Souratie Fatoumata: “Desmontar un poder que ha estado gobernando durante 27 años es una victoria”

24 de enero por Jérôme Duval , Souratie Fatoumata


Souratie Fatoumata, activista burkinesa del Balai Citoyen. CC Jérôme Duval - CADTM.

El movimiento Le Balai Citoyen fue un motor imprescindible para que Blaise Compaoré fuese destituido del poder 27 años después de su llegada a la presidencia de Burkina Faso. Souratie Fatoumata es secretaria permanente de este movimiento social.

La asociación burkinesa Le Balai Citoyen (La Escoba Ciudadana) afirma ser parte del patrimonio y de los ideales del presidente Thomas Sankara, revolucionario anticolonialista, antiimperialista, panafricanista y figura del Movimiento de los Países No Alineados, que dirigió el país entre 1983 y su asesinato el 15 de octubre de 1987.

En respuesta al proyecto de revisión constitucional, destinado a autorizar a Blaise Compaoré, entonces Jefe de Estado, a postularse para un quinto mandato después de 27 años en el poder, un movimiento revolucionario se extendió en octubre de 2014 en varias ciudades de Burkina Faso hasta la disolución del gobierno y el parlamento. El Balai citoyen está a la vanguardia de los movimientos de protesta que derrocaron a Compaoré el 31 de octubre de 2014, después de 27 años de gobierno ininterrumpido desde el asesinato de Thomas Sankara. Souratie Fatoumata, bioquímica de formación, es secretaria permanente del Balai citoyen y miembro de la Coordinación Nacional encargada de la movilización de recursos.


¿Eres cibelle?

Sí, soy Cibelle. Cibal significa “barrendero ciudadano” y para ser bonito, decimos Cibelle (se pronuncia igual que “si belle” en francés, lo que significa ‘tan guapa’) para las mujeres y Cibal para los hombres. Fue la contracción de “barrendero ciudadano” en francés lo que le dio Cibal/Cibelle.


¿Podemos tener una idea del mapeo de la implantación del Balai citoyen, su estructura y funcionamiento?

Principales ciudades de Burkina Faso. CC Wikipedia.

El Balai citoyen está formado por la Asamblea General, que decide sobre las principales orientaciones del movimiento, y la Coordinación Nacional, que es el órgano ejecutivo cuyos miembros son elegidos en la Asamblea General por un período de tres años. Además de estos órganos, existen coordinaciones regionales y Clubes Cibals que están ubicados en municipios, distritos de pueblos y campo. A nivel del Balai citoyen, no hay ningún presidente, sino portavoces, en la persona de Guy Hervé Kam y Serge Bambara, más conocido bajo su nombre de artista “Smockey”.

El Balai citoyen tiene cinco coordinaciones regionales, en Ouagadougou, Koudougou, Kaya, Ouahigouya y Bobo Dioulasso. Así que estamos presentes en cinco de las trece regiones de Burkina Faso, lo que significa que todavía queda un largo camino por recorrer... Pero la estructura es joven, sólo tenemos cinco años de existencia. Nos decimos a nosotros mismos que para el décimo aniversario, estaremos presentes en las 13 regiones de Burkina Faso.

Nuestro compromiso es con la gente, con el bienestar del pueblo de Burkina Faso. Cada victoria que obtiene el pueblo es una victoria del Balai citoyen

Los puntos focales (“points focaux”) denominan representaciones en algunas ciudades donde aún no existe una instalación oficial. Estamos presentes en 28 ciudades de Burkina Faso. Los Clubes Cibal son grupos de al menos diez personas en un barrio, en un sector de actividad, que abrazan los valores y principios del movimiento y deciden crear una sección. Esta sección lleva el nombre de una personalidad que ha tenido un impacto positivo en África y en el mundo. Así, tenemos Clubes Cibal llamados Thomas Sankara, Patrice Lumumba, Che Guevara, etc. En la ciudad de Uagadugú, tenemos 33 Clubes Cibal en los diferentes distritos.


¿Cómo funcionan los clubes?

