¿Qué hacer con el Euro y con la UE?

8 de noviembre por Daniel Albarracín

CC - Flickr - gaelx

El carácter histórico y de clase de la Unión Europea

La UE fue concebida en el contexto de la posguerra mundial. EEUU necesitaba contar con un polo de desarrollo en Europa que jugase un papel de contención al bloque soviético y dar un papel a Alemania que impidiese una nueva involución de su proyecto nacional. Francia necesitó poner un límite a la expansión económica de Alemania, y Alemania requería la legitimidad para su reunificación. La solución consistió en sujetar a Alemania políticamente en un nuevo marco supranacional que a su vez ponía en marcha una nueva moneda más débil que el Marco que facilitaba la exportación alemana. Las burguesías transnacionales del club de países que se formó inicialmente pactaron la construcción de un mercado común, donde la libertad de movimientos de capitales, mercancías y de circulación de la fuerza de trabajo ofreciesen las condiciones de acumulación favorables a las grandes corporaciones centroeuropeas. Se admitieron posteriormente países que tuvieron que aceptar una dura prueba de condiciones de austeridad para converger nominalmente en términos de déficit, tipos de cambio o inflación Inflación Subida acumulativa del conjunto de los precios (por ejemplo, una subida del precio del petróleo, que conlleva luego un reajuste de los salarios al alza, luego la subida de otros precios, etc.). , entre otros indicadores. Así, a pesar de los mitos fundacionales de la UE (paz, prosperidad, democracia), el diseño de la UE responde a los intereses de una pequeña oligarquía transnacional, financiera e industrial, ciertos terratenientes agroganaderos y a una élite política cosmopolita centroeuropea. En el periodo reciente, el capital transnacional y ciertas clases rentistas han disfrutado de ayudas públicas que contribuyen a socializar pérdidas y deudas. Asimismo, las grandes empresas se encuentran con un mercado común y unas condiciones de devaluación Devaluación Modificación a la baja del tipo de cambio de una moneda frente a otras divisas. fiscal y salarial sumamente ventajosas para sus negocios. Mientras tanto, a las clases trabajadoras se les aplica una austeridad social durísima, con recortes en derechos sociales, y servicios públicos, extendiendo un modelo de relaciones laborales donde las garantías Garantías Acto que proporciona a un acreedor una seguridad en el cumplimiento del compromiso del deudor. Distinguimos entre garantías reales (derecho de retención, fianza, prenda, hipoteca, privilegio) y las garantías personales (caución, aval, carta de intención, garantía autónoma). de estabilidad y dignidad laboral se ven permanentemente erosionadas.


La crisis en el modelo de la Unión Europea y de su Sistema Euro

Tras la implantación del euro en 2001 y el breve paso por una etapa benigna propiciada por las políticas de financiarización |1| (hasta 2007), la UE entró en una crisis económica y también institucional, coincidiendo precisamente en su apogeo de extensión territorial, contando hasta con 28 Estados Miembros. La Unión Europea atraviesa desde ese momento una fase de bloqueo, especialmente en su institución intergubernamental más importante: el Consejo. El Eurogrupo, sin status legal dentro de los Tratados, juega el papel de espacio de concertación de las oligarquías económicas europeas, que se amparan en sus orientaciones para justificar las políticas de austeridad social, el sostenimiento del sistema financiero privado y la mercantilización. Cualquier otra iniciativa de importancia se ve limitada por la parálisis institucional europea, incapaz de hacer frente a un contexto muy distinto al que se concibió.

La arquitectura de las instituciones de la Unión Europea, entendida como proyecto para una Europa del capital, acusa varios fracasos y se enfrenta a varias amenazas.
- Como espacio de concertación de las clases dominantes, el marco institucional vigente ha fracasado a la hora de coordinar los intereses de todas las fracciones de las clases dominantes. Sectores de la burguesía no se mueven a escala europea o supranacional, y ven dicho proyecto como ajeno y contrario a sus intereses, y no tienen reparos o en bloquear las iniciativas de la UE o directamente optar por su abandono abriendo paso a apuestas políticas soberanistas autoritarias.
- La Unión Europea sufre la mayor crisis de legitimidad política de su historia. Las clases populares y trabajadoras europeas han sentido las políticas de austeridad social, privatización de servicios públicos y deterioro de las garantías democráticas. En las periferias la intensidad de la desprotección social y laboral y la depresión salarial se ha experimentado de manera más fuerte.
- La hipertrofia financiera, vinculada a fenómenos materiales de fondo. El Banco Central Banco central Entidad que, en un Estado, se encarga generalmente de la emisión de billetes de banco y del control del volumen de moneda y crédito. En España es el Banco de España quien asume dicho rol, bajo el control del Banco Central Europeo (BCE, ver más abajo).

El Banco Central de un país gestiona la política monetaria y tiene el monopolio de la emisión de la moneda nacional. Proporciona moneda a los bancos comerciales a un precio determinado por las tasas directoras, que son fijadas por el proprio banco.
Europeo generalizó una política monetaria expansiva orientada a sostener los balances de la banca privada (inundando el mercado con créditos Créditos Suma de dinero que una persona (el acreedor) tiene el derecho de exigir de otra persona (el deudor).

