Los pueblos en movimiento derrumban las murallas del modelo

14 de octubre de 2010 por Elvis Mori


El pleno respeto a la vida y a la libertad personal y colectiva para ser y existir sin amenazas ni violencia. (Documento del Grito de los Excluidos distribuido en la inauguración del FSMM 2010) «La línea ecuatorial no divide hemisferios, es una línea que permite el desplazamiento por las fronteras continentales. Nadie nos detiene cuando nada nos impide estar con un pie en el norte, y estar con otro pie en el sur», fueron las palabras que dieron inicio al acto de bienvenida realizada por la coordinación mundial del Foro Social Mundial de las Migraciones.

El Foro se inició con la participación de más de mil representantes de los diferentes pueblos del mundo. Los integrantes del Grito de los Excluidos a nivel continental y todas las voces del mundo se unen en el centro de la Pontificia Universidad Católica de Ecuador, en Quito, y, al unísono, hicieron un llamado al mundo para que se discuta y resuelva con urgencia la construcción de nuevos paradigmas de civilización basado en la situación de los migrantes.

Las contradicciones del capitalismo global y las disidencias.

Los panelistas invitados, Stephen Castles, director asocial del Instituto Internacional para Migraciones, y Aurora Javate, ex presidenta de la Comisión de la Mujer Filipina, plantearon la discusión sobre la naturaleza jerárquica, patriarcal y contradictoria del discurso (modelo) neoliberal y su paradigma de ciudadanía universal.

«La jerarquía global está diseñada para incrementar la ganancia de los negocios y la exclusión de la mayoría», remarca Castles. Esta jerarquía se expresa en la dimensión global del mercado laboral, así como en las políticas económicas orientadas a reducir el poder de los estados, a convertirlos en Estado mínimo (Nozick), subordinados al patrón económico y de poder centralizados en los países nórdicos, así como en la concepción patriarcal del poder occidental. En ese marco se inscribe el libreto de la ciudadanía universal (liberal).

En esa línea, la globalización Globalización (ver también Mundialización)

Origen y sentido de este término anglosajón: en inglés, la palabra «global» se refiere tanto a fenómenos que interesan a la (o las) sociedad(es) humana(s) a nivel del globo como tal (es el caso de la expresión «global warming» que designa el efecto invernadero), como a procesos que poseen la característica de ser «globales» únicamente en la perspectiva estratégica de un «agente económico» o de un «actor social» preciso. En lo que estamos viendo, el término «globalización» nació en las bussiness schools norteamericanas y reviste el segundo sentido. Se refiere a los parámetros pertinentes de la acción estratégica del gran grupo industrial. Lo mismo sucede en la esfera financiera. A la capacidad estratégica del gran grupo de adoptar una aproximación y una conducta «globales». En un debate público, el patrón de uno de los mayores grupos europeos explicó, en sustancia, que la «globalización» representa «la libertad para su grupo de implantarse donde quiera, cuando quiera, para producir lo que quiera, aprovisionándose y vendiendo donde quiera, y en donde tenga que soportar las menores obligaciones posibles en materia de derechos laborales y convenciones sociales» (extraido de Chesnais, 1997[a]).
capitalista genera una voraz carrera para crear flujos económicos inter-fronterizos, pero a la vez, controla, reprime y bloquea la libre circulación migratoria. Las más afectadas son las mujeres y los niño/as. En términos de Castle: «el sueño liberal de crear un mundo cosmopolita reservado solo para las élites».

La consecuencia de ello es que se crea una suerte de estratificación migratoria: algunos con derechos, incorporados al sistema legal; otros sin derechos, pero subordinados al intercambio económico de los capitales; creciente informalidad; incorporación de migrantes a los aparatos de investigación de los Estados, pero con sistemas de tercerización.

Una situación particular es el hecho de que el trabajo doméstico fue superado a inicios del siglo XX, pero hoy, en las últimas décadas, se ha convertido en el oficio de millones de migrantes ( 72%). Lo más implacable de esta realidad, es que el trabajo doméstico tiene rostro femenino y se ejerce en condiciones de alta vulnerabilidad, sin acceso, en la mayoría de los casos, a los derechos humanos fundamentales.

Otros datos que refuerzan la realidad de los migrantes se da en el caso normativo- disciplinario. En el Estado de Singapur laboran miles de mujeres provenientes de diversas partes del mundo y se les exige prueba de embarazo cada seis meses.

Se da el caso de las mujeres que después de haber contraído matrimonio con un ciudadano de un país del norte, ellas adquieren la ciudadanía. Sin embargo- y aquí lo deleznable-: si la mujer decide divorciarse, automáticamente pierde la ciudadanía, los derechos y es deportada.

Las estrategias y el avance de la resistencia

Ante este escenario, Castles y Javete coincidieron en la necesidad de crear una ciudadanía universal basado en un enfoque de DDHH multiculturales y de género.

Inclusive en los convenciones internacionales, huelga la importancia de hacer más hincapié en los análisis sobre la situación de las mujeres migrantes. Esto es visible cuando solo se hace énfasis en la mujer dentro del tráfico de personas, la salud, etc., pero no propiamente dentro de los fenómenos migratorios.

Pero sin organización ni integración esto será posible. La relación migración-trabajo la interpela. Por ello, Castles reivindica la necesidad de crear estructuras mundiales que articule a los movimientos de migrantes con los afectados por las políticas laborales.

La fuerza indocumentada

Rufino Domingo Santos es un activista reconocido en la defensa de las políticas a favor de los inmigrantes. Como él, miles de sus compatriotas mexicanos atraviesan un conflicto cada vez más agudo respecto a la discriminación. En su intervención, Rufino «sembró memoria» de la lucha y la resistencia, dibujó con extremo cuidado la masacre de Tamaulipas donde perdieron la vida 72 migrantes.

La huella del dolor mexicano es equivalente, solamente, a las miserias de las que son víctimas los miles de migrantes que día a día cruzan sus fronteras y esperan ser tratados como ciudadanos.

La fuerza de los indocumentados, rebelde y universal está presente en el FSMM y sin ambivalencias y en alta voz, se expresó en la presencia de Rufino Domingo y en la multicolor presencia de miles de ciudadanos del mundo que, con documentos o sin ellos, derrumban la muralla del modelo.

Quito. 08 de octubre de 2010.




CADTM

COMITE PARA LA ABOLICION DE LA DEUDAS ILEGITIMAS

8 rue Jonfosse
4000 - Liège- Belgique

00324 60 97 96 80
info@cadtm.org

cadtm.org