printer printer Haga clic en el icono verde de la derecha
Las cifras de la deuda 2015 : Capítulo 3
La deuda en el Sur
por Eric Toussaint , Daniel Munevar , Pierre Gottiniaux , Antonio Sanabria
19 de febrero de 2015

A pesar de los discursos optimistas del Banco Mundial y del FMI, la deuda de los PED representa todavía un serio obstáculo para la satisfacción de los derechos humanos y las necesidades fundamentales de sus habitantes. La presente sección analiza esa situación y sus características específicas en tres regiones del Sur. [1] Veremos la evolución de la deuda y los principales indicadores económicos que le son asociados desde los años 1960 en África, América Latina y Asia. Aunque en términos relativos el peso de la deuda pública externa disminuyó desde los años 2000, los importes absolutos dedicados al pago de la deuda siguen siendo significativos.

Es necesario señalar que, como la deuda externa aumentó con intensidad en términos absolutos, una disminución en el precio de las materias primas podría hacer insostenible el pago de la deuda para los países que obtienen sus ingresos por esas exportaciones. Es el caso de países como Nigeria, Venezuela, Brasil, Argentina, Guinea Ecuatorial, República Democrática del Congo, Angola y decenas de tantos otros. Si además, como es predecible, los tipos de interés aumentan en los países del Norte, comenzando por los tipos en Estados Unidos, el precio que deberán pagar los países en desarrollo por los préstamos, para reembolsar las antiguas deudas será también insostenible. Finalmente, cuando los tipos aumenten en el Norte, miles de millones de dólares colocados temporalmente en las bolsas del Sur repartirán para el Norte, buscando mejores rendimientos. Una coyuntura como la descrita condujo en los años 1980 a una crisis de deuda en numerosos países en desarrollo. El Banco de Pagos Internacionales (BPI), por lo general prudente, habla también en su informe anual publicado en junio de 2014, de la «trampa de la deuda» para caracterizar la situación en la que entraron numerosos países en desarrollo.


3.1 África y Oriente Medio


3.1.1. La deuda y los recursos destinados a su reembolso

Para los países de África del norte, del África subsahariana y de Oriente Medio, los montos totales de la deuda externa se multiplicaron por 73 entre 1970 y 2012, Durante ese período, estos países pagaron 145 veces la cantidad inicial, que se debía en 1970.


Tabla 3.1. La deuda y los recursos destinados a su reembolso (en miles de millones de USD): África y Oriente Medio
 [2]


3.1.2. Transferencias netas sobre la deuda


Tabla 3.2. Transferencias netas sobre la deuda externa desde 1985 hasta 2012 (en miles de millones de USD): África y Oriente Medio
 [3]

Un saldo positivo indica que la financiación que en-tra por medio del présta-mo es superior al importe referente al reembolso de un año determinado. Un saldo negativo indica que los reembolsos superan a las entradas ligadas al en-deudamiento

Durante el período 1985 – 2000, las administraciones públicas de los países de África del norte, de África subsahariana y de Oriente Medio reembolsaron 61.000 millones de dólares más de lo que habían recibido durante ese mismo período. [4]


3.1.3. Comparación de los flujos de transferencia

Para el continente africano en su conjunto, la ayuda pública al desarrollo (APD) [5] y los recursos enviados por los migrantes compensan apenas los recursos transferidos por esos países a sus diferentes acreedores y a las empresas extranjeras presentes en ese continente.


Tabla 3.3. Comparación entre flujos de transferencias en 2012 (en miles de millones de USD): África y Oriente Medio
 [6]

Como muestra la tabla, la ayuda al desarrollo contabilizada para Oriente Medio en 2012 fue a parar casi en su totalidad al pago del servicio de la deuda externa. Las remesas de los migrantes representan tres veces más que la APD concedida por los gobiernos del Norte.

Respecto al África subsahariana, los flujos que salen hacia el extranjero a través del servicio de la deuda y la repatriación de los beneficios de las transnacionales son casi equivalentes a los flujos entrantes como ayuda pública al desarrollo y el envío de las remesas por los migrantes. En 2012, la repatriación de los beneficios de las empresas en la región más empobrecida del planeta representó el 5 % de su PIB contra el 1 % de la ayuda pública al desarrollo. En ese contexto, conviene preguntarse: ¿quién ayuda a quién?

