La crisis de la deuda y el referéndum sobre el Pacto Fiscal en Irlanda

13 de junio de 2012 por Andy Storey


La catástrofe de la deuda Deuda Deuda multilateral La que es debida al Banco Mundial, al FMI, a los bancos de desarrollo regionales como el Banco Africano de Desarrollo y a otras organizaciones multilaterales como el Fondo Europeo de Desarrollo.
Deuda privada Préstamos contraídos por prestatarios privados sea cual sea el prestador.
Deuda pública Conjunto de préstamos contraídos por prestatarios públicos. Reescalonamiento. Modificación de los términos de una deuda, por ejemplo modificando los vencimientos o en relación al pago de lo principal y/o de los intereses.
de Irlanda tiene sus orígenes en un aumento masivo del endeudamiento de los bancos irlandeses durante la primera década del siglo: los 6 principales bancos irlandeses obtuvieron prestamos en el extranjero por valor de 15 mil millones de euros en 2003, pero esta cifra había aumentado hasta los 100 millones de euros en 2007. Los bancos irlandeses, con una enorme exposición a la burbuja inmobiliaria Burbuja inmobiliaria Una burbuja inmobiliaria es una burbuja especulativa en el mercado inmobiliario en su conjunto, caracterizada por un rápido incremento en el precio de los bienes inmobiliarios. Esto se traduce en una significativa y persistente separación entre los precios de los inmuebles y la variación de sus determinantes económicos fundamentales, como salarios o rendimiento de los alquileres. , se encontraron en una posición lamentable. El Gobierno irlandés respondió a la difícil situación de los bancos con medidas excepcionales: el 30 de septiembre de 2008 todos los activos de los depositantes y tenedores de bonos senior (los acreedores de los bancos irlandeses) fueron garantizados por el Estado. El coste hasta la fecha del rescate de los bancos irlandeses es de 68 mil millones de euros… y sigue aumentando. El Banco Central Banco central Entidad que, en un Estado, se encarga generalmente de la emisión de billetes de banco y del control del volumen de moneda y crédito. En España es el Banco de España quien asume dicho rol, bajo el control del Banco Central Europeo (BCE, ver más abajo).

El Banco Central de un país gestiona la política monetaria y tiene el monopolio de la emisión de la moneda nacional. Proporciona moneda a los bancos comerciales a un precio determinado por las tasas directoras, que son fijadas por el proprio banco.
Europeo (BCE BCE
Banco central europeo
El Banco Central Europeo es una institución radicada en Fráncfort, creada en 1998. Los países de la zona euro* le transfirieron sus competencias en materia monetaria y su funcióin oficial es el de asegurar la estabilidad de precios (luchar contra la inflación) en dicha zona. Sus tres órganos de decisión (El Consejo de Gobierno, el Comité Ejecutivo y el Consejo General) están compuestos por los gobernadores de los bancos centrales* de los países miembros y/o de “reconocidos” especialistas. Sus estatutos le hacen “independiente” políticamente pero está directamente influenciado por el mundo financiero.
) ha sido quién mas ha insistido en la necesidad de estas medidas con el fin de proteger los intereses de las instituciones financieras europeas que prestan a sus homólogos irlandeses. El hecho más importante de la crisis irlandesa, común a toda Europa con la única excepción parcial de Grecia, es que la crisis de la deuda fue causada por las prácticas crediticias de los agentes financieros privados, no por las políticas fiscales y de gasto público de los gobiernos.

