Brasil

Stedile (MST): “En 500 años, nuestro país nunca ha experimentado una crisis tan grave y profunda”

25 de septiembre por Marco Weissheimer


Para Joao Pedro Stedile, «el burgués financiero manda ahora y para ellos es mucho más conveniente comprar candidatos que discutir ideas en las elecciones». “Todos los que siguen nuestra historia, incluidos algunos militares, estiman que el país está pasando por su peor crisis desde que empezaron a llamarnos Brasil. En estos 500 años, nunca ha habido una crisis tan grave y tan profunda. Nos enfrentamos, de hecho, a una confluencia de crisis que interfiere en las estructuras de nuestra sociedad”

La evaluación es de João Pedro Stédile, de la Coordinación Nacional del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST), quien participó este viernes 18 en un vivo con periodistas de la redacción Sur21. La conversación de una hora analizó el momento político brasileño actual y las implicaciones de esta confluencia de crisis para la vida del pueblo brasileño.

Para Stédile, la crisis que enfrenta Brasil es una crisis en el modo de producción capitalista en sí y no solo en algunos sectores de la economía. En este escenario, señaló, que las grandes empresas, los bancos y las transnacionales pueden incluso seguir manteniendo ganancias estratosféricas, sin embargo, la forma de organizar la producción ya no es capaz de resolver las necesidades fundamentales de la población brasileña, que es garantizar trabajo, alimentación, vivienda, tierra, ingresos, salud y educación. “Es un sistema anacrónico que ya no proyecta soluciones para el futuro. Tendremos que pensar en una nueva forma de organizar la producción. Todo esto tiene repercusiones muy graves en la sociedad, expresándose como una crisis social ”, dijo.

El líder del MST recordó que 44 multimillonarios brasileños obtuvieron una ganancia extraordinaria de R $ 180 mil millones durante la pandemia, además de lo que ya acumulaban sus empresas. Por otro lado, señaló, tenemos 65 millones de brasileños haciendo cola en Caixa Econômica Federal para recibir 600 reales, que ahora el gobierno quiere reducir a trescientos. “La sociedad brasileña ha cambiado eso. Por un lado 44 multimillonarios, por otro 65 millones de adultos, jefes de familia, que tienen que mendigar seiscientos reales para no morir de hambre ”.

«Todos los biomas de Brasil están en llamas»

La segunda dimensión de la crisis, señaló João Pedro Stédile, es la ambiental que aparece en los fenómenos cíclicos que viene informando la prensa, como el cambio climático y los incendios. “Todos los biomas de Brasil están en llamas. Tenemos 29 mil casos de incendios en la Amazonía, detectados por los satélites del INPE. Tenemos el Pantanal ardiendo, el bioma más húmedo que tenemos. Es como si el tanque de agua de una casa se incendiara. ¿Puedes creerlo? Eso es lo que está pasando. En el Cerrado, aunque menos publicitado, también se están produciendo incendios. El cultivo de soja acabó con la biodiversidad del Cerrado. Y aquí en Pampa también tenemos noticias de incendios ”.

Otro aspecto de esta crisis ambiental, dijo Stédile, ya que las empresas, en tiempos de crisis, explotan los bienes de la naturaleza con mucha más codicia, ya sea la tierra, los bosques, el agua, los minerales o el presal, para apropiarse de estos bienes. de forma privada y llevarlos al mercado. “En este movimiento, para transformar un bien natural en una mercancía, obtienen ganancias extraordinarias. Nestlé, por ejemplo, en la industria láctea, tiene una tasa de ganancia promedio del 13% anual, que es la tasa de ganancia promedio de los capitalistas industriales. Pero cuando va allá en el sur de Minas, toma agua y la transforma en mercadería, su costo es básicamente transporte y plástico, lo que le garantiza una ganancia promedio de 400%.

La tercera dimensión de la crisis, a juicio del líder del MST, es la crisis del Estado burgués, que representa algo más que eventuales crisis institucionales. “El patrón ahora es el burgués financiero y para ellos es mucho más conveniente comprar candidatos que disputar ideas en las elecciones, pero eso trae una contradicción, que es la incredulidad del pueblo en los políticos. Hay una crisis de legitimidad. Incluso pueden ser elegidos, pero la gente no les cree. Vea lo que está pasando ahora. Los dos gobernadores elegidos con mayor apoyo popular, en Río de Janeiro y Santa Catarina, perderán su mandato antes de cumplir dos años en el gobierno. ¿Dónde están las personas que los eligieron? No te importa «.

Cuarto, Stédile también identificó una dimensión ideológica en la crisis. A lo largo del neoliberalismo (un período de 30 años), observó, siguieron martillando en la cabeza a los jóvenes que son felices solo los que consumen, los que van al centro comercial, los que tienen zapatos de moda y celulares. Este discurso, sin embargo, generó una contradicción, señaló. “Estos falsos valores de consumismo, egoísmo e individualismo, son antisociales. La sociedad necesita resolver sus problemas de forma colectiva. La felicidad es colectiva ”. Stédile resumió este tema citando una frase de José Martí: Solo puedes ser feliz ayudando a los demás. “Puede ser la síntesis de los Evangelios o cualquier corriente filosófica. ¿Quieres estar feliz? Entonces ayuda al siguiente. Solo entonces podrás realizarte como ser humano. La lógica del neoliberalismo y el capitalismo es la opuesta: masacrar al siguiente, paso al siguiente ”.

