Contra la impunidad de las empresas trasnacionales, 23-27 de octubre

Convocatoria ciudadana en Ginebra para denunciar y exigir soluciones

Presión internacional a favor de un nuevo Tratado Vinculante

20 de octubre por Sergio Ferrari

Judite Santos del MST_Brasil a la izquierda y Renta Moreno de la MMF_Brasil_ foto Sergio Ferrari

Una doble dinámica se vivirá entre el 23 y el 27 de octubre en Ginebra. Mientras en las salas del Palacio de Naciones Unidas los representantes de los Estados debatirán sobre un nuevo Tratado Vinculante sobre Empresas Trasnacionales y Derechos Humanos, enfrente, en la Plaza de las Naciones, y en distintos lugares de la ciudad, se reforzará la presión ciudadana.

Centenas de militantes de movimientos sociales y ONG de diversas regiones del mundo, así como sus pares suizos, han confirmado su presencia ante la convocatoria lanzada por la Campaña Global para Reivindicar la Soberanía de los Pueblos. Coalición integrada por más de 200 organizaciones del mundo entero, incluidas comunidades directamente afectadas por las actividades de las trasnacionales.


Las trasnacionales, violadoras consuetudinarias

Los convocantes consideran esta semana de octubre como una coyuntura crucial. Será una nueva etapa de una movilización que comenzó ya en 2014 y que exige un Tratado que “imponga obligaciones internacionales para Estados y empresas que garanticen el acceso a la justicia a las comunidades, colectivos y personas afectadas de violaciones de sus derechos humanos por empresas transnacionales”, tal como lo enfatiza el Llamado de Ginebra.

Dicho Tratado podría convertirse en “uno de los pequeños frenos que los pueblos podemos imponerle a la impunidad de las transnacionales”, subrayan. El imperio de la desregulación salvaje que la globalización Globalización (ver también Mundialización)

Origen y sentido de este término anglosajón: en inglés, la palabra «global» se refiere tanto a fenómenos que interesan a la (o las) sociedad(es) humana(s) a nivel del globo como tal (es el caso de la expresión «global warming» que designa el efecto invernadero), como a procesos que poseen la característica de ser «globales» únicamente en la perspectiva estratégica de un «agente económico» o de un «actor social» preciso. En lo que estamos viendo, el término «globalización» nació en las bussiness schools norteamericanas y reviste el segundo sentido. Se refiere a los parámetros pertinentes de la acción estratégica del gran grupo industrial. Lo mismo sucede en la esfera financiera. A la capacidad estratégica del gran grupo de adoptar una aproximación y una conducta «globales». En un debate público, el patrón de uno de los mayores grupos europeos explicó, en sustancia, que la «globalización» representa «la libertad para su grupo de implantarse donde quiera, cuando quiera, para producir lo que quiera, aprovisionándose y vendiendo donde quiera, y en donde tenga que soportar las menores obligaciones posibles en materia de derechos laborales y convenciones sociales» (extraido de Chesnais, 1997[a]).
neoliberal impuso en los últimos 30 años al mundo, dejó a las personas y comunidades desprotegidas y disminuyó – casi a cero en muchos lugares – sus derechos más elementales”
, diagnostica la Campaña Global. Quien denuncia “la poderosa arquitectura de la impunidad para blindar las operaciones de los inversionistas (Tratados de Libre Comercio, de protección de inversiones, mecanismos de resolución de controversias inversionista-Estado, entre otros).”


Voces del Sur exigen justicia internacional

“Participamos en la convocatoria de Ginebra en tanto Vía Campesina. Para el MST de Brasil (Movimiento de Trabajadores Rurales sin Tierra) están en juego varios temas esenciales: la situación ambiental, la apropiación de la tierra y los territorios y los derechos humanos esenciales”, enfatiza Judite Santos*, una de las responsables del sector de la solidaridad internacional en dicha organización brasilera.