¿Cómo ha respondido la UE ante la crisis? Con un Tratado fiscal que busca el control de las políticas fiscales y de gasto público de los gobiernos de los estados miembros, sin adoptar al mismo tiempo ninguna medida significativa para regular mejor el sector financiero privado o para hacerle pagar aunque sea una parte mínima del coste de la crisis. Mi colega en la UCD, Ben Tonra, que a pesar de ser crítico con el tratado llamó a votar «Sí» en el referéndum irlandés, ha escrito sobre la «ira visceral ... ante el hecho de que los ciudadanos irlandeses sigan siendo sacrificados por el BCE en nombre de la estabilidad bancaria de la euro zona», y advirtió “del peligro de que un “Sí” pueda ser interpretado como un acto de resignación de Irlanda con el status quo. Será tarea del gobierno evitar que sea así y presione con rapidez, fuerza y ​​públicamente a favor de una solución de la crisis de la banca y de la deuda soberana Deuda soberana Deuda de un Estado o garantizada por un Estado. ”. Ojala sea así, pero la historia demuestra que el Gobierno irlandés ofrecerá este voto a sus amos europeos y esperará a cambio reverencialmente la concesión de «favores» por haber sido unos niños y niñas tan buenos: para solo recibir el desprecio habitual y más abusos a cambio. Como otros han defendido, un «No» podría haber enviado el mensaje de que el pueblo irlandés estaba dispuesto a ser menos cooperativo y más bronco, lo que podría haber aumentado las posibilidades de avanzar hacia una solución justa del problema de la deuda.

De hecho, las tácticas utilizadas por los partidarios del «Sí» en Irlanda de poco ha ayudado a la causa de una solución justa de la deuda. En particular, el argumento utilizado por varios activistas del “Si” (entre ellos el Ministro de Hacienda) de que si el Tratado hubiera estado en vigor en la década del 2000, se hubiera podido evitar la crisis de la deuda. Pero este argumento elude el hecho fundamental antes mencionado: que la crisis no fue causada (en primera instancia) por una política fiscal imprudente, sino por una excesiva deuda privada (posteriormente socializada). La explicación verídica de la crisis –que los ciudadanos irlandeses tienen que hacerse responsables de las deudas de juego de los especuladores - fue sustituido por un cuento inverosímil que pretende que nos hemos comportado de forma irresponsable y ahora tenemos que aceptar la disciplina del Tratado, para que semejante conducta desordenada nunca vuelva a repetirse.

Hay que atribuir también el resultado del referéndum a la idea de que un “Si” era la llave que abriría a Irlanda la puerta al nuevo Mecanismo de Estabilidad Europeo (ESM), es decir, el fondo al que tendría que recurrir en caso de necesitar un segundo préstamo fuera del mercado. (El primer préstamo de estas características, de la UE, el FMI FMI
Fondo monetario internacional
El FMI nace, el mismo día que la Banca mundial, con la firma de los acuerdos de Bretton Woods. En su origen el rol del FMI era defender el nuevo sistema de cambios fijos instaurado.

A la finalisación de estos acuerdos (1971), el FMI es mantenido y se transforma paulatinamente en el gendarme y el bombero del capitalismo mundialisado : gendarme cuando impone los programas de ajuste estructural ; bombero cuando interviene financiaramente para sostener los países tocados por una crisis financiera.

Su modo de decisión es el mismo que el del Banco mundial y se basa sobre una repartición del derecho de voto en proporción a los aportes de cotisación de los países miembros. Estatutariamente es necesario el 85% de los votos para modificar la Carta del FMI (los EE.UU. poseen una minoria de bloqueo dado a que posees el 16,75 % de voces). Cinco países dominan : Los EE.UU. (16,75 %), el Japon ( 6,23 %), la Alemania (5,81%), Francia (4,29 %), y Gran Bretaña (4,29%). Los otros 177 Estados miembros estan divididos en grupos dirigidos, cada vez, por un país. El grupo más importante (6,57%) esta dirigido por Belgica. El grupo menos importante (1,55% de voces) precidido por el Gabon (países africanos).

