery y Chavannes Jean Baptiste, Alain Saint Victor, Marie Dimanche, Josué Renaud y otros representantes de la diáspora, etc.

En cuanto a los extranjeros : Adolfo Pérez Esquivel / Premio Nobel de la Paz, Beverly Keene del JSA, Joao Pedro Stedile del MST y Raymond Gama de Mouvman Nonm del Lyannaj Kont Pwofitasyon (LKP) de Guadalupe, David Abdulah e Iván Rodríguez de la Asamblea de los Pueblos del Caribe (APC), Martha Beatriz Flores Recinos (JSA), Hilda Guerrero (Comuna Caribe), Frédéric Thomas (CETRI), Lautaro Rivara (CLACSO), Mireille Mendes-France Fanon, Gonzalo Armua (Movimientos hacia el ALBA)... etc.

 VI. Resultados esperados:

1) Una mejor comprensión por parte de los participantes/tes de la evolución de la situación en Haití después del 7 de febrero de 2021 y un mayor compromiso por su parte, en diversas formas, en actividades concretas de solidaridad a favor de Haití, susceptibles de ayudar a encontrar una solución duradera a esta crisis multidimensional ;
2) La difusión o el intercambio de información documentada sobre la situación actual en Haití a nivel de sus distintas redes, información relativa en particular a los distintos crímenes financieros y crímenes de sangre cometidos por el Gobierno de Jovenel Moïse y el régimen del PHTK;
3) Una solidaridad activa y mejor coordinada a favor de Haití a través de otros posicionamientos tan pronto como se informe de la evolución de los datos cambiantes de esta situación de desamparo que vive diariamente el pueblo haitiano;
4) El reconocimiento de la gravedad de la infernal e indignante situación del no respeto de los derechos fundamentales, de injusticia, de impunidad, de desigualdad, de inseguridad de Estado planificada, de represión sistemática y, en consecuencia, en el marco de una verdadera solidaridad internacional, una serie de acciones de solidaridad que incluyan la organización de campañas internacionales de información sobre la situación actual, cartas de denuncia y sentadas (sittings) frente a las distintas embajadas de los países miembros del Core Group;

Hoy, las organizaciones políticas, sociales y populares haitianas cuentan con la solidaridad de los pueblos en lucha para seguir rompiendo el muro de aislamiento y lograr un verdadero cambio. En este sentido, llaman a la solidaridad de las organizaciones de todos los sectores en un konbit para erradicar al sanguinario régimen político y económico PHTK del país y lograr una transición de la ruptura capaz de sentar las bases necesarias para la construcción de un Haití justo.




Notas

[1Estados Unidos, Canadá y Francia, principalmente.

[2Este es el nombre de una agrupación en Haití compuesta por el Representante Especial de las Naciones Unidas, el Representante Especial de la Organización de Estados Americanos, los Embajadores de Estados Unidos, Francia, Canadá, la Unión Europea, Alemania, España y Brasil. Esta entidad es una especie de órgano ejecutivo de la tutela del Consejo de Seguridad instaurado por las potencias imperialistas desde junio de 2004.

[3A modo de ejemplo, en varios presupuestos bajo la administración de Jovenel Moïse -incluido el de 2017-2018 calificado de criminal por amplios sectores del país- se distribuyen cantidades exorbitantes en partidas imprecisas tituladas «Otros servicios generales», «Otros servicios comunitarios» para facilitar una gestión opaca.

[4La Comisión Interina de Reconstrucción de Haití (tras el devastador terremoto del 12 de enero de 2010), copresidida por el ex presidente estadounidense Bill Clinton y el entonces primer ministro haitiano, Jean Max Bellerive. El ex presidente Clinton desempeñó un rol de primer plano en el establecimiento del régimen actual en Haití. Los compromisos presentados en la conferencia de donantes del 31 de marzo del 2010 alcanzaron los 12.000 millones de dólares. La mayor parte del 50% desembolsado fue a parar a las ONG del pais del Norte, a las agencias multilaterales de la ONU y la OEA, y a las empresas estadounidenses y canadienses especializadas en el lucrativo comercio de lo humanitario.

[5Ministerio de la Salud Pública y la Población (MSPP), Lista de instituciones sanitarias del país, abril de 2015.

[6MSPP, Informe estadístico 2016, octubre de 2017.

[7Al menos 10 masacres confirmadas y ampliamente documentadas contra barrios populares del área metropolitana de Puerto Príncipe entre 2018 y hoy.

[8Bajo presión de los Estados Unidos de América, el presidente Jovenel Moise votó contra el resultado del proceso electoral del 20 de marzo de 2018 en Venezuela sobre la base de mentiras y desinformaciones.

[9Según los organismos de Derechos Humanos, especialmente entre ellas, la Red Nacional de Defensa de los Derechos Humanos (RNDDH), unas 185 personas fueron asesinadas en más de 9 masacres perpetradas por criminales ligados al gobierno.

Camille Chalmers

Economista, profesor, representante de la Plataforma para el Desarrollo Alternativo de Haití (PAPDA), integrante de la red CADTM- AYNA

CADTM

COMITE PARA LA ABOLICION DE LA DEUDAS ILEGITIMAS

8 rue Jonfosse
4000 - Liège- Belgique

00324 226 62 85
info@cadtm.org

cadtm.org