printer printer Haga clic en el icono verde de la derecha
La deuda ilegítima de Ecuador, por una auditoría integral de la deuda
Capítulo 3 : Información y estadísticas en ecuador
por Benoît Bouchat
25 de agosto de 2007

Capítulo 3 : Información y estadísticas en ecuador

A. Acreencias y acreedores

  • 1. Préstamos acordados con otros Estados
  • 2. Préstamos acordados con organismo de crédito privados
  • 3. Préstamos acordados con organismos multilaterales de crédito

B. Objetivos y resultados

Regreso al indice / Capitulo siguiente

En este capítulo [1] pasaremos revista, en primer lugar, a las deudas que Ecuador contrajo en el plano internacional desde hace treinta años. Plantearemos las preguntas siguientes: ¿Quiénes son los acreedores? ¿Cuál es el monto de las acreencias que tienen? ¿Qué es lo que ha pagado Ecuador? Después, trataremos de demostrar con qué finalidad se contrató el crédito y cuáles son los resultados que el proceso de endeudamiento permitió alcanzar.
Es importante comprender que los acreedores internacionales —Estados, organizaciones multilaterales de crédito y bancos— han reclamado sin cesar, como condición sine qua non para dar su apoyo, la aplicación de «medidas de ajuste estructural» establecidas por las propias instituciones multilaterales de crédito. Estas medidas de ajuste han trastrocado la estructura institucional del país en el sentido de un estallido de los centros de decisión que impide al poder político la adopción de una línea de conducta general firme y clara. La competencia en la ejecución de los proyectos de desarrollo se diluye, enredada entre diferentes instancias que dependen unas veces de un ministerio nacional, otras de otro ministerio, otras de los poderes locales, otras de órganos implantados por las instituciones multilaterales de crédito —las «unidades de ejecución»—, y otras veces de varias de estas instancias a la vez, a tal punto que ya no se sabe quién es el responsable ante quién, e incluso quién está a cargo de qué. De hecho, es un sistema extremadamente opaco, poco eficaz y que otorga un gran poder a unas unidades de ejecución insidiosamente implantadas. A partir de allí, le resultó muy fácil a los acreedores internacionales pesar en las decisiones políticas para orientar todas las inversiones hacia la industria de extracción de materias primas (petróleo, minerales) y hacia los cultivos intensivos. El pago de la deuda no es, en consecuencia, más que la parte más visible de todo un proceso de transferencia de riqueza hacia el Norte, en el cual las empresas multinacionales fueron invitadas por sus Estados —supuestamente para el bien de Ecuador, que se veía obligado a abandonar toda forma de soberanía real— a la explotación de las riquezas naturales del país, generando importantes beneficios en detrimento de la población.

A. Acreencias y acreedores

Entre 1976 y 2006, el monto total de los préstamos contratados por Ecuador se elevaba a la suma de 29.976,5 millones de dólares. Las tablas 1 y 2 son resúmenes que presentan el monto de los contratos de préstamos, las sumas efectivamente entregadas por los acreedores y las sumas pagadas por Ecuador.
En la primera tabla están clasificados por categorías los principales proveedores de divisas del gobierno. En términos relativos, son los organismos multilaterales de crédito, de lejos, los acreedores más importantes, seguidos de los bancos privados. [2] Puede verse también la parte significativa de los bonos del Estado, que han resultado en una inversión muy rentable, como se vio en el capítulo 2.
La segunda tabla muestra que el país ya pagó 35.321,2 millones de dólares por el capital y los intereses debidos a sus acreedores. Sin embargo, el sueldo de la deuda externa pública sigue muy elevado a 10.341millones de dólares en abril de 2007. [3]
En las secciones siguientes presentaremos la lista de los organismos multilaterales de crédito, Estados y bancos que han invertido en la deuda de Ecuador.

Tabla 1. Monto de los préstamos contratados por el sector público entre 1976 y 2006

Acreedores Número de créditos Monto (en millones de dólares) %
Organismos multilaterales 286 12.500,3 42
Gobiernos 114 4.271,7 14
Bancos privados 178 7.920,6 26
Bonos 3 4.069,4 14
Proveedores 90 1.214,5 4
Otros 1 0 0
Total 672 29.976,5 100

Fuente: Marcelo Herdoiza y Cumandá Almeida, «De los créditos contratados por el Estado ecuatoriano», CEIDEX.

Tabla 2. Servicio de la deuda externa de Ecuador entre 1976 y 2006 (en millones de dólares)

Prestamista Monto contratado Desembolsos Capital pagado Intereses pagados Servicio deuda
Organismos multilaterales 12.500,31 10.921,4 7.641,2 4.318 11.959,2
Gobiernos 4.271,65 3.762,4 3.677,4 1.940,9 5.618,3
Bancos privados 7.920,6 4.845 4.987,4 7.500,7 12.488,1
Bonos 4.069,37
Proveedores 1.214,53 1.108,7 1.292,9 490,5 1.783,4
Otros 0 5.338,5 2.275,6 1.196,6 3.472,2
Total 29.976,45 25.976 19.874,5 15.446,7 35.321,2

Fuente: Marcelo Herdoiza y Cumandá Almeida, «De los créditos contratados por el Estado ecuatoriano», CEIDEX.

