¿Rescate? ¡No gracias!

30 de octubre de 2011 por Yves Julien


La deuda pública del Estado español a finales del 20101 era de 700.000 millones de euros, lo que equivale al 60% del Producto Interior Bruto (PIB). En junio del 2011, ésta subió al 65% del PIB, lo que significa que hasta finales del año pasado nuestra deuda pública respetaba los tratados europeos, y en estos momentos sigue siendo de las más bajas de la zona euro. Entonces, ¿por qué tanto movimiento alrededor de la deuda española? La respuesta es sencilla, por la deuda privada. Ésta se distribuye entre el sector financiero (1,35 billones – millones de millones – de euros), es decir los bancos, fondos de inversión, etc.; el sector no financiero (1,3 billones de euros), constructoras y inmobiliarias principalmente; y los hogares (menos de un billón de euros). Si sumamos la deuda privada y la pública el total ascienden a un colosal 400% del PIB.

El 45% de la deuda Deuda Deuda multilateral La que es debida al Banco Mundial, al FMI, a los bancos de desarrollo regionales como el Banco Africano de Desarrollo y a otras organizaciones multilaterales como el Fondo Europeo de Desarrollo.
Deuda privada Préstamos contraídos por prestatarios privados sea cual sea el prestador.
Deuda pública Conjunto de préstamos contraídos por prestatarios públicos. Reescalonamiento. Modificación de los términos de una deuda, por ejemplo modificando los vencimientos o en relación al pago de lo principal y/o de los intereses.
total se debe a acreedores extranjeros como Alemania (22% del total de la deuda externa), Francia (20%), Estados Unidos (17%), Gran Bretaña (14%), el resto de países del Unión Europea (16%), para ser más exactas a los bancos de estos países, y el 55% a acreedores españoles (Banco de Santander, BBVA, Bankia, CaixaBank). Por lo que la presión para el pago de la deuda no solo viene desde fuera de las fronteras del estado sino también desde nuestro territorio.

En el contexto actual de recesión, el reembolso de sus deudas por parte de los hogares, de las constructoras e inmobiliarias es cada vez más problemático. Por lo que los bancos, tanto españoles como extranjeros, van a tener complicado el cobro de estas deudas. Si a esta situación se añade el más que probable cese de pagos de Grecia, ya que su recesión cada vez es más profunda, vemos que los bancos, tanto españoles como extranjeros, están en una situación muy delicada, por tener en sus carteras unos cuantos bonos de deuda griega.

Si nos basamos en las acciones llevadas a cabo por el Estado español desde el estallido de la crisis financiera, en cuanto empiecen a caer los bancos más expuestos, es probable que los poderes públicos asuman las deudas de estas entidades bancarias, tanto hacia acreedores españoles como extranjeros, a través de mecanismos como avales, préstamos y compra de activos tóxicos. Así, en lo que llevamos de crisis, el gobierno ha puesto a disposición de los bancos unos 220.000 millones de euros, de los cuales estas entidades (no sabemos cuáles) han gastado 100.000 millones de euros. Esto significa que la deuda pública española se verá incrementada al asumir la deuda de estas entidades privadas, llevándola muy por encima del 100% del PIB Producto interno bruto
PIB
El PIB es un índice de la riqueza total producida en un territorio dado, estimada sobre la base de la suma de los valores añadidos.
.

Al incrementar la deuda pública, las tasas de interés Interés Cantidad pagada como remuneración de una inversión o percibida por un prestamista. El interés se calcula sobre la base de la cantidad de capital invertido o prestado, de la duración de la operación y del último tipo aplicado en ese momento. asociadas a ésta se van a disparar, lo que aumentará el déficit del estado, por lo que será necesario endeudarse más, entrando en un círculo vicioso de sobreendeudamiento. En ese preciso momento aparecerán el Fondo Monetario Internacional FMI
Fondo monetario internacional
El FMI nace, el mismo día que la Banca mundial, con la firma de los acuerdos de Bretton Woods. En su origen el rol del FMI era defender el nuevo sistema de cambios fijos instaurado.

A la finalisación de estos acuerdos (1971), el FMI es mantenido y se transforma paulatinamente en el gendarme y el bombero del capitalismo mundialisado : gendarme cuando impone los programas de ajuste estructural ; bombero cuando interviene financiaramente para sostener los países tocados por una crisis financiera.