Recordemos que el balance poco negativo para el África subsahariana o poco positivo para el conjunto de África y Oriente Medio son incompletos: si se tienen en cuenta el conjunto de flujos entre ese continente y los países desarrollados, el balance sería muy negativo. Efectivamente, si se tienen en cuneta el saqueo de los recursos naturales de África por las grandes sociedades privadas, la fuga de cerebros africanos, los activos acumulados por el 1 % más rico e invertidos en los países desarrollados, las manipulaciones de los precios de transferencia por las sociedades transnacionales privadas…. Se verá claramente que han dejado a África asolada. Desgraciadamente, no podemos dar aquí cifras más precisas por falta de espacio. [7]


3.1.4 La dependencia en relación con la exportación de materias primas

Los países de la región mantienen su fuerte dependencia con respecto a la exportación de materias primas. Ello les hace especialmente vulnerables a las fluctuaciones en los precios de tales productos.


Tabla 3.4. Proporción de materias primas en las exportaciones de bienes en 2012 : África y Oriente Medio
 [8]


3.2. Asia, Europa central y del este y Turquía


3.2.1. La deuda y los recursos destinados a su reembolso

En Asia, la deuda externa de los países de la región se multiplicó por 102 entre 1970 y 2012. Durante ese período, Asia destinó 4,9 billones de dólares al pago de la deuda externa.


Tabla 3.5. La deuda y los recursos destinados a su reembolso (en miles de millones de USD): Asia y PECOT


3.2.2. Transferencias netas sobre la deuda

La crisis financiera que comenzó en 2007-2008 en Estados Unidos y que posteriormente se propagó por Europa conllevó un crecimiento rápido de los flujos de capitales hacia los países asiáticos. Esa dinámica tuvo como consecuencia unos saldos positivos en materia de transferencias netas sobre la deuda. Se trata de un cambio significativo en relación a la tendencia histórica de transferencias netas negativas observada desde la década de 1980. Sin embargo, hay que señalar que a partir de mayo de 2013 hasta fines de ese año, los capitales comenzaron a abandonar la región (en particular Indonesia, Filipinas e India) cuando la Reserva Federal estadounidense dio señales a los mercados financieros de que su política comenzaría a cambiar, con menos compras de activos financieros y un posible aumento del tipo de interés. Eso fue un anticipo de lo que se puede producir en un futuro próximo, recordando en algunos aspectos a la crisis asiática de 1996-1997.


Tabla 3.6. Transferencias netas sobre la deuda exterior desde 1985 hasta 2012 (en miles de millones de USD): Asia y PECOT

Un saldo positivo indica que la financiación que en-tra por medio del présta-mo es superior al importe referente al reembolso de un año determinado. Un saldo negativo indica que los reembolsos superan a las entradas ligadas al en-deudamiento


3.2.3. Comparación de los flujos de transferencias

Si en términos relativos el peso de la deuda ha disminuido en Asia, su reembolso y la repatriación de los beneficios de las transnacionales superan en mucho a los montos contabilizados como ayuda pública al desarrollo y a los enviados por los migrantes.


Tabla 3.7. Comparación entre flujos de transferencias en 2012 (en miles de millones de USD): Asia y PECOT
 [9]


3.2.4. La dependencia en relación con la exportación de materias primas

La región del este asiático presenta muy poca dependencia con respecto a las exportaciones de materias primas. Esa situación le es favorable porque implica una evolución estable de los ingresos en divisas. No obstante, Asia del este en su conjunto, como otras regiones en desarrollo, está marcada por la voluntad de la patronal y de los gobiernos que la representan de mantener los salarios lo más bajos posible para permanecer «competitiva». Eso constituye un obstáculo fundamental para un verdadero desarrollo. También hay que tener en cuenta la posibilidad de que los países exportadores de materias primas que compran mercaderías a China y a Asia del este encuentren problemas de solvencia en el caso de una reducción en el precio de las materias primas y no puedan continuar importando en la misma cantidad los productos manufacturados de la región. Asimismo, si la crisis reaparece en Estados Unidos o se profundiza en Europa, las importaciones de productos chinos, coreanos, etc. podría disminuir.


Tabla 3.8. Proporción de materias primas en las exportaciones de bienes en 2012 (% del total): Asia y PECOT


3.3. América Latina y el Caribe


3.3.1. La deuda y los recursos destinados a su reembolso

En América Latina y en el Caribe la deuda externa se multiplicó por 165 entre 1970 y 2012. Durante ese período, la región transfirió a sus acreedores un total de 3,253 billones de dólares.


Tabla 3.9. La deuda y los recursos destinados a su reembolso (en miles de millones de USD): América Latina y el Caribe
 [10]


3.3.2. Transferencias netas sobre la deuda

América Latina presenta uno de los saldos negativos de deuda externa más elevados entre las áreas en desarrollo para el período 1985-2012. No obstante, como en el caso de Asia, esa tendencia histórica fue parcialmente invertida estos últimos años a causa del crecimiento de los flujos de capitales que entran en la región. La experiencia de los años 1970, con una entrada de flujos de capitales hasta el estallido de la crisis de la deuda en 1982, incita a la prudencia.


