printer printer Haga clic en el icono verde de la derecha
Situación internacional y alternativas radicales
Eric Toussaint en Colombo el 18 de febrero de 2020 8º Taller de Asia del Sur del CADTM
por Eric Toussaint
18 de febrero de 2020

Nos enfrentamos a una crisis multidimensional del sistema capitalista mundial, Crisis económica: estancamiento o recesión en Europa; recesión en el Japón; desaceleración de la economía de los Estados Unidos; desaceleración en la India y en China;
profunda crisis de la industria automovilística a nivel mundial

Enorme aumento de las deudas privadas en particular para las grandes corporaciones incluyendo grandes bancos internacionales y corporaciones como Apple.

La deuda pública también ha aumentado mucho.

Creación de burbujas (burbuja bursátil, burbuja de bonos corporativos,...) como consecuencia de las políticas implementadas por los Bancos Centrales de los países más industrializados

- Crisis ecológica: el carácter dramático de las consecuencias del cambio climático son muy claras y la disminución del crecimiento económico no está produciendo una reducción de la emisión tóxica de gases en la atmósfera.

- Crisis comercial: hay una guerra comercial entre China y los EE.UU., pero también a un nivel más bajo entre Europa y los EE.UU.

- Crisis de varias instituciones internacionales que forman parte del sistema de dominación capitalista del planeta: Crisis de la OMC;

crisis en el FMI en torno a la política en relación con diferentes países como Argentina;

crisis entre la reserva federal de los EE.UU. y la administración Trump;

crisis en la OTAN;

crisis en el G8 (entre el G7 y Rusia);

crisis dentro del Banco Central Europeo.

- Crisis política en países importantes: Crisis en los EE.UU. entre los dos partidos capitalistas: los republicanos y los demócratas (impeachment);

crisis dentro de la Unión Europea;

crisis entre diferentes facciones del gran capital en el Reino Unido en torno a la cuestión del Brexit;

crisis política en Argelia y Sudán

y en la India y Sri Lanka;...

Primera conclusión:

El sistema capitalista está realmente en crisis. En la mente de un gran número de personas en muchos países el rechazo al sistema capitalista es mayor que nunca en las últimas 4 décadas desde el comienzo de la ofensiva neoliberal bajo Pinochet, Thatcher y Reagan.

La ofensiva del gran capital contra los trabajadores sigue en marcha

Pero en diferentes regiones del planeta esta ofensiva es desafiada por movilizaciones masivas de la población

Los pueblos protestan contra el aumento de las desigualdades en muchos países;

la gente también protesta contra las tendencias autoritarias y represivas de los gobiernos capitalistas

Normalmente hay una chispa que provoca la movilización: un aumento de precio (por ejemplo, para el transporte público como en Chile), o la imposición de un impuesto impopular (como el impuesto whatssapp en el Líbano) o una combinación de ambos, como un aumento del precio de los combustibles (anunciado en Francia en noviembre de 2018, en Ecuador en septiembre de 2019, en Irán a finales de 2019) o una medida autoritaria.

La lista de países en los que se han producido movilizaciones masivas en 2018-2019 es impresionante :

Sudán

Argelia (desde febrero 2019 hasta hoy en dia)

Líbano desde octubre 2019

Iraq desde noviembre 2019

Irán en los últimos meses

Nicaragua entre abril et julio 2018

Chile desde octubre 2019

Ecuador en septiembre-octubre 2019

Colombia en noviembre 2019

Haití en varias ocasiones en 2018 y en 2019

Puerto Rico en junio-julio 2019

Francia (apartir de noviembre 2018 con el movimiento de los chalecos amarillos hasta hoy con las mobilizaciones contra la reforma neoliberal de las pensiones)

Bulgaria

Rumania (en 2017-2018)

Rusia (contra las contrarreformas de las pensiones en 2018 y a favor de las elecciones democráticas y contra la represión en 2019)

India

Pakistán: movilizaciones estudiantiles a partir de noviembre de 2019

Hong Kong en 2019 y inicio 2020

Hay que añadir las grandes movilizaciones de la juventud contra la crisis ecológica en los países más industrializados: los países europeos, Canadá, Australia, pero también algunos países latinoamericanos,...

Masivas movilizaciones del pueblo chileno. Octubre 2019

También las grandes movilizaciones de movimientos de mujeres y movimientos feministas en diferentes países como los EE.UU. en 2017, en Argentina desde 2017-2018, en España en 2018-2019 con una huelga feminista masiva de 6 millones de mujeres, en Polonia contra la penalización del aborto, y otros países europeos.