Su modo de decisión es el mismo que el del Banco mundial y se basa sobre una repartición del derecho de voto en proporción a los aportes de cotisación de los países miembros. Estatutariamente es necesario el 85% de los votos para modificar la Carta del FMI (los EE.UU. poseen una minoria de bloqueo dado a que posees el 16,75 % de voces). Cinco países dominan : Los EE.UU. (16,75 %), el Japon ( 6,23 %), la Alemania (5,81%), Francia (4,29 %), y Gran Bretaña (4,29%). Los otros 177 Estados miembros estan divididos en grupos dirigidos, cada vez, por un país. El grupo más importante (6,57%) esta dirigido por Belgica. El grupo menos importante (1,55% de voces) precidido por el Gabon (países africanos).

Su capital está compuesto del aporte en divisas fuertes (y en monedas locales) de los países miembros. En función de este aporte, cada miembro se ve favorecido con Derechos Especiales de Giro (DEG) que son de hecho activos monetarios intercambiables libre e inmediatamente contra divisas de un tercer país. El uso de estos DEG corresponde a una política llamada de estabilización a corto plazo de la economía, destinada a reducir el déficit presupuestario de los países y a limitar el crecimiento de la masa monetaria. Esta estabilización constituye frecuentemente la primera fase de intervención del FMI en los países endeudados. Pero el FMI considera que en adelante es tarea suya (tras el primer choque petrolero de 1974-1975) actuar sobre la base productiva de las economías del Tercer Mundo reestructurando sus sectores internos; se trata de una política de ajuste a más largo plazo de la economía. Lo mismo sucede con los países llamados en transición hacia una economía de mercado. (Norel y Saint-Alary, 1992, p. 83).

Sitio web :
(FMI), el Banco Central Banco central Entidad que, en un Estado, se encarga generalmente de la emisión de billetes de banco y del control del volumen de moneda y crédito. En España es el Banco de España quien asume dicho rol, bajo el control del Banco Central Europeo (BCE, ver más abajo).

El Banco Central de un país gestiona la política monetaria y tiene el monopolio de la emisión de la moneda nacional. Proporciona moneda a los bancos comerciales a un precio determinado por las tasas directoras, que son fijadas por el proprio banco.
Europeo (BCE BCE
Banco central europeo
El Banco Central Europeo es una institución radicada en Fráncfort, creada en 1998. Los países de la zona euro* le transfirieron sus competencias en materia monetaria y su funcióin oficial es el de asegurar la estabilidad de precios (luchar contra la inflación) en dicha zona. Sus tres órganos de decisión (El Consejo de Gobierno, el Comité Ejecutivo y el Consejo General) están compuestos por los gobernadores de los bancos centrales* de los países miembros y/o de “reconocidos” especialistas. Sus estatutos le hacen “independiente” políticamente pero está directamente influenciado por el mundo financiero.
) y la Unión Europea (UE) para “rescatarnos”.

Estos rescates ya han sido aplicados en varios países de Europa: Islandia (octubre 2008), Grecia (mayo 2010), Irlanda (noviembre 2010). Consisten en préstamos con intereses un pelín más bajos que los del mercado, a cambio de condiciones drásticas: diminución del empleo público, privatización de los servicios públicos básicos (educación, sanidad), incremento de los impuestos indirectos (IVA), venta de las empresas públicas (lotería), diminución de todo tipo de pensiones (desempleo, jubilación, invalidez). Los efectos de estas medidas han sido similares en todos estos países: explosión del paro, incremento de la precarización y la desigualdad (especialmente para las mujeres, las personas menores de 25 años y las inmigradas), emigración hacia países con mejores condiciones económicas (Canadá, Australia). En base a estos datos podemos afirmar que estos rescates se convierten en una pérdida total de soberanía y tienen consecuencias sociales desastrosas.

Este es el escenario al que se dirige muy probablemente el Estado español, en caso de que la ciudadanía deje su poder en las manos de sus representantes habituales. O podemos intentar cambiar las cosas, como en Irlanda, Grecia, Portugal, Francia, donde la ciudadanía está investigando su deuda pública a través de auditorías o tomando contactos para poder conseguirlo.

Podemos recuperar nuestro poder y cambiar de rumbo… así que…Visto lo visto, ¿quieres que nos rescaten?

Ilustración: Iñaki Pérez




Yves Julien y Iñaki Pérez : Comisión de Economia del 15M de Benimaclet (Valencia)

Otros artículos en español de Yves Julien (8)

CADTM

COMITE PARA LA ABOLICION DE LA DEUDAS ILEGITIMAS

35 rue Fabry
4000 - Liège- Belgique

00324 226 62 85
info@cadtm.org

cadtm.org