Tabla 3.10. Transferencias netas sobre la deuda externa desde 1985 hasta 2012 (en miles de millones de USD): América Latina y el Caribe


3.3.3. Comparación de los flujos de transferencias

América Latina, como África y Asia, sufre la transferencia de recursos en beneficio de los acreedores. Los montos transferidos superan de lejos la ayuda pública al desarrollo (AOD).


Tabla 3.11. Comparación entre flujos de transferencias en 2012 (en miles de millones de USD): América Latina y el Caribe
 [11]


3.3.4. La dependencia en relación con la exportación de materias primas

La región se encuentra en un nivel intermedio en términos de dependencia en relación a las exportaciones de materias primas, comparando con las otras dos grandes regiones estudiadas.


Tabla 3.12 Proporción de materias primas en las exportaciones de bienes en 2012 (en % del total): América Latina y el Caribe


3.3.5. La evolución de la deuda interna

La deuda interna ha reemplazado progresivamente a la deuda externa como fuente principal de financiación del sector público. Para los países de la muestra siguiente, la deuda interna se multiplicó por 4 entre 2000 y 2013. La deuda externa se mantuvo estable es ese mismo período.


Tabla 3.13. Composición de la deuda pública (en miles de millones de USD y en % de la deuda total) en América Latina entre 2000 y 2013
 [12]

País 2000 2005 2013
Deuda pública miles de millones de USD % de la deuda total miles de millones de USD % de la deuda total miles de millones de USD % de la deuda total
Argentina interna 47 36 68 53 137 70
externa 81 64 61 47 60 30
Brasil interna 302 79 541 87 1293 95
externa 80 21 82 13 64 5
Colombia interna 26 58 51 69 118 74
externa 18 42 23 31 41 26
Ecuador interna 3 22 4 25 10 43
externa 11 79 11 75 13 57
México interna 74 47 124 63 337 75
externa 85 53 72 37 110 25


3.3.6. El impacto de la deuda sobre la utilización de los recursos públicos

Gracias a la auditoría de la deuda realizada en 2007-2008, con la moratoria unilateral en el pago de la deuda y la posterior recompra de esos bonos a un precio casi un 70 % inferior, se permitió una reducción importante en el stock de la deuda de Ecuador. Este es el único país de la región en el que los gastos de sanidad y educación son mayores que los dedicados al servicio de la deuda. [13]


Tabla 3.14. Distribución de los gastos en los presupuestos nacionales (en % del PIB y en % del presupuesto) en América Latina y el Caribe
 [14]


Notas :

[1La definición de región utilizada en el presente trabajo corresponde a la utilizada por el Banco Mundial para los PED. Las cifras están expresadas en dólares corrientes.

Esta sección se basa en los datos del Banco Mundial (salvo mención contraria): Banco Mundial International Debt Statistics, http://databank.bancomundial.org

[2Los reembolsos corresponden a la suma de la amortización y del pago de intereses provenientes de la deuda.

[3Un saldo positivo indica que la financiación que entra por medio del préstamo es superior al importe referente al reembolso de un año determinado. Un saldo negativo indica que los reembolsos superan a las entradas ligadas al endeudamiento.

[4La transferencia neta sobre la deuda externa pública de África del Norte y Oriente Medio (– 105) más la transferencia neta sobre la deuda externa pública del África subsahariana (44) da 61.000 millones de dólares.

[5Como se ha mencionado antes, una parte importante de la AOD no llega en forma de flujo financiero a los países en desarrollo, sino que se quedaría en los países «donantes» (véase recuadro en el punto 2.4)

[6La cifra de la ayuda oficial al desarrollo corresponde a la suma que los países «donantes» contabilizan como ayuda oficial aunque eso no constituya un flujo real (véase recuadro en el punto 2.4). La cifra de la repatriación de los beneficios de las empresas transnacionales se refiere a la sección «pagos» en los ingresos de la balanza de cuentas corrientes y corresponde a los beneficios obtenidos por las filiales de las transnacionales que se envían a las sedes, en los países de origen de esas empresas.

[7Véase también nota 80. Además recomendamos la lectura de los trabajos del economista Léonce Ndikumna, especialmente «Savings, Capital Flight, and African Development - Part 1», 12 de agosto de 2014, http://triplecrisis.com/savings-capital-flight-and-african-development-part-1/ et http://triplecrisis.com/author/leonce-ndikumana/#sthash.vlyv7ARw.dpuf.