Esta confluencia de crisis en Brasil, señaló Stédile, se agravó con la pandemia del covid-19 y el gobierno de Bolsonaro. Para él, la grave crisis de salud pública provocada por el nuevo coronavirus podría haberse evitado. Citó el ejemplo de países como Vietnam, con solo 35 muertes por covid-19 hasta el momento, de Cuba, con algo más de 90 muertes hasta ahora, y de Indonesia que, con unos 280 millones de habitantes, ha tenido algo hasta ahora. alrededor de 3.500 muertes por covid. “Estamos viviendo esta tragedia social, con más de 130 mil muertos y seguirá aumentando, pues todavía estamos en la meseta. Esto se debe a que no hubo medidas de control del gobierno ”.

Tenemos un gobierno, agregó, que fue elegido por fake news y adopta un método fascista de gobernar. Stédile definió este método de la siguiente manera: “El método adoptado por Bolsonaro y su clase es predicar el odio todo el tiempo. Es odio por los diferentes. Odian a los negros, a los homoafectivos, a todo lo que sea diferente a ellos. Lo diferente se transforma en enemigo. Esto es Loco. En una sociedad tan plural como la nuestra, la diversidad es una riqueza y un valor. Para ellos, ser diferente es ser un enemigo y para los enemigos, el fascismo predica la eliminación. Se puede eliminar moralmente al enemigo con falsa propaganda, o se puede eliminar al enemigo deteniéndolo, como hicieron con Lula, o incluso con la eliminación física, como hicieron con Marielle, que ganaría las elecciones al Senado, en lugar de Flávio. . También mataron a Adriano, en un archivo quemado. Como solo era un miliciano, podía abrir el pico cuando lo arrestaban. Ésa es la gravedad de la crisis que atravesamos en Brasil ”.

«Necesitamos proponer un proyecto de país que sea poscapitalista»

Ante este escenario, Stédile dijo que los caminos hacia la izquierda brasileña no son fáciles y no se pueden tomar de los manuales.

Necesitamos construir un nuevo proyecto de país. No es solo una disputa electoral. Necesitamos encontrar respuestas a estos dilemas que ha traído la crisis del capitalismo. El mismo modelo que adoptaron Lula y Dilma, de neodesarrollo, pasó a otra etapa, previo a esta crisis que afrontamos. Esta crisis es tan profunda que nos obliga a reflexionar y proponer un proyecto de país poscapitalista. Estos mecanismos que están ahí, de la lógica capitalista del mercado, no resuelven los problemas que se avecinan. Ni siquiera resuelve el problema de salud ”.

Este nuevo proyecto y los cambios necesarios, dijo Stédile, tendrán un largo tiempo de transición. “Vamos a resolver esta crisis con unas elecciones. Esto no se resolverá en 2022, aunque tengamos que luchar para que Lula recupere sus derechos. Incluso si Lula gana las elecciones de 2022, la crisis no se resuelve. Necesitamos prepararnos para un largo período de transición. En este contexto, la principal tarea de la izquierda es organizar a la gente, hacer un trabajo de base con la gente, debatir un proyecto de país con la población.

En este trabajo de organización, la izquierda todavía está torcida en la época del capitalismo industrial. Las formas clásicas de organización que tuvimos en el capitalismo industrial, los movimientos (como es el MST), los sindicatos, las asociaciones de vecinos y los partidos, aunque siguen siendo importantes, son insuficientes para organizar a esos 65 millones que se alinearon en Caixa ”.

Para el líder del MST, entre estas personas, las mujeres aparecen como protagonistas centrales y representan el segmento de la clase trabajadora más afectado por la crisis. Otros segmentos que tienen un papel central son los jóvenes de la periferia y, en particular, los negros. “Marighella ya había cantado esta piedra. Dijo que si hay una revolución en Brasil será negra y mixta ”. Los líderes populares que tenemos hoy, que vienen del período anterior, tienen una responsabilidad, concluyó. “Necesitan trabajar con esta unidad de un proyecto más grande y no postularse para las elecciones.

Al fomentar y organizar esta lucha de masas seguramente surgirán nuevos líderes populares que no conocemos hoy, como hemos visto suceder ahora con las dos huelgas de los trabajadores de la entrega de aplicaciones.




Resumen Latinoamericano, 23 de septiembre de 2020

CADTM

COMITE PARA LA ABOLICION DE LA DEUDAS ILEGITIMAS

35 rue Fabry
4000 - Liège- Belgique

00324 226 62 85
info@cadtm.org

cadtm.org