Chávez invita a organizaciones populares a formar parte del MBR-200

Venezuela : Finaliza Encuentro Nacional de Organizaciones Populares con Chávez. «Lo que estamos haciendo hoy decidirá los próximos 200 años de historia».

por Luigino Bracci

Wikimedia Commons

Caracas, 29 de septiembre. Aporrea.org. Rodeado de un gran público popular emocionado y en su enorme mayoría bastante contento por los éxitos alcanzados, finalizó el Encuentro Nacional de Organizaciones Populares con el Presidente Chávez, el cual trabajó durante tres días reuniendo a decenas de organizaciones populares de todo el país para hacer claras propuestas y exigencias al Primer Mandatario Nacional.

El día de hoy comenzó en el Liceo Fermín Toro del centro de Caracas, donde las 18 mesas de trabajo que se formaron con diversas organizaciones populares estaban terminando sus conclusiones sobre varios temas fundamentales: análisis de la coyuntura actual del país y cuales deben ser los próximos pasos para avanzar entre la consolidación del movimiento popular. El día sábado las organizaciones populares estuvieron trabajando todo el día en dichas propuestas, contando entre los participantes en las mesas con personalidades como Marta Harnecker, quien estuvo allí, trabajando codo a codo con la gente como un pequeño grano de arena más sin intenciones de liderar o protagonizar. Sus consejos, sin embargo, fueron valiosos considerando que ella vivió la caída de Salvador Allende causada en parte porque el movimiento popular chileno nunca pudo concretarse..

Entre otras propuestas, estas llamaron nuestra atención:

Aproximadamente a las 3 de la tarde las mesas de trabajo se reunieron en Sala Plenaria para leer las propuestas y someterlas a la aprobación de la asamblea para su incorporación en un documento que se leería en el encuentro con Chávez.

Sin embargo, la desorganización tan común en este tipo de asambleas alargó la plenaria, que ya de por sí había comenzado tarde. Sólo cinco mesas pudieron someter a votación sus propuestas antes de que una de las organizadoras anunciara que teníamos que partir al Teatro Municipal (sede del evento de clausura) al encuentro con Chávez. Los integrantes de las mesas que no pudieron condensar y votar sus propuestas, no dudaron en hacer sentir su opinión en el Teatro. Incluso algunos delegados prepararon pancartas con el lema “CHAVEZ, NO SE HAN LEIDO LAS CONCLUSIONES DE LAS MESAS” para protestar lo que pensaban sería un documento final hecho arbitrariamente por unos pocos.

En el teatro.

La organización del evento dentro del teatro fue impecable. Dos grupos de música popular, un poeta valenciano llamado José Luis Bermúdez y el grupo de Teatro “Reflejos Bolivarianos” hicieron bailar, reír, llorar y deleitarse al variadísimo público procedente de todas partes del país. Bermúdez fue interrumpido varias veces por personas que coreaban “¡Esto sí es cultura, cultura popular!”, y de verdad no voy a perder el tiempo intentando contarles lo que este veterano poeta hizo sentir a su público. Uno de sus versos más inolvidables comparaba en frases cortas el Dios de los negros y el dios de los blancos. “Mi dios nos da comida y agua, tu dios nos esclaviza, ¡carajo!”. Llamó a la unidad, recordando en que Valencia los problemas organizativos ocurren vez tras vez. Pero aún si esto pasara diez veces, si pasara veinte veces, aún si pasara cien veces, cien veces hay que intentar reunificarnos y cien veces hay que seguir luchando para construir nuestro movimiento popular desde las bases. ¿Tenemos alguna otra alternativa?

La llegada de Chávez fue emotiva, como siempre. No sólo por Chávez mismo, sino –sobre todo- por el efecto en ese pueblo tan lindo que tenemos: esos ojos esperanzados, nobles y brillantes... esos rostros sudados y sonrientes... los coros y gritos de los grupos populares que le dan la bienvenida pero que también le hacen todo tipo de exigencias: “cárcel para los golpistas”, “hasta que no haya justicia no habrá paz”, “no a las expulsiones en la universidad”, “Chávez, amigo, el Pueblo está contigo”... Lo más emotivo de esos eventos no es ver al presidente, sino para a su pueblo. Ese pueblo que se organiza y trabaja para su bienestar, el de sus hijos y el de su país, ese mismo pueblo al que la oposición desprecia al llamarlo “sindientes”, ese mismo pueblo al que el fascista rector Giuseppe Giannetto le niega la entrada a la UCV, ese mismo pueblo al que ciertos alcaldes derechistas no desean ver en los Consejos Locales de Planificación Pública. Si tuviéramos una vídeo cámara, no nos esforzaríamos tanto por filmar a Chávez, sino más bien a la Coordinadora Simón Bolívar del 23 de Enero gritando “Bolívar Vive, la lucha sigue”, o a la Asamblea Popular Revolucionaria de Coche, o a la gente de Vargas pidiéndole a Chávez con una pancarta gigantesca que les construya un centro de acopio y un mercado en el oeste del estado costeño, o a los compatriotas que vienen desde Apure, Bolívar o Machiques, muchos de ellos con sólo mil bolívares en el bolsillo, o a los reservistas, los destinados a comandar la lucha de nuestros sectores populares si la derecha intenta retomar el poder.

