printer printer Haga clic en el icono verde de la derecha
Comunicado de prensa
El CADTM manifiesta su indignación por la propuesta de los Estados Unidos de nombrar a Paul Wolfowitz como presidente del Banco Mundial
por CADTM
21 de marzo de 2005

George W. Bush acaba de anunciar su decisión de proponer a Paul Wolfowitz, número 2 del Pentágono y partidario encarnizado de la invasión ilegal de Irak en 2003, como candidato para el puesto de presidente del Banco Mundial.

El CADTM manifiesta su indignación al constatar que este procedimiento particularmente antidemocrático se mantenga siempre en vigor mientras que la buena gobernación sea siempre el corazón de las recomendaciones de estas instituciones. ¡Haz lo que yo digo, no lo que yo hago¡ Llega al punto que el actual presidente, James Wolfensohn, banquero en Nueva York pero australiano de nacimiento, ha debido tomar la nacionalidad estadouinidense antes de ser nombrado en 1995.

El CADTM manifiesta seguidamente su indignación por el hecho de que la presidencia recaiga siempre sobre grandes banqueros o sobre ex ministros de Defensa de los EE.UU. como fue ya el caso de Robert McNamara nombrado en 1968, que fue el director de orquesta de la guerra de Vietnam y que utilizó el Banco Mundial como una verdadera herramienta geopolítica al servicio de los aliados estratégicos de los EE.UU.

Decididamente, el Banco Mundial y el FMI funcionan siempre como simples instrumentos al servicio de las grandes potencias occidentales (Estados Unidos, Canadá, Europa del Oeste), de los mercados financieros y de las sociedades trasnacionales.

El CADTM hace un llamado a los administradores europeos para que bloqueen esta decisión inadmisible, tal como los EE.UU. han osado hacerlo en el año 2000 en el caso del FMI. En efecto, cuando abandonó su puesto el francés Michel Camdessus, el secretario alemán de Finanzas de esa época, Caio Koch-Weser, que era el candidato europeo, fue vetado por los Estados Unidos y después de ello los europeos se pusieron de acuerdo con la candidatura de Horst Köhler.

Apostamos sin embargo que nada bloquearán, ¡bien satisfechos con esa distribución de roles y por haber podido nombrar al español Rodrigo Rato como director del FMI en 2004! Sin embargo, cómo podremos comprender que la presidencia del Banco Mundial jamás haya recaído sobre un ciudadano del Tercer Mundo, zona que se encuentra permanentemente en la primera línea haciendo frente a los desafíos del desarrollo humano.

Uno puede preguntarse justificadamente si estas instituciones pueden reformarse. Desde ese momento, el tema de su legitimidad está planteado. Para el CADTM, otras instituciones financieras internacionales son posibles...y ¡extremadamente necesarias!

Damien Millet, presidente del CADTM Francia, (france chez cadtm.org)

Eric Toussaint, presidente del CADTM Bélgica, (cadtm chez skynet.be)

El CADTM manifiesta su indignación por la propuesta de los Estados Unidos de nombrar a Paul Wolfowitz como presidente del Banco Mundial

George W. Bush acaba de anunciar su decisión de proponer a Paul Wolfowitz, número 2 del Pentágono y partidario encarnizado de la invasión ilegal de Irak en 2003, como candidato para el puesto de presidente del Banco Mundial.

El CADTM manifiesta su indignación al constatar que este procedimiento particularmente antidemocrático se mantenga siempre en vigor mientras que la buena gobernación sea siempre el corazón de las recomendaciones de estas instituciones. ¡Haz lo que yo digo, no lo que yo hago¡ Llega al punto que el actual presidente, James Wolfensohn, banquero en Nueva York pero australiano de nacimiento, ha debido tomar la nacionalidad estadouinidense antes de ser nombrado en 1995.

El CADTM manifiesta seguidamente su indignación por el hecho de que la presidencia recaiga siempre sobre grandes banqueros o sobre ex ministros de Defensa de los EE.UU. como fue ya el caso de Robert McNamara nombrado en 1968, que fue el director de orquesta de la guerra de Vietnam y que utilizó el Banco Mundial como una verdadera herramienta geopolítica al servicio de los aliados estratégicos de los EE.UU.

Decididamente, el Banco Mundial y el FMI funcionan siempre como simples instrumentos al servicio de las grandes potencias occidentales (Estados Unidos , Canadá, Europa del Oeste), de los mercados financieros y de las sociedades trasnacionales.

El CADTM hace un llamado a los administradores europeos para que bloqueen esta decisión inadmisible, tal como los EE.UU. han osado hacerlo en el año 2000 en el caso del FMI. En efecto, cuando abandonó supuesto el francés Michel Camdessus, el secretario alemán de Finanzas de esa época, Caio Koch-Weser, que era el candidato europeo, fue vetado por los Estados Unidos y después de ello los europeos se pusieron de acuerdo con la candidatura de Horst Köhler.

Apostamos sin embargo que nada bloquearán, ¡bien satisfechos con esa distribución de roles y por haber podido nombrar al español Rodrigo Rato como director del FMI en 2004! Sin embargo, cómo podremos comprender que
la presidencia del Banco Mundial jamás haya recaído sobre un ciudadano del Tercer Mundo, zona que se encuentra permanentemente en la primera línea haciendo frente a los desafíos del desarrollo humano.

Uno puede preguntarse justificadamente si estas instituciones pueden reformarse. Desde ese momento, el tema de su legitimidad está planteado. Para el CADTM, otras instituciones financieras internacionales son
posibles...y ¡extremadamente necesarias!

Fuente: IPS Notcias

CADTM