[8Las cifras correspondientes a Oriente Medio y a África del norte corresponden a 2011.

[9Como se mencionó anteriormente, se trata de las cifras oficiales de la ayuda oficial al desarrollo, aunque eso no constituya un flujo real (véase recuadro punto 2.4). La cifra correspondiente a la repatriación de los beneficios de las empresas transnacionales se refiere a la sección «pagos» en los ingresos de la balanza de cuentas corrientes y corresponde a los beneficios obtenidos por las filiales de las transnacionales que son enviados a las sedes en los países de origen de las mismas. Fuente: Base de datos del Banco Mundial.
Recordemos que según el CADTM, el balance sigue siendo incompleto ya que esos datos no tienen en cuenta de la amplitud real del drenaje de recursos de los países en desarrollo hacia los países desarrollados. (Véase nota 80)

[10Los reembolsos corresponden a la suma de las amortizaciones de la deuda más el pago de los intereses correspondientes.

[11Como se ha mencionado anteriormente, se trata de cifras oficiales de la AOD, a pesar de que eso no constituye un flujo real (véase recuadro 2.4). La cifra de repatriación de los beneficios de las transnacionales se refiere a la sección «pagos» en los ingresos de la balanza por cuenta corriente de la balanza de pagos y corresponde a los beneficios obtenidos por las filiales transnacionales que son enviados a sus respectivas empresas matrices en los países de origen. Fuente: Base de datos del Banco Mundial.
Recordemos también que según el CADTM, el balance sigue siendo incompleto ya que los datos no reflejan la amplitud real del drenaje de los recursos de países en desarrollo hacia los países desarrollados. (Véase nota 80).

[12Fuente: Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Latin American Macro Watch Data Tool, http://www.iadb.org. Los datos para la deuda de Argentina corresponden a 2012.

[13Sin embargo, hay que prestar atención puesto que la deuda externa de Ecuador ha comenzado a subir recientemente por los préstamos concedidos por China, a lo que hay que añadir un nuevo préstamo del Banco Mundial.

[14Fuente: Los datos para Argentina, a escala gubernamental, provienen del Presupuesto general de la Nación para el año 2013: Ministerio de Economía y finanzas Públicas, Presidencia de la Nación (Argentina), Presupuesto 2013, Resumen, Buenos Aires, 2013. http://www.mecon.gov.ar/onp/html/presupresumen/resum13.pdf .
Los datos para Brasil relativos al gobierno central para el año 2014 provienen de la Auditoría Ciudadana de la Deuda: María Lucia Fatorelli «Dívida consumirá mais de um trilhão de reais em 2014», Auditoria Cidadã da Dívida, http://www.auditoriacidada.org.br/wp-content/uploads/2013/09/Artigo-Orcamento-2014.pdf

Eric Toussaint

doctor en Ciencias políticas de la Universidad de Lieja y de la Universidad de París VIII, es el portavoz del CADTM internacional y es miembro del Consejo Científico de ATTAC Francia.
Es autor de diversos libros, entre ellos: Capitulación entre adultos. Grecia 2015: Una alternativa era posible, El Viejo Topo, Barcelona, 2020; Sistema Deuda. Historia de las deudas soberanas y su repudio, Icaria Editorial, Barcelona 2018; Bancocracia Icaria Editorial, Barcelona 2015; Una mirada al retrovisor: el neoliberalismo desde sus orígenes hasta la actualidad, Icaria, 2010; La Deuda o la Vida (escrito junto con Damien Millet) Icaria, Barcelona, 2011; La crisis global, El Viejo Topo, Barcelona, 2010; La bolsa o la vida: las finanzas contra los pueblos, Gakoa, 2002. Ha sido miembro de la Comisión de Auditoria Integral del Crédito (CAIC) del Ecuador en 2007-2011.
Coordinó los trabajos de la Comisión de la Verdad Sobre la Deuda, creada por la presidente del Parlamento griego. Esta comisión funcionó, con el auspicio del Parlamento, entre abril y octubre de 2015. El nuevo presidente del Parlamento griego anunció su disolución el 12 de noviembre de 2015.

Daniel Munevar

es un economista post-keynesiano de Bogotá, Colombia. De marzo a julio de 2015, trabajó como asistente del ex ministro de finanzas griego Yanis Varoufakis, asesorándolo en materia de política fiscal y sostenibilidad de la deuda.
Anteriormente, fue asesor del Ministerio de Hacienda de Colombia. También ha trabajado en la UNCTAD.
Es una de los principales autores en el estudio de la deuda pública a nivel internacional. Es investigador en Eurodad.

Pierre Gottiniaux

CADTM Bélgica

Antonio Sanabria