Las ideas izquierdistas recibieron un importante eco en la población de varios países altamente industrializados: véase el apoyo al programa Laborista de Corbyn en 2017 y a la campaña de Bernie Sanders en los EE.UU. en 2016 y ahora en 2020.

Segunda conclusión:

Los pueblos quieren soluciones radicales contra la profunda crisis multidimensional del sistema capitalista

El extremismo radical de derecha puede ganar la batalla política con la izquierda si la izquierda radical es incapaz de proponer soluciones radicales de izquierda.

La izquierda radical debe ser claramente anticapitalista, antirracista, internacionalista, feminista y ecologista/socialista.

Hay una crisis del programa de la izquierda radical y los militantes y activistas deben ser parte de la reconstrucción de un programa hacia el socialismo democrático ecologista y feminista

Movimiento feminista internacional

Tercera conclusión

La cuestión de oponerse al Sistema de Deuda es vital

Debemos oponernos a las deudas siempre que sean ilegítimas.

Más y más gente está sufriendo en todo el planeta por el aumento de las deudas públicas ilegítimas.

Y por el aumento de la deuda privada provocada por las agencias de microcrédito; por los préstamos hipotecarios abusivos; por los préstamos abusivos a los campesinos; por los préstamos abusivos a los estudiantes.

El CADTM pide la abolición de las deudas públicas ilegítimas e insta a los ciudadanos a movilizarse para auditar la deuda.

(Según la doctrina jurídica de la deuda odiosa cuya teoría desarrolló Alexander Sack en 1927 (Sack, 1927), una deuda es «odiosa» cuando se juntan dos condiciones esenciales:

1.- La ausencia de beneficio para la población: la deuda no fue contraída en nombre del interés del pueblo y del Estado, sino contra su interés y/o por el interés personal de dirigentes y de personas próximas al poder.

2.- La complicidad de los prestamistas: los acreedores sabían (o estaban en condiciones de saberlo) que los fondos prestados no beneficiaban a la población.

Según esta doctrina, la naturaleza despótica o democrática de un régimen no debe tenerse en cuenta.

Una deuda es odiosa cuando se cumplen estas dos condiciones: 1) La ausencia de beneficio para la población y 2) la complicidad de los acreedores

El padre de la doctrina de la deuda odiosa, Alexander Sack dice claramente que se pueden atribuir a un gobierno regular deudas odiosas. Sack escribió: «una deuda regularmente contraída por un gobierno regular (puede) considerarse como incuestionablemente odiosa,…» Sack definía un gobierno regular de la siguiente manera: «Debemos considerar un gobierno regular el poder supremo que existe efectivamente dentro de los límites de un territorio determinado. Que ese poder sea monárquico (absoluto o limitado) o republicano; que proceda de la «gracia de Dios» o de la «voluntad del pueblo»; que exprese la «voluntad del pueblo» o no, del pueblo entero o solamente de una parte de éste¸ que se haya establecido legalmente o no, etc., todo esto no tiene importancia para el problema que nos ocupa.» (p. 6) (negrita de É.T.) Fuente: Les effets des transformations des États sur leurs dettes publiques et autres obligations financières : traité juridique et financer, Recueil Sirey, París, 1927. Se puede consultar el texto completo en http://cadtm.org/IMG/pdf/Alexander_Sack_DETTE_ODIEUSE.pdf

• Sack escribió que una deuda puede considerarse odiosa si:

a) « Las necesidades, a causa de las cuales el anterior gobierno había contraído la deuda en cuestión, eran ’odiosas’ y francamente contrarias a los intereses de la población de todo o parte del antiguo territorio y,

b) » los acreedores, en el momento de la emisión del préstamo, habían estado al corriente de su destino odioso.»

Y prosigue: «Establecidos estos dos puntos, correspondería a los acreedores la tarea de probar que los fondos producidos por los citados préstamos habían sido, de hecho, utilizados no para necesidades odiosas, dañinas para la población de todo o de parte del Estado, sino para necesidades generales o especiales de ese Estado, que no ofrecen un carácter odioso.» (Véase: http://www.cadtm.org/La-deuda-odiosa-segun-Alexander )

Esta doctrina fue aplicada varias veces a lo largo de la historia.)

El CADTM también pide la abolición de las deudas privadas ilegítimas.