Es esencial “poner límites a la acción Acción Título mobiliario emitido por una sociedad de acciones. Este título representa una fracción del capital social. En particular otorga a su titular (el accionista) el derecho a percibir una parte de los beneficios distribuidos (el dividendo) y de participar en las asambleas generales de la empresa. prepotente de las trasnacionales”, insiste la joven militante que participa de la convocatoria de Ginebra invitada por E-CHANGER, ONG suiza de cooperación solidaria.

Santos recuerda que, justamente, el 21 de octubre se cumplen diez años del asesinato del militante de su organización Valmir Mota de Oliveira “Keno”, en las cercanías del Parque Nacional Iguazú, por parte de un grupo de seguridad privada de la trasnacional suiza Syngenta condenada luego por la justicia brasilera. Cuando se habla de limitar el accionar empresarial, para el MST se trata de “una reivindicación esencial ante el embate, por parte del poder político y económico, que busca cotidianamente criminalizarnos y deslegitimizarnos en tanto actores sociales de primer plano”.

Y en su análisis, la joven dirigente sin tierra, enfatiza el “choque de dos modelos de sociedad tanto en Brasil como a nivel mundial”. El dominante, está “totalmente alineado con el agronegocio que implica acaparamiento de tierras por parte de las multinacionales, experimentos con semillas genéticamente modificadas y que implica un masivo consumo de agro tóxicos (promovidos por las multinacionales). Cada brasilero consume en sus alimentos 5 litros de pesticidas por año”, denuncia Judite Santos.

Para su colega Renata Moreno*, de la Coordinación Nacional de la Marcha Mundial de Mujeres de Brasil, lo que se vive a nivel local y estadual en su país y lo que se experimenta en el plano internacional es bastante semejante. “Se trata una captura corporativa tanto de las instituciones de la ONU como del Estado brasilero por parte del gran poder financiero. Capturan y manipulan lo que debería ser la verdadera democracia”, subraya.

Y por eso “es esencial no solo denunciar sino también limitar el accionar de las corporaciones”, agrega. Para la MMF, en específico, se trata de subrayar las violaciones contra las mujeres en todas las cadenas productivas de las que son responsables las trasnacionales.

Y recuerda la catástrofe del derrumbe del edificio de Rana Plaza, en la capital de Bangladesh, el 24 de abril de 2013, con la muerte de más de 1.100 personas -en su mayoría mujeres-, trabajadoras textiles en condiciones sociales deplorables que producían vestimenta para cadenas internacionales, entre las cuales la española Mango, la inglesa Primark, la italiana Benetton etc. “Desde entonces, para la Marcha Mundial de Mujeres, el 24 de abril se ha convertido en una jornada internacional de lucha para hacer visible la situación de explotación de las mujeres”, concluye.

La Campaña no se queda solo en la denuncia. Llega a Ginebra con propuestas concretas. Y como lo señalan sus principales portavoces, pretende seguir presionando para evitar que se descarrile el proceso de discusión del Tratado Vinculante. Con la certeza que el derecho internacional relativo a los Derechos Humanos podría experimentar importantes cambios tras este próximo periodo de sesiones del Grupo de Trabajo Intergubernamental de Composición Abierta (OEIGWG) sobre las empresas trasnacionales y otras empresas comerciales en materia de derechos humanos.

**Judite Santos, del MST de Brasil y Renata Moreno, de las Marcha Mundial de Mujeres de Brasil, son apoyadas desde Suiza por E-CHANGER (Intercambiar), ONG de cooperación solidaria Norte-Sur-Norte activamente presente en la movilización de Ginebra y desde el origen en los espacios del Foro Social Mundial.

Información completa sobre la semana de movilización: https://www.stopcorporateimpunity.org


Autor

Sergio Ferrari

Journaliste RP/periodista RP


Otros artículos en español de Sergio Ferrari (29)

0 | 10 | 20

Traduccion(es)

CADTM

COMITE PARA LA ABOLICION DE LAS DEUDAS ILEGITIMAS

35 rue Fabry
4000 - Liège- Belgique

00324 226 62 85
info@cadtm.org

cadtm.org