Luces y sombras en la reducción de deuda del ayuntamiento de Madrid

22 de noviembre por Eduardo Garzón Espinoza

CC - Flickr - David Hurt

Esta noticia ha sido difundida a través de multitud de medios de comunicación recibiendo lecturas muy diferentes en función de la perspectiva y posición política del público en cuestión. Así, muchos de los que se sienten más afines al proyecto político de Ahora Madrid han querido ver en estos datos una estupenda noticia que demuestra que se pueden aplicar políticas económicas de izquierda en favor de la mayoría social al mismo tiempo que se reduce el endeudamiento. Por otro lado, quienes se sienten más contrarios a las políticas de Ahora Madrid no han tardado en señalar que el desendeudamiento del ayuntamiento se produce gracias a la anterior gestión de Ana Botella. ¿Qué visión se ajusta más a la realidad? En realidad, las dos visiones tienen importantes dosis de verdad, aunque ninguna acierta exactamente en su análisis. Desde el punto de vista del ejecutivo de Ahora Madrid, y concretamente del Área de Economía y Hacienda, la minoración de la deuda Deuda Deuda multilateral La que es debida al Banco Mundial, al FMI, a los bancos de desarrollo regionales como el Banco Africano de Desarrollo y a otras organizaciones multilaterales como el Fondo Europeo de Desarrollo.
Deuda privada Préstamos contraídos por prestatarios privados sea cual sea el prestador.
Deuda pública Conjunto de préstamos contraídos por prestatarios públicos. Reescalonamiento. Modificación de los términos de una deuda, por ejemplo modificando los vencimientos o en relación al pago de lo principal y/o de los intereses.
pública es una noticia sólo parcialmente positiva, aunque a primera vista pudiera parecer inmejorable.

Es positiva porque el consistorio madrileño está más saneado que antes y porque en el futuro tendrá que pagar menos por intereses de deuda. Pero lo que no es en absoluto positivo es que esos 907 millones de euros hayan salido de los bolsillos de los madrileños y madrileñas a través de pago de impuestos y hayan acabado en los bolsillos de los bancos que prestaron dinero al gobierno del PP en Madrid durante el mandato de Gallardón. No olvidemos que esos préstamos no fueron adquiridos para mejorar las prestaciones sociales del ayuntamiento o para mejorar las condiciones de vida de los más necesitados, sino que se utilizaron sobre todo para financiar macroproyectos urbanísticos de todo tipo que en la práctica sólo beneficiaron a unas pocas pero grandes empresas constructoras, inmobiliarias y financieras, al mismo tiempo que se entregaba lo público a determinados empresarios a precio de saldo, se reducían las prestaciones sociales, y se destruía empleo público. 907 millones de euros que han recibido los bancos pero que podrían haberse utilizado en políticas de empleo, de inversión, de prestaciones sociales, de educación, de cultura, etc. Estamos hablando de casi una cuarta parte de todo el presupuesto de la capital del país; muchísimo dinero.

Partamos de que la enorme deuda que llegó a tener y que sigue teniendo el ayuntamiento de Madrid es una pésima noticia, que continúa limitando las posibilidades de aplicar políticas que mejoren las condiciones de vida de la mayoría de madrileños y madrileñas. Frente a esa situación dada caben dos tipos de respuestas: 1) la reducción acelerada de la deuda para acabar con ella lo antes posible, lo que supone orientar buena parte de los recursos del ayuntamiento a pagar a bancos en vez de ser utilizados para otros menesteres, y 2) la devolución más paulatina de la deuda para dar tiempo a la realización de una auditoría escrupulosa de la deuda pública adquirida por el ayuntamiento para dilucidar si alguna parte de la misma fue contraída de una forma ilegal o incluso ilegítima, lo que permite no volcar tantos recursos públicos al pago de la deuda y dedicarlos a otro tipo de políticas más útiles para la ciudadanía.

Pues bien, la primera estrategia es que la llevó a cabo el gobierno de Ana Botella durante los años 2013, 2014 y 2015: la reducción de gastos e inversiones de todo tipo para dedicar todos los ahorros obtenidos así a la devolución adelantada de la deuda. La segunda es la que está aplicando el gobierno de Ahora Madrid: devolver deuda sólo cuando corresponda, no antes de tiempo, dejando más recursos disponibles para otras partidas presupuestarias más beneficiosas para la mayoría social.

En el gráfico se puede observar cómo la reducción de la elevadísima deuda comenzó ya en 2013, acelerándose a partir de 2014 e incluso más en 2015, llegando a registrar un ritmo muy intenso en el último semestre de 2015 (tasa de disminución semestral del 13,7%). Aunque durante este semestre ya gobernaba el ayuntamiento Ahora Madrid, lo cierto es que los presupuestos del año 2015 habían sido aprobados por el ejecutivo del PP y el nuevo gobierno no tuvo mucho margen para modificarlo, viéndose obligado a mantener la misma tendencia que había iniciado el equipo de Botella. No obstante, el rumbo se modificó con los nuevos presupuestos para 2016, momento a partir del cual se dejó de pagar la deuda de forma adelantada. En el primer semestre de 2016 la deuda sólo se redujo un 3,6% con respecto al semestre anterior, lo que evidencia el cambio de estrategia del gobierno actual, consistente en pagar sólo la deuda que vence y en dejar de pagar antes de tiempo.

Es importante entender que en el ayuntamiento de Madrid pagar antes de tiempo la deuda no sirve para ahorrar recursos, ya que la mayoría de la misma está cubierta con productos financieros (los famosos swaps firmados por Gallardón) y el coste total es el mismo se pague antes de tiempo o cuando corresponda.

En consecuencia, es cierto que la reducción de la deuda del ayuntamiento ya fue iniciada y planeada por el ejecutivo de Botella, pero lo que no es cierto es que eso sea una buena noticia, ya que el pago adelantado de la deuda detrae recursos de otro tipo de partidas de gasto e inversión más útiles para la mayoría social, sin que ello tenga beneficios futuros Futuros
Contrato a término
Un contrato a término o futuros (futures en inglés) es un compromiso firme de entrega normalizado, donde las características son conocidas de antemano, por una cantidad determinada de un activo subyacente definido con precisión, en una determinada fecha, denominada vencimiento, en lugar prefijado, y negociado en un mercado a término organizado. Los contratos a término son los instrumentos financieros que más se negocian del mundo.
en términos de ahorro. No hay motivos para sentirse orgullosos por reducir la deuda del ayuntamiento; lo que hay son motivos para sentirse indignados y rabiosos por tener la deuda más elevada de todas las grandes ciudades europeas.


Fuente: ATTAC España

Artículo publicado originalmente en el número 40 de La Marea Saque de Esquina ATTAC España no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

Otros artículos en español de Eduardo Garzón Espinoza (2)

CADTM

COMITE PARA LA ABOLICION DE LA DEUDAS ILEGITIMAS

35 rue Fabry
4000 - Liège- Belgique

00324 226 62 85
info@cadtm.org

cadtm.org