La principal razón por la que el CADTM está organizando este 8º taller del CADTM en el sur de Asia aquí en Colombo (http://www.cadtm.org/CADTM-SOUTH-ASIA-WORKSHOP-INTERNATIONAL-FINANCIAL-INSTITUTIONS-DEBT-AND-MICRO ) es porque Sri Lanka está afectada por una enorme cantidad de deuda pública ilegítima y porque el pueblo explotado de Sri Lanka está sufriendo un alto nivel de deuda privada doméstica, en particular las mujeres https://www.cadtm.org/Unos-testimonios-abrumadores-sobre

Este taller para el Asia meridional es el cuarto que organiza desde 2008 en Sri Lanka la red internacional CADTM.

El endeudamiento público no es en sí mismo algo malo. Las autoridades públicas pueden utilizar los préstamos para:

- financiar el cierre completo de las centrales térmicas y nucleares;

- sustituir las energías fósiles por fuentes de energía renovables que respeten el medio ambiente;

- financiar la reconversión de los métodos de cultivo actuales, que contribuyen al cambio climático y utilizan muchos insumos químicos responsables de la disminución de la biodiversidad, favoreciendo la producción local de alimentos orgánicos para hacer que la agricultura sea compatible con nuestra lucha contra el cambio climático;

- reducir radicalmente el transporte aéreo y por carretera y desarrollar el transporte colectivo y el uso de los ferrocarriles;

- financiar un ambicioso programa de viviendas sociales de bajo consumo energético.

La deuda pública podría utilizarse para financiar ambiciosos programas de transición ecológica en lugar de aplicar políticas antisociales, extractivistas y productivistas que fomenten la competencia entre las naciones.

El endeudamiento público es bastante legítimo si sirve a proyectos legítimos y si quienes contribuyen al préstamo lo hacen de forma legítima.

Un gobierno popular no dudará en obligar a las grandes empresas (ya sean nacionales, extranjeras o multinacionales), así como a los hogares más ricos, a contribuir al préstamo sin obtener ningún beneficio del mismo, es decir, con un interés cero y sin compensación en caso de inflación.

Al mismo tiempo, una gran parte de las familias de las clases populares será fácilmente persuadida para que confíe sus ahorros a los poderes públicos para financiar los proyectos legítimos antes mencionados. Esta financiación voluntaria de las clases populares sería remunerada a un tipo real positivo, por ejemplo el 4%. Esto significa que si la inflación anual alcanzara el 3%, los poderes públicos pagarían un tipo de interés nominal del 7%, para garantizar un tipo real del 4%.

Este mecanismo sería perfectamente legítimo ya que financiaría proyectos realmente útiles para la sociedad y porque contribuiría a reducir la riqueza de los ricos y a aumentar los ingresos de las clases populares.

La abolición de las deudas ilegítimas debe formar parte de un programa mucho más amplio de medidas ulteriores que desencadene la adopción de una transición hacia un nuevo modelo poscapitalista y posproductivista. Dicho programa incluiría el abandono de las políticas de austeridad, la socialización del sector bancario y de los seguros, la aplicación de una reforma fiscal general con una fuerte imposición del capital, una reducción general de la jornada laboral con contrataciones compensatorias y el mantenimiento de los niveles salariales, la socialización de los sectores de la energía, el agua y la salud, medidas para garantizar la paridad entre los sexos, el desarrollo de los servicios públicos y las prestaciones sociales y la aplicación de una política de transición ecológica fuertemente decidida.

El ecosocialismo debe situarse en el centro del debate, no dejarse de lado. Deben surgir propuestas inmediatas y concretas. Debemos librar la lucha contra la austeridad y emprender el camino de una transición eco-socialista. Es una necesidad absoluta e inmediata.


Eric Toussaint

doctor en Ciencias políticas de la Universidad de Lieja y de la Universidad de París VIII, es el portavoz del CADTM Internacional y es miembro del Consejo Científico de ATTAC Francia.
Es autor de diversos libros, entre ellos: Sistema Deuda. Historia de las deudas soberanas y su repudio, Icaria Editorial, Barcelona 2018; Bancocracia Icaria Editorial, Barcelona 2015; Una mirada al retrovisor: el neoliberalismo desde sus orígenes hasta la actualidad, Icaria, 2010; La Deuda o la Vida (escrito junto con Damien Millet) Icaria, Barcelona, 2011; La crisis global, El Viejo Topo, Barcelona, 2010; La bolsa o la vida: las finanzas contra los pueblos, Gakoa, 2002. Es coautor junto con Damien Millet del libro AAA, Audit, Annulation, Autre politique, Le Seuil, París, 2012.
Coordinó los trabajos de la Comisión de la Verdad Sobre la Deuda, creada por la presidente del Parlamento griego. Esta comisión funcionó, con el auspicio del Parlamento, entre abril y octubre de 2015. El nuevo presidente del Parlamento griego anunció su disolución el 12 de noviembre de 2015.