Cada club tiene una oficina y una primera persona a cargo. Cuando quieren organizar una actividad, la presentan a la Coordinación Regional encargada de transferirla a la Coordinación Nacional para su información o validación, según corresponda. Es el club el que financia sus actividades con las contribuciones de sus miembros. Queremos que se organicen para tener más alcance. En Uagadugú, dividimos la ciudad en cuatro zonas para agruparlos. En Wayalguin, donde se encuentra la sede del Balai citoyen, la Zona 4 reúne a los diferentes Clubes que se encuentran en esta zona de la parte oriental de la ciudad. Si un Club organiza una actividad, todos los que están en el área pueden participar y contribuir al éxito de la actividad, para obtener más resultados y visibilidad.

Cuando uno va al monte a talar un árbol, es más fácil cortarlo que arrancarlo de raíz. Hemos talado el árbol de Blaise Compaoré, pero no hemos conseguido arrancarlo de raíz

También tenemos las Embajadas Cibal, compuestas por compatriotas residentes en el extranjero que deciden contribuir a la gestión del Balai citoyen. Tenemos Embajadas Cibal en todas partes, organizan actividades como la conmemoración del aniversario del asesinato de Thomas Sankara cada 15 de octubre. Tenemos una Embajada Cibal en Alemania, Canadá, Francia cuyo portavoz es Ali Traoré… Durante la orden de detención contra François Compaoré en el caso Norbert Zongo [1], la Embajada Cibal en París nos proporcionó información en tiempo real durante todo el juicio y organizó manifestaciones ante el Palacio de Justicia de París.


Blaise Compaoré huyó hacia el sur, y cuando la población le bloqueó el paso, Francia envió un helicóptero y luego fletó un avión a Fada N’Gourma para extraditarlo a Costa de Marfil. ¿Qué otras victorias que se pueden atribuir a la movilización popular?

La insurrección popular es una victoria, la del pueblo burkinés y, al mismo tiempo, la del Balai citoyen, porque ha contribuido a esta insurrección. Nuestro compromiso es con la gente, con el bienestar del pueblo de Burkina Faso. Cada victoria que obtiene el pueblo es una victoria del Balai citoyen. El hecho de haber impedido que Blaise Compaoré modificara el artículo 37 para prolongar su dictadura es una victoria, el hecho de haber destituido a un poder de 27 años es otra, también el hecho de haber derrotado a un golpe de Estado [2].

El artículo 37, cuyo intento de enmendarlo condujo a la insurrección popular, ha sido bloqueado. En virtud de este artículo, ningún presidente de Burkina Faso puede cumplir más de dos mandatos. Si en 2020, el actual Presidente Kaboré logra postularse para otro mandato, en 2025, todo habrá terminado para él, ya no podrá tocar el artículo 37 porque está bloqueado. Esta es una gran victoria que fue uno de los tres objetivos del Balai citoyen: lograr un cambio democrático en nuestro país. Es cierto que no basta con limitar los mandatos, también está la forma de gobernar… Porque el sistema en el que gobernaba Blaise Compaoré es el mismo sistema en el que gobierna actualmente el Presidente Kaboré. Pero estamos trabajando para crear conciencia, para involucrar más a la población en la gestión de los asuntos públicos, para contribuir a un sistema virtuoso de gobernanza en nuestro país.


Incluso antes de la insurrección, el Balai citoyen había obtenido muchas victorias. ¿Podría decir unas palabras sobre la victoria del Hospital Sourou Sanon de Bobo Dioulasso?

Poco después del nacimiento oficial del Balai citoyen, el 25 de agosto de 2013, organizamos varias actividades y obtuvimos victorias. Se organizaron dos actividades conjuntas en Bobo-Dioulasso, la segunda ciudad más grande del país. En primer lugar, en el hospital Sourou Sanon, hicimos una sentada en mayo de 2014 para protestar contra la falta de equipamiento para los pacientes. De cada cinco pacientes que ingresaban al hospital, ¡era probable que tres murieran! Nuestra demostración desencadenó inmediatamente la entrega de equipos. Posteriormente, organizamos campañas de recaudación de fondos para comprar más material para el hospital.

Además, la carretera nacional Nº 1 a la entrada de Bobo-Dioulasso no estaba iluminada y carecía de badenes. Allí se han producido varios accidentes. Organizamos manifestaciones que fueron reprimidas, pero finalmente conseguimos farolas y badenes. Estas son las dos actividades que hemos llevado a cabo en Bobo Dioulasso.