Créditos privados
Préstamos concedidos por los bancos comerciales, sea cual sea el prestatario.

Créditos públicos
Préstamos concedidos por acreedores públicos, sea cual sea el prestatario.
a tipo de interés Interés Cantidad pagada como remuneración de una inversión o percibida por un prestamista. El interés se calcula sobre la base de la cantidad de capital invertido o prestado, de la duración de la operación y del último tipo aplicado en ese momento. muy bajo), sin lograr zafarse de la amenaza de la deflación (inflación negativa) y sin apenas estimular la inversión. Además, en vez de presentar una política decidida para desactivar ordenadamente el capital ficticio sobrante, se produce una nueva línea de socialización de las deudas, esta vez a escala europea. El Sistema Euro (como lo define Michel Husson) se convierte, así, en una maquinaria de exportación de la crisis del centro a la periferia, debido a un presupuesto escaso y antidistributivo, a un Banco Central que defiende el sistema financiero privado, y al Pacto de Estabilidad y Crecimiento que obliga a los países periféricos a acatar las medidas de austeridad. Un modelo destinado a recuperar la tasa de beneficio Beneficio Resultado contable positivo neto fruto de la actividad de una sociedad. El beneficio neto es el beneficio después de impuestos. El beneficio a distribuir es la parte de aquél que puede ser repartido entre los accionistas. de los grandes capitales mediante la presión sobre los salarios, condiciones laborales y derechos sociales, que, además, resulta incapaz de afrontar la decadencia de la acumulación capitalista.
- Una vez se agote la prórroga de los nuevos proyectos de extracción agresiva de la energía fósil esta se encarecerá de manera irreversible. Con la combinación de bajas tasas de rentabilidad, altos costes financieros y de materias primas, la Gran Recesión nos parecerá una broma. Esta crisis será más dura en Europa, por su alta dependencia energética y por la nueva era de proteccionismo y desglobalización parcial que se abre.


Las estrategias de las clases dirigentes europeas

Las elites se encuentran divididas. Las dos líneas dentro del extremo centro, las fuerzas del establishment, han fracasado. Por un lado, una línea tecnocrática, federalista y neoliberal que propone recentralizar poder y competencias, defendida por Juncker y el resto de presidentes de las instituciones europeas, Francia o Luxemburgo. Por otro, la propuesta ordoliberal, liderada por Alemania, insiste en un esquema intergubernamental, para consolidar las ventajas de los Estados con superávits externos permanentes.

Tras el fracaso, a las clases dominantes les ha surgido un hermano rebelde. Fuerzas reaccionarias, xenófobas y excluyentes, aprovechan el descrédito de la UE para irrumpir con un proyecto autoritario. Si no consigue gobernar, ya marcan la agenda del propio establishment que gira a la derecha para no seguir perdiendo terreno electoral.

De la asimilación socialiberal de la socialdemocracia como fuerza legitimadora del establishment y de la ausencia de un sujeto político transformador y alternativo que fuese hasta las últimas consecuencias contra ese extremo centro, surge un vacío ocupado por el populismo nacionalista, autoritario y xenófobo, alimentado también de frustraciones, fragmentaciones, prejuicios y temores causados por las viejas políticas del establishment.

Ahora, el establishment trata de renovar, con el Libro Blanco, sus respuestas para esquivar los frecuentes bloqueos del Consejo debido a la regla de la unanimidad. Persiguen blindar los privilegios de un club restringido de países (centroeuropeos y nórdicos), con una estrategia dual, federal para los países de la primera velocidad y disciplinaria y subordinante económicamente para los que vayan “más despacio”.


Una alternativa para los pueblos de Europa: Desobedecer a la UE y Caminar hacia el internacionalismo solidario

Sobre la mesa podemos encontrarnos al menos dos polos de la discusión dentro de la izquierda. Por un lado, una postura a favor de reforma paneuropea en el marco de la UE. La otra está basada en la salida de la eurozona. Ambas, aun cuando contengan propuestas valiosas, pueden resultar impotentes. La primera por quedar bloqueada por el blindaje institucional de la UE, y la segunda por adolecer de una estrategia internacionalista acorde a la batalla que se libra contra un capitalismo que es global.

Consideramos que es posible desarrollar una política antiausteridad e internacionalista al unísono , sin acatar la disciplina de los Tratados Europeos y preparando los medios inmediatamente para transitar las rutas que puedan presentarse ante la reacción del adversario. Reconociendo que las aspiraciones emancipatorias, democráticas y solidarias de los pueblos de Europa no tienen cabida en el proyecto de la Unión Europea, pues se diseñó con otros propósitos y para una minoría, queremos construir otro proyecto de hermanamiento de los pueblos con la certeza de que otras instituciones y otras políticas son posibles.