1. Préstamos acordados con otros Estados

La deuda bilateral ecuatoriana se divide en dos partes: por un lado, los contratos de origen concluidos con los gobiernos de los diferentes Estados, y por otro, la deuda originada en renegociaciones en el seno del Club de París.

Tabla 3. Estado de la deuda bilateral en julio de 2006 (en millones de dólares)

País Contratos originales Club de París Total Porcentaje
Corea del Sur 8,2 0,0 8,2 0,4
Colombia 5,6 0,0 5,6 0,3
China 8,4 0,0 8,4 0,4
Dinamarca 16,0 0,0 16,0 0,7
Bélgica 16,4 0,0 16,4 0,7
Argentina 20,9 0,0 20,9 0,9
Canadá 1,0 25,1 26,1 1,2
Noruega 0,0 35,3 35,3 1,6
Alemania 16,8 40,8 57,6 2,6
Reino Unido 0,0 102,7 102,7 4,7
USA 57,0 61,8 118,8 5,4
Francia 85,9 99,8 185,7 8,4
Israel 0,0 183,6 183,6 8,3
Brasil 316,8 0,0 316,8 14,4
Italia 66,5 292,9 359,4 16,3
Japón 220,3 118,1 338,4 15,4
España 381,9 20,1 402,0 18,3
Total 1221,7 980,2 2201,9 100

Fuente: Hugo Arias Palacios, «Impacto económico, social y ambiental», CEIDEX.

El Club de París es un grupo informal de 19 países acreedores (América del Norte, Europa occidental, Rusia, Japón, Australia), creado en 1956 y cuyo objetivo es gestionar, en beneficio de los acreedores, los problemas de los países con dificultades de pago con alguno de sus 19 miembros. Éstos pueden decidir de común acuerdo una reestructuración de la deuda sobre decenas de años, eventualmente acompañada de una revisión del tipo de interés. Así mismo pueden decidir la anulación de una parte de las acreencias, pero este tratamiento está reservado, en general, a los países pobres muy endeudados (PPME), un grupo del que Ecuador no forma parte, o a los aliados estratégicos (como Pakistán en 2001). De todos modos, cualquier medida de reestructuración o de anulación acordada debe ser precedida de la firma de un acuerdo con el FMI, que impondrá sus medidas de ajuste estructural, trágicas para las poblaciones pobres.
Hay que agregar que la reestructuración de las deudas, así como la emisión de Bonos del Estado, tiene otra función. De alguna manera, permite embarullar las pistas de los préstamos contratados anteriormente de forma ilegítima reemplazándolos por nuevas deudas cuyos acreedores pueden pedir el reembolso con la mayor tranquilidad.
La deuda ecuatoriana fue objeto de ocho reestructuraciones parciales desde 1983. ¿Cuál ha sido el resultado para el endeudamiento del país? Desastroso en todos los casos durante los diez primeros años, en los que las reestructuraciones fueron más frecuentes. Por lo demás, aunque la situación estadística mejorara un poco, la dominación impuesta por la deuda sigue haciendo sentir cruelmente sus efectos.

2. Préstamos acordados con organismo de crédito privados

¿Cuáles son las empresas privadas que han invertido en el desarrollo de Ecuador? En la lista de contratos de créditos que Ecuador concertó con organismos «privados» entre 1982 y 2006 (anexo 1), encontramos los siguientes nombres: ABN-AMRO (111 millones de dólares), Banco Bilbao-Viscaya (143 millones), Chase MB (800 millones), Citibank (29 millones), bancos españoles, hispanoamericanos y, sobre todo, brasileños. Algunos inversores son bancos nacionales, como el Banco de Noruega [4] (17,5 millones). Y uno puede preguntarse ¿qué se oculta detrás de las misteriosas designaciones Bancos (2.516) y Consorcio de Bancos (2,38)?
Los préstamos acordados con organismos de crédito privados pueden financiar proyectos económicos, incluso sociales. Pero con mucha frecuencia los bancos conceden préstamos destinados a reembolsar préstamos precedentes que aún no se han saldado.

3. Préstamos acordados con organismos multilaterales de crédito

La suma total de los préstamos concertados con los organismos multilaterales se eleva a 12.500 millones de dólares y el saldo de esta deuda es todavía al día de hoy de 4.188,4 millones de dólares. La tabla 4 muestra las sumas que cada organismo ha invertido en el desarrollo de Ecuador.

Tabla 4. Suma total de los contratos de créditos concertados con organismos multilaterales de crédito entre 1976 y 2006

Acreedor Número de créditos Monto de los créditos (en millones de dólares) Porcentaje
Banco Interamericano de Desarrollo (BID) 111 3.804,2 30, 4
Banco Internacional de reconstrucción y de Fomento (BIRF) 59 2.421,1 19,4
Corporación Andina de Fomento (CAF) 101 3.493,5 27,9
Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) 5 45 0,4
Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR) 5 1.308,4 10,4
Fondo Monetario Internacional (FMI) 3 1.289,5 10,3
Acuerdo de Santo Domingo 1 47,4 0,4
Otros organismos 1 91,2 0,7
Total 286 12.500,3 100

Fuente: Marcelo Herdoiza y Cumandá Almeida, «De los créditos contratados por el Estado ecuatoriano», CEIDEX

Muy a menudo, los préstamos proporcionados por los organismos multilaterales están vinculados a la realización de proyectos de desarrollo en el país prestatario. Puede tratarse de la construcción de infraