La transformación del modelo de desarrollo de China y su impacto sobre América Latina (Parte I)

28 de febrero de 2013 por Daniel Munevar


El rápido crecimiento económico de China a lo largo de las últimas décadas ha cambiado de manera radical la estructura de la economía global. América Latina no ha sido ajena a este proceso y se ha visto beneficiada de manera directa por el impacto de China sobre los mercados de materias primas. En el periodo comprendido entre 2013 y 2012, en un proceso amplificado de manera significativa por la especulación Especulación Actividad consistente en buscar ganancias bajo la forma de plusvalía apostando por el valor futuro de los bienes y activos financieros o monetarios. La especulación genera un divorcio entre la esfera financiera y la esfera productiva. Los mercados de cambios constituyen el principal lugar de especulación. en materias primas, los precios de estas se incrementaron en términos reales un 111% [1]. Para el mismo periodo el valor de las importaciones de materias primas por parte de China creció en un 1136% [2]. Como resultado de esta dinámica, las exportaciones de América Latina a China pasaron de 10 mil millones de dólares en el año 2000 a 241 mil millones en el año 2011 [3].

En el corto plazo este rápido crecimiento de las exportaciones ha beneficiado a la región. Al permitir la diversificación de las exportaciones regionales en términos de mercados de destino, facilito el proceso de recuperación económica de los países de América Latina tras la recesión de los Estados Unidos en el año 2001 y la crisis financiera de 2008. De la misma forma, al incrementar los ingresos fiscales de los países de la región, ha jugado un rol central en la reducción significativa en los volúmenes de endeudamiento externo al mismo tiempo que ha permitido el financiamiento de mayor gasto social.

De cierta forma, independiente de la orientación política de la administración, la mayoría de los gobiernos en la región basan sus proyecciones y políticas de desarrollo a futuro en el supuesto que estas dinámicas son de carácter estructural. A saber que la insaciable demanda de China por materias primas constituye una base estable tanto para el crecimiento de las exportaciones regionales como para la estabilización de los términos de intercambio en niveles altamente favorables para los países de América Latina. Sin embargo, este supuesto muestra un profundo desconocimiento de los elementos que componen el modelo de desarrollo de China.

Como en otros ejemplos históricos de desarrollo, tales como Corea del Sur o Japón, el modelo de desarrollo de China se basa en una transferencia sistemática de ingreso y riqueza de los hogares al sector productivo exportador. Dicha transferencia tiene como resultado una represión del consumo interno, aumento de la producción nacional y por definición de cuentas nacionales, un aumento del ahorro y superávit externo [4]. En la medida que la transferencia de ingresos por parte de los hogares limita la capacidad del consumo doméstico de impulsar el crecimiento económico, este depende de la inversión del sector productivo exportador y la demanda externa para mantenerse en el tiempo.

La transferencia de ingresos de los hogares al sector productivo tiene lugar a través de un conjunto de políticas económicas de las cuales es importante destacar 3. La primera es una represión sistemática del crecimiento de los salarios por debajo del crecimiento de los niveles de productividad. Dicho esquema representa un subsidio directo de los hogares al sector productivo y se constituye en un elemento clave para mantener la tasa de ganancia de este último. En el caso de China esto se ha reflejado en una reducción de la participación de los salarios en la economía de un 52% del PIB Producto interno bruto
PIB
El PIB es un índice de la riqueza total producida en un territorio dado, estimada sobre la base de la suma de los valores añadidos.
a finales de los años noventa a menos de 40% del PIB en 2007 [5]. Al mismo tiempo los retornos sobre la inversión crecieron en 20 puntos del PIB [6]. Así es importante anotar que el impacto negativo de la represión salarial sobre el bienestar de los hogares ha sido compensado por el crecimiento del empleo que ha tenido lugar durante las últimas décadas en China. Visto de otra forma, menores ingresos a nivel de hogares individuales han sido compensados con un mayor número de hogares con ingresos.

El segundo mecanismo es la represión financiera. El establecimiento de tipos de interés Interés Cantidad pagada como remuneración de una inversión o percibida por un prestamista. El interés se calcula sobre la base de la cantidad de capital invertido o prestado, de la duración de la operación y del último tipo aplicado en ese momento. artificialmente bajos implica una transferencia de recursos de ahorradores a prestamistas. En la medida que los hogares son un sector con ahorro neto positivo y el sector productivo es un sector ahorro neto negativo, las bajas tasas de interés perjudican al primero y favorecen al segundo. De manera práctica los hogares se ven forzados a subsidiar el costo de las inversiones del sector productivo. En las fases iniciales del proceso de desarrollo este mecanismo de subsidios acelera el crecimiento al reducir el costo de inversión. Sin embargo, al mantenerse por periodos prolongados de tiempo, puede tener como efecto una distorsión sistemática de dichos costos lo que puede llevar a un aumento de proyectos de inversión poco viables desde el punto de vista económico, y más importante aún, sin capacidad para hacer frente al servicio de la deuda Deuda Deuda multilateral La que es debida al Banco Mundial, al FMI, a los bancos de desarrollo regionales como el Banco Africano de Desarrollo y a otras organizaciones multilaterales como el Fondo Europeo de Desarrollo.
Deuda privada Préstamos contraídos por prestatarios privados sea cual sea el prestador.
Deuda pública Conjunto de préstamos contraídos por prestatarios públicos. Reescalonamiento. Modificación de los términos de una deuda, por ejemplo modificando los vencimientos o en relación al pago de lo principal y/o de los intereses.
que financio originalmente tales proyectos.

La revisión de la experiencia de Corea del Sur y Japón muestra que la mala asignación de créditos Créditos Suma de dinero que una persona (el acreedor) tiene el derecho de exigir de otra persona (el deudor).

Créditos privados
Préstamos concedidos por los bancos comerciales, sea cual sea el prestatario.

Créditos públicos
Préstamos concedidos por acreedores públicos, sea cual sea el prestatario.
en el sector corporativo jugo un rol clave en las crisis experimentadas por ambos países en los años noventa. En los dos casos, la crisis obligo a una reorientación de las políticas económicas para hacer frente a los problemas de endeudamiento del sector productivo tras años de bajas tasas de interés y subsidios masivos que incentivaban la toma de riesgos excesivos. En el caso de China, la evidencia sugiere que el país asiático está empezando a enfrentar precisamente el mismo problema. Entre 2007 y 2012 la deuda del sector corporativo no financiero en China paso de 130% del PIB a 190% [7]. Dicho incremento del endeudamiento se dio en el marco del plan de estímulo del gobierno para hacer frente a la crisis internacional, sin embargo la evidencia muestra que el impacto del crédito sobre el crecimiento económico se ha reducido de manera progresiva [8]. En la medida que se reduce la productividad del capital fijo, mayores niveles de crédito y endeudamiento son requeridos para mantener los niveles de crecimiento actuales, lo cual incrementa la vulnerabilidad de la economía china, tal y como ocurrió anteriormente en Japón y Corea del Sur.

El tercer mecanismo de la estrategia de desarrollo de China es un tipo de cambio artificialmente alto. Durante los últimos años este se ha convertido en un tema altamente controversial en el marco de la llamada guerra cambiaría. Mientras la atención se concentra en el aumento de la competitividad de las exportaciones chinas producto de un tipo de cambio alto, el elemento que se pierde en el debate es en el impacto de este sobre el consumo y el ahorro dentro del país. Al aumentar el costo de las importaciones, el tipo de cambio alto reduce el ingreso real de los hogares en términos de su capacidad adquisitiva. En otras palabras, tiene como efecto directo una reducción del consumo por parte de los hogares en China. Si esta reducción en el consumo es superior al incremento en la producción, por definición el ahorro nacional debe crecer y con ello el superávit externo del país. Es decir que la represión del consumo interno, vía tipo de cambio, va de la mano con el crecimiento de los superávit externos para sostener el crecimiento económico.