La materialidad de un discurso consecuente depende de la construcción de un sujeto que lo haga suyo en la práctica. Un sujeto que, para afrontar el desafío, no puede construirse exclusivamente a escala de la comunidad nacional, pues hay que cultivar una “solidaridad entre desconocidos”. Es preciso enraizar en las clases populares y trabajadoras en cada país, reconociendo que todas las clases trabajadoras de todos los países afrontan problemas comunes. Un sujeto solidario e internacional sólo puede cobrar cuerpo a través de experiencias comunes, propuestas y medios (políticos, organizativos, comunicativos) compartidos frente al poder del capital, cuyo carácter se extiende allende las fronteras. Lo que implica que las políticas prioritarias a tratar debieran ser aquellas que varios pueblos, en situación pareja, puedan concertar para que, llevándolas a cabo de manera coordinada y cooperativa, sean más efectivas frente al posible acoso internacional, abriendo paso a un esquema de desarrollo emancipado.

La clave consiste en trabajar con las clases trabajadoras y otros sectores populares afines, con una política impugnatoria y alternativa incluyente y democrática, volcando nuestra iniciativa política contra las políticas del establishment europeo más consecuentemente que nadie, en tanto que la derecha populista, al fin y al cabo, acabará sirviendo a una u otra fracción de las clases dominantes.

Esta política impugnatoria pondrá en pie una línea de iniciativas común de la siguiente naturaleza:
- Una desobediencia a los Tratados europeos que imponen austeridad social, al tiempo que se implante un marco de regulaciones y políticas que pongan la economía al servicio de la sociedad. Esto supone:

- La apertura de una Ruta Constituyente Democrática Internacional abriendo los brazos y proponiendo la configuración de una nueva área supranacional solidaria con aquellos pueblos conformes a dicha iniciativa. Esto implica comenzar desde un primer momento con las siguientes medidas:

  • a) Emplazar a una negociación con la UE para definir la nueva relación y encaje de los pueblos del Estado español, si es que la hubiere, habilitando un status concreto dentro si hubiese un, improbable, acuerdo, o, en su defecto una salida ordenada.
  • b) Iniciar y propiciar nuevas alianzas con otros países de dentro o de fuera de la UE, proponiendo fases de desarrollo para articular su cooperación o integración.
  • - Proponer un marco solidario nuevo, en una primera fase enfocado en la libertad de circulación de personas y un marco de derechos sociales y públicos para todos las personas, el reconocimiento de la diversidad y soberanía de los pueblos, así como acuerdos solidarios de cooperación financiera, regulación de acuerdos comerciales justos, intercambio equitativo de materias primas (energía), y acuerdos colaborativos en materia de inversión. Esta primera fase podría inspirarse en “acuerdos libres de cooperación reforzada”, sin estar sujetos a las restricciones planteadas por los tratados europeos.
  • - En una segunda fase, establecer una ruta de convergencia real y armonización, en términos fiscales, de empleo, inversión y salarios mínimos, así como un marco monetario coordinado si bien flexible.
  • - Para una tercera fase, se establecerían mecanismos supranacionales de compensación, por ejemplo un presupuesto común fortalecido con un régimen fiscal armonizado de carácter redistributivo, o mecanismos automáticos en los que los países con superávits fiscales exteriores debieran elevar los salarios, y los que tuviesen déficits recibir mayores recursos destinados a inversión.
  • - El proceso debiera culminar en una constitución democrática de los pueblos comunes, confederal o federal, en la que un parlamento elegiría un gobierno de asuntos comunes de los pueblos hermanados, y podría acordar la formación de un nuevo banco central para la formación de una moneda común, una vez se den las condiciones de convergencia que lo hiciesen posible, sin impedir la posibilidad de circulación de monedas nacionales vinculadas, y cuya política fuese democráticamente acordada para garantizar la fluidez de la economía acabando con las políticas de financiarización o de obsesión por el control de la inflación.

Notas

|1| Financiarización: políticas de facilitación de crédito masivo, política monetaria expansiva, desregulación del sistema bancario y los mercados financieros, desarrollando la titularización y fórmulas de extensión del capital ficticio. Todo modelo de financiación viene acompañado de un modelo de producción. Las políticas de financiarización conducen a un cambio en la forma en que se desarrolla el modelo productivo, basado en su funcionamiento a crédito, la búsqueda de rentabilidad para devolver la financiación, derivar responsabilidades en forma de externalización empresarial o laboral, aumentar la explotación para devolver las deudas, seleccionar sólo las inversiones más rentables.

Autor

Daniel Albarracín

Es economista y sociólogo, consejero político en el Parlamento Europeo y miembro del Consejo Asesor de la Revista Viento Sur. Miembro del Truth Committee on Greek Debt.


Otros artículos en español de Daniel Albarracín (13)

0 | 10

Traduccion(es)

CADTM

COMITE PARA LA ABOLICION DE LAS DEUDAS ILEGITIMAS

35 rue Fabry
4000 - Liège- Belgique

00324 226 62 85
info@cadtm.org

cadtm.org