Su capital está compuesto del aporte en divisas fuertes (y en monedas locales) de los países miembros. En función de este aporte, cada miembro se ve favorecido con Derechos Especiales de Giro (DEG) que son de hecho activos monetarios intercambiables libre e inmediatamente contra divisas de un tercer país. El uso de estos DEG corresponde a una política llamada de estabilización a corto plazo de la economía, destinada a reducir el déficit presupuestario de los países y a limitar el crecimiento de la masa monetaria. Esta estabilización constituye frecuentemente la primera fase de intervención del FMI en los países endeudados. Pero el FMI considera que en adelante es tarea suya (tras el primer choque petrolero de 1974-1975) actuar sobre la base productiva de las economías del Tercer Mundo reestructurando sus sectores internos; se trata de una política de ajuste a más largo plazo de la economía. Lo mismo sucede con los países llamados en transición hacia una economía de mercado. (Norel y Saint-Alary, 1992, p. 83).

Sitio web :
y otras fuentes, se contrajo en 2010 cuando los costes de los prestamos en los mercados comerciales se hicieron inaccesiblemente altos). El argumento de que un «No» de Irlanda cerraría la puerta al ESM fue repetido hasta la saciedad, y muchas personas creyeron que era una opción demasiado arriesgada (aunque el dinero del ESM o de cualquier otra fuente no sería necesario si no arrastrásemos la carga de una deuda ilegítima). Por lo tanto, el triunfo del «Sí» se explica en cierta medida no por un amplio respaldo al contenido mismo del Tratado, sino más bien por una campaña explícita de chantaje contra un posible “No” de los votantes. Como explicó Paul Murphy, euro-diputado del Partido Socialista, el «Sí» "no significa en ningún caso un apoyo al contenido de este Tratado, ni un aval a las políticas de austeridad. La gente, simplemente, tiene miedo”.

Las cosas, sin embargo, no van a mejorar ni a ser menos alarmantes para la mayoría de los irlandeses a corto plazo. De hecho, es probable que empeoren. El titular de una “noticias de última hora” en uno de los periódicos nacionales en la mañana del recuento del referéndum era: «malas noticias otra vez, ahora que se ha terminado la votación», refiriéndose al hecho de que cuestiones como la introducción de nuevos impuestos, cuya discusión cínicamente se aplazó durante la campaña, volverían por sus fueros con redoblados brios. Tenemos austeridad por muchos años, obligados férreamente por las normas del Tratado. Quienes han soportado hasta la fecha el peso de los recortes lo entienden perfectamente: los barrios obreros votaron “No” al Tratado en su mayoría, mientras que el “Sí” se impuso en los distritos de clase media y alta, hasta el punto de que un ministro del gobierno admitió que la votación reflejó una «división de clases».

No hay manera de ocultar que el resultado del referéndum es decepcionante. Sin embargo, el hecho de que el «No» llegase al 40% es, dadas las circunstancias, un resultado muy decente, especialmente porque los tres principales partidos políticos (sólo dos de los cuales están en el gobierno), todos los grandes periódicos, los grupos empresariales y las diversas élites de la sociedad civil, fueron unánimes en su defensa del «Sí». Y es importante tener en cuenta que el factor miedo antes señalado empujó a mucha gente a votar “Sí” a pesar de su oposición a la política actual de austeridad. Tampoco se puede sumar a los abstencionistas a los apoyos al actual régimen. En otras palabras, todo el aparato del sistema en Irlanda apenas logró convencer a un 30% del electorado para que respaldase el Tratado, y un buen número de ellos lo hicieron tapándose la nariz y a punta de pistola. La valentía de los que votaron “No”, junto con el inevitable enojo y sensación de traición que sienten muchos de los que votaron «Sí» o que se abstuvieron, proporciona una base sólida para desarrollar una agenda alternativa seria y movilizar contra la deuda y el programa de austeridad en los próximos años.

Andy Storey es profesor de sociología y economía del desarrollo en la Facultad de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales en el University College de Dublín (UCD).

Fuente: sinpermiso

Traducción para www.sinpermiso.info: Gustavo Buster



Traduccion(es)

CADTM

COMITE PARA LA ABOLICION DE LA DEUDAS ILEGITIMAS

35 rue Fabry
4000 - Liège- Belgique

00324 226 62 85
info@cadtm.org

cadtm.org