Para que la relación entre estos tres elementos pueda mantenerse en el tiempo se requieren dos componentes clave. En primer lugar, disposición por parte del país en general, y de los hogares en particular, de mantener unos términos de intercambio altamente desfavorables que afectan directamente el ingreso real y capacidad de consumo de la población. Como en el caso de la represión salarial, el sacrificio en términos de capacidad de consumo se ve compensado por la capacidad del sector productivo de generar nuevos empleos que permitan aumentar los niveles de vida de los cerca de 20 millones de personas que emigran anualmente de las regiones internas de China hacia las costas del país donde se encuentran las masivas zonas de manufactura y exportación del país. En segundo lugar, el resto del mundo debe estar dispuesto a acomodar el incesante crecimiento de la producción y ahorro de China en la forma de exportaciones de manufacturas y flujos de capital. A medida que la participación del consumo como porcentaje del PIB en China se redujo de cerca de 50% a menos de 35% a lo largo de la última década [9], el resto del mundo ha tenido que acomodar cada vez mayores volúmenes de exportaciones provenientes de China.

Llegados a este punto resulta claro que en la actualidad el modelo de desarrollo de China enfrenta dos grandes obstáculos. El primero de ellos es el rápido crecimiento de los problemas de crédito asociados a un sistema financiero altamente distorsionado. Las presiones del gobierno para mantener un rápido crecimiento del crédito han resultado en una creciente malversación de recursos todas vez son cada vez menores las posibilidades rentables de inversión que justifiquen los créditos [10]. La implicación directa es que tarde o temprano las pérdidas derivadas de esta situación tienen que ser reconocidas. En la medida que las pérdidas del sistema financiero sean subsanadas por medio de mayores impuestos o captura de los ahorros, ello solo empeoraría los desequilibrios presentes dentro de China en términos de reducir aún más la participación del ingreso y consumo de los hogares en la economía y por ende la dependencia en la inversión y el crecimiento de las exportaciones.

Por otra parte se encuentra la disposición del resto del mundo de seguir acomodando los excedentes comerciales de China. Aun si el gobierno de China es capaz de posponer el reconocimiento de las perdidas en el sector financiero, las mayores presiones comerciales asociadas al contexto actual donde la economía de los Estados Unidos sigue recuperándose lentamente y las principales economías europeas se hunden en la recesión hacen poco probable que el país asiático pueda mantener su estrategia de desarrollo indefinidamente. Ante esta situación no es una casualidad que tras la crisis en el 2008, China haya aumentado sus esfuerzos para exportar sus excedentes de ahorro hacia América Latina y África. En la medida que las exportaciones de capital equivalen a una importación de demanda de otros países, este mecanismo representa un intento de última instancia para mantener el crecimiento económico y de empleo asociado con las exportaciones a costa del sector productivo de estos otros.

Así, el rebalanceo que debe ocurrir en la economía China, de la misma forma que tuvo lugar en Corea del Sur y Japón, será a través de una combinación de reducción de la tasa de crecimiento económico, reducción del ritmo de crecimiento del empleo y más importante aún, una mejora significativa de los términos de intercambio del país. Debido a que las políticas de transferencia de ingresos de hogares al sector productivo exportador están orientadas a la constitución de un sector manufacturero competitivo que permita retener el valor agregado generado por la economía, es lógico que una vez se alcanza este objetivo y se agotan las posibilidades iniciales del modelo de desarrollo, cambien las condiciones de vida de la población.