Los ímpetus de la juventud burkinabe de hoy, no sólo son el legado de Thomas Sankara, ya que somos sus herederos, sino también de Norbert Zongo

En abril de 2014, fue la primera vez que se organizaron sentadas frente a Sonabel, la Corporación Nacional de Electricidad, para protestar contra los cortes de electricidad, que son muy frecuentes durante la temporada de calor en Burkina Faso, sin ninguna explicación. La Sonabel anunció que tendría que llegar equipo para hacer frente a esta situación y finalmente explicó las razones de los apagones eléctricos a la población. Aunque los cortes no han disminuido, hemos presionado a las autoridades para que den explicaciones. Para nosotros, es una victoria.

Cuando te metes en la lucha, ninguna victoria es pequeña. Estas son las pequeñas victorias que, juntas, se convierten en grandes victorias. Cuando uno va al monte a talar un árbol, es más fácil cortarlo que arrancarlo de raíz. Hemos talado el árbol de Blaise Compaoré, pero no hemos conseguido arrancarlo de raíz, por eso la lucha sigue desarraigando el sistema establecido durante 27 años.

Cartel de Thomas Sankara en Uagadugú. CC Wikipedia.


Durante la insurrección, el regimen fue barrido, pero desde entonces parece haber regresado por la ventana...

Los que nos gobiernan hoy eran los pulmones del poder de Compaoré. Juntos hicieron el CDP [3] y administraron el poder durante 27 años. Cuando el barco estaba lanzando, crearon su partido, y hoy están en el poder. Sí, perseguimos a Blaise Compaoré por la puerta y volvió por la ventana.

No podemos permanecer en la sociedad civil y jugar a ambos lados, a veces con una gorra de político, a veces con una gorra de sociedad civil, esto es un golpe a la credibilidad del movimiento social

Si la gente se conforma con haberle expulsado, el sistema continuará como hasta ahora con su cuota de corrupción, favoritismo, clientelismo… Pero también estamos luchando por una mejor gobernanza. Después de la salida de Blaise Compaoré, se reabrió el caso Zongo, cerrado desde 2006, también se avanzó en el caso de Thomas Sankara, y en el caso de Dabo Boukary, el estudiante de medicina de séptimo año secuestrado por los militares en 1990, torturado y asesinado por el régimen de Blaise Compaoré. Hubo una orden de detención contra François Compaoré, hermano del ex presidente Compaoré. Estos casos toman tiempo para ser completados, pero verlos avanzar da esperanza.

La madre de Norbert Zongo murió sin ver al verdugo de su hijo tras las rejas, pero el asesinato de su hijo llevó a la sensibilización, llevó a la gente a comprometerse, a la revuelta. Los ímpetus de la juventud burkinabe de hoy, no sólo son el legado de Thomas Sankara, ya que somos sus herederos, sino también de Norbert Zongo. Muchos jóvenes no lo conocían cuando fue asesinado en 1998, pero muchos leyeron sus obras y editoriales. Y, su asesinato, empujó a muchos jóvenes a decir “¡Ya basta! ¡Ya es suficiente!” Todas estas luchas condujeron a la insurrección popular.


¿Cuáles son los objetivos y las campañas por venir a medida que se acercan las elecciones de 2020?

Mural en la sede del Balai citoyen, Uagadugú. cc Jérôme Duval / CADTM 2019.

El Balai citoyen sigue manteniendo sus tres objetivos. Primero, conseguir que el ciudadano se interese en la gestión de los asuntos públicos, para que se involucre conscientemente en la gestión de la nación. Luego, hacer que los líderes rindan cuentas de su gestión, que rindan cuentas a las personas que los eligieron. Por último, hacer posible el principio de alternancia democrática, objetivo más o menos alcanzado. Durante las elecciones, intentaremos renovar el lema “¡Yo voto, yo me quedo!” para permanecer vigilantes dondequiera que haya colegios electorales, de lo contrario, si no tenemos cuidado, volverán las manipulaciones en vigor bajo el régimen Compaoré.