Pero más que filmar, es preferible estar allí luchando a su lado. Hubo muchos otros periodistas alternativos filmando hoy, entre otros gente de Catia Tve y el amigo Alessandro, el italiano que recibió un disparo en el pie el pasado mes de Agosto, proveniente de la Policía Metropolitana.

A continuación, el grupo teatral “Reflejos Bolivarianos” realizó una interpretación de la vida del Libertador. Vimos a Bolívar desde niño, cuando era protegido por la Negra Hipólita, quien le reclamaba a la madre del Libertador: “el niño tendrá su sangre, ¡pero yo también soy su ‘amá porque su leche es mía!”. La obra teatral recorrió luego la dolorosa pérdida de su esposa, su juramento en el Monte Sacro, la influencia de Simón Rodríguez y de Manuela Saenz y su dolorosa partida.

Se presentan las conclusiones.

En medio de un clima de confusión sobre quien debería hablar en nombre de todos, el dirigente popular Gonzalo Gómez (de la Asamblea Popular Revolucionaria y Voz de los Trabajadores), uno de los organizadores del evento, pidió permiso públicamente a la asamblea para poder hablar en nombre de esta. Ello en vista de que la Plenaria debía elegir de entre los coordinadores de las 18 mesas a la persona que hablaría ante Chávez y la Asamblea dando los resultados, elección que no pudo realizarse por los motivos organizacionales antes expuestos.

Gonzalo, tuvo el difícil papel de anunciar ante el público y las autoridades gubernamentales allí presentes que no se pudo someter todas las conclusiones finales de las mesas a votación de la asamblea. Son decisiones como estas, las que separan a los movimientos populares de base de los partidos políticos de la Cuarta República: Si no es democráticamente, no hay decisión. En tal sentido, Gonzalo anunció la convocatoria a una asamblea nacional a realizarse dentro de dos semanas, para que los movimientos populares conocieran, votaran y aprobaran todas las propuestas de TODAS las mesas.

Aplaudimos con insistencia la actitud democrática que tomaron los organizadores de la Asamblea ante esta situación inesperada. Creemos que se debe evitar que unas pocas personas acaparen la atención y el protagonismo del movimiento popular. Desde aquí pedimos que en la próxima asamblea que se convocará para aprobar las propuestas de las mesas de trabajo, se elija a un vocero proveniente de las mesas (como se había planeado originalmente).

Palabras del presidente.

A pesar de haber estado hablando varias horas en el “Aló Presidente” de esta tarde, Chávez habló por casi dos horas, en el evento de clausura. El Presidente pidió unidad ante las divisiones, y después de hacer un análisis sobre el movimiento independentista que ocurrió en el siglo XIX en Venezuela y otros países bolivarianos, concluyó que todos estos movimientos (el bolivariano y el zamorano entre otros) fracasaron porque no tuvieron un movimiento popular desarrollado.

Chávez pidió unidad a las organizaciones del movimiento popular, pero estando muy conscientes de cuales son las diferencias. “Zamora dio muchas esperanzas a su gente, pero todo terminó por una bala en Cumaná”. “Con Bolívar enfermo, Sucre era un enorme problema para las oligarquías que se estaban apoderando del país. Sucre incluso había organizado repartir tierras a indígenas. Tenían que matarlo. Y lo lograron”. “Espero que me presenten estas propuestas una vez aprobadas, porque estas ya no serán propuestas, SINO EXIGENCIAS que el poder popular hace a su gobierno”. “¿Ustedes creen que a mí me gusta estar en esta posición? Señores, si a mi mañana me tocara luchar por el movimiento popular de portero del Teatro Municipal, lo haría con gusto”. “Yo sólo soy un ‘medio conductor’, que permite que el poder llegue desde el ‘generador’ hasta el pueblo”.

Son sabias palabras que muchos tenemos que tomar en cuenta, pero lo que a muchos se nos quedará grabado en la memoria fue una de las conclusiones de su análisis: “oiganme bien: lo que estamos haciendo hoy, lo que estamos decidiendo en nuestras vidas marcará los próximos 200 años de historia”. A esto podríamos añadir “no sólo historia nacional, sino del mundo”.

MBR-200

Humildemente, Chávez pidió que se añadiera una propuesta a las mesas de trabajo como contribución para la unidad popular. Pero que se añada “como una propuesta más, como si fuera hecha por cualquiera de ustedes: que todos nuestros movimientos populares se unan y conformen el Movimiento Bolivariano Revolucionario MBR-200”. La propuesta fue aplaudida por los asistentes, aunque el propio Chávez indicó luego que esto debe discutirse en las comunidades y decidirse en la asamblea.

Muy pronto los organizadores anunciarán fecha y lugar para finalizar la discusión de las propuestas de las 18 mesas+Chávez. En Aporrea anunciaremos fecha y lugar, y también publicaremos las conclusiones de las 18 mesas para que puedan estudiarse con calma en sus comunidades.

¡Felicitaciones a todas las organizaciones!

Fuente


CADTM

COMITE PARA LA ABOLICION DE LAS DEUDAS ILEGITIMAS

35 rue Fabry
4000 - Liège- Belgique

00324 226 62 85
info@cadtm.org

cadtm.org