En este punto es importante dejar en claro que una reducción en el crecimiento económico no necesariamente se traduce en un deterioro de las condiciones de vida de los hogares. En realidad sucede lo contrario. Toda vez el cambio de modelo implica inevitablemente el abandono de las políticas de transferencia de ingresos, la desaceleración en el crecimiento de la economía y el empleo se ve compensada por una mejora en los ingresos reales de los hogares. Los ejemplos históricos muestran que medidas tales como el incremento de los salarios, mejoras en la red de seguridad social y de los términos de intercambio de la economía, son todos elementos que tienen lugar y permiten el desarrollo de un mercado interno una vez ha sido establecida una base manufacturera exportadora. Más importante aún son elementos absolutamente necesarios para mantener el apoyo político de la población por medio de la consolidación de una clase media con creciente capacidad adquisitiva, en un contexto marcado por el estancamiento en el crecimiento del empleo. Este es el proceso por el que China, aun de manera renuente, debe atravesar en los próximos años.

Visto desde esta perspectiva, la transformación del modelo de desarrollo de China posee profundas implicaciones para América Latina, las cuales pueden ser desagregadas en 3 grupos: su impacto sobre los precios de las materias primas y por definición sobre los términos de intercambio de América Latina; su impacto sobre los ingresos reales de la población; su impacto sobre los ingresos fiscales y la estrategia de desarrollo de los países en la región. Estos elementos serán explorados en la siguiente parte del artículo.



Notas

[1Datos del Banco Mundial de precios reales de materias primas con base 100 en el año 2005. Promedio de incrementos no ponderados de los precios de los grupos de materias primas de energía, metales, alimentos y metales preciosos.

[2Datos de UN Commtrade utilizando clasificación SITC Ver. 3.

[3Ver, Kolesli K. “Backgrounder: China in Latin America” US-China Economic and Security Review Commision, disponible en: http://origin.www.uscc.gov/sites/default/files/Research/Backgrounder_China_in_Latin_America.pdf. Para datos de 2011 ver, “China´s trade with Latin America grew in 2001” disponible en: http://in.news.yahoo.com/chinas-trade-latin-america-grew-2011-050334275.html.

[4Por definición de cuentas nacionales, el ahorro nacional es igual a la diferencia entre la producción y el consumo. En presencia de equilibrio fiscal, el ahorro nacional es igual a la diferencia entre exportaciones e importaciones. Por ende mayores niveles de ahorro nacional se corresponden por identidad macroeconómica con un aumento del superávit externo.

[5Ver, “Should China raise wages”, disponible en: http://www.economonitor.com/blog/2008/12/should-china-raise-wages/

[6Ver, “Percentage of wage income in GDP falls”, disponible en: http://english.caixin.com/2010-05-12/100143324.html

[7Ver, Chancellor E. y Monelly Mike “Feeding the Dragon: Why China´s Credit System Looks Vulnerable”, disponible en: http://es.scribd.com/doc/121710465/EC-FeedingtheDragon-1-pdf

[8Ver, “Yuan lending expansión keeps momentum”, disponible en: http://www.chinadaily.com.cn/cndy/2013-02/22/content_16246058.htm

[9Ver, ¨ Household Consumption as a Percentage of GDP¨, disponible en:http://www.chinaglobaltrade.com/fact/us-china-trade-data-household-consumption-share-of-GDP

[10Ver, “Deflating Shadow Credit in China”, disponible en: http://ftalphaville.ft.com/2013/02/27/1397152/deflating-shadow-credit-in-china/

cadtm.org
Daniel Munevar

es un economista post keynesiano de 30 años de Bogotá, Colombia. Desde Marzo hasta Julio de 2015 trabajó como asesor del ex ministro de Finanzas griego Yanis Varoufakis, en temas de política fiscal y sostenibilidad de la deuda.
Previamente, fue asesor fiscal del Ministerio de Hacienda de Colombia y asesor especial de la Inversión Extranjera Directa para el Ministerio de Relaciones Exteriores de Ecuador.
Es miembro de la Red CADTM AYNA.

Otros artículos en español de Daniel Munevar (85)

0 | 10 | 20 | 30 | 40 | 50 | 60 | 70 | 80

CADTM

COMITE PARA LA ABOLICION DE LA DEUDAS ILEGITIMAS

35 rue Fabry
4000 - Liège- Belgique

00324 226 62 85
info@cadtm.org

cadtm.org