“¡Yo voto, yo me quedo!” es un concepto que anima a la gente no sólo a salir a votar, sino también a permanecer para seguir el proceso de votación y ser testigo del recuento de los votos. Nuestra legislación lo permite. Cada ciudadano puede asistir al recuento para evitar el fraude. Las personas toman fotografías de los resultados con sus teléfonos y monitorean los cambios. Llevaremos a cabo la misma campaña para que la gente cuestione los proyectos sociales de los partidos y los candidatos, pero también para que voten masivamente y supervisen las elecciones.


¿No resulta más difícil la lucha cuando actores del movimiento social o del Balai citoyen se encuentran en el gobierno?

Cuando los actores clave de la sociedad civil entran en un gobierno, es una decisión que sólo ellos toman. Dentro del Balai citoyen se dice que un miembro no tiene prohibido hacer política, pero cuando tiene responsabilidades dentro del movimiento, ya sea en un Club Cibal, en una coordinación nacional o regional, o en una embajada Cibal, no puede hacerlo. Si quiere hacerlo, debe presentar su dimisión de antemano.

Así que, para nosotros, los actores de los movimientos sociales pueden entrar en la política, pero deben hacerlo claramente. No podemos permanecer en la sociedad civil y jugar a ambos lados, a veces con una gorra de político, a veces con una gorra de sociedad civil, esto es un golpe a la credibilidad del movimiento social. Cuando a nivel de Ministerios, actores de la sociedad civil cometen actos susceptibles de ser criticados, los llamamos, organizamos acciones para denunciarlos. No podemos callarnos y dejar que suceda, con el pretexto de que eran de la sociedad civil. ¡No! la convicción del Balai citoyen sigue siendo la misma, para nosotros la lucha continúa.


¿Un pequeño mensaje para los chalecos amarillos en Francia?

Cuando hay una crisis en África, los medios de comunicación organizan rápidamente programas de televisión con especialistas en África y nosotros analizamos la situación, pero no es el caso cuando se trata de Francia. Durante la crisis de los chalecos amarillos, no teníamos muchos programas especiales… Así que creamos un grupo de jóvenes especialistas en Francia, ya que Sankara decía: “Los que explotan a Europa son los mismos que explotan a África”. Para nosotros, las luchas en todo el mundo son la misma lucha. Cuando el pueblo se enfrenta al opresor, ya sea francés, chino o canadiense, siempre es al opresor al que hay que combatir. Las luchas son las mismas, todavía tenemos un poder minoritario que explota a una población. Así que la lucha de los chalecos amarillos es nuestra.

Sede del Balai citoyen, Uagadugú, enero de 2019. CC Jérôme Duval / CADTM.

Ver en línea : El Salto

Notas

[1Norbert Zongo es periodista burkinés que fue asesinado el 13 de diciembre de 1998. Tras la insurrección de 2014, el sistema judicial burkinés reabrió el caso en el que François Compaoré, hermano menor del ex presidente, es considerado uno de los principales sospechosos.

[2El 16 de septiembre de 2015, soldados del Regimiento Presidencial de Seguridad (RSP), creado por Blaise Compaoré en 1995 y compuesto por unos 1.200 hombres, interrumpieron el Consejo de Ministros en el Palacio de Kosyam, donde reside el jefe de Estado, y tomaron como rehén al presidente de transición Michel Kafando.

[3El Congreso para la Democracia y el Progreso (CDP) fue el principal partido político de Burkina Faso. El actual Jefe de Estado burkinés, Roch Marc Christian Kaboré, fue Presidente en 2003 después de haber ocupado el cargo de Secretario Ejecutivo

Jérôme Duval

es miembro del CADTM, Comité para la abolición de las deudas ilegítimas (www.cadtm.org) y de la PACD, la Plataforma de Auditoría Ciudadana de la Deuda en el Estado español (http://auditoriaciudadana.net/). Es autor junto con Fátima Martín del libro Construcción europea al servicio de los mercados financieros, Icaria editorial 2016 y es también coautor del libro La Deuda o la vida, (Icaria, 2011), libro colectivo coordinado por Damien Millet y Eric Toussaint, que ha recibido el Premio al libro político en Lieja, Bélgica, en 2011.

CADTM

COMITE PARA LA ABOLICION DE LA DEUDAS ILEGITIMAS

35 rue Fabry
4000 - Liège- Belgique

00324 226 62 85
info@cadtm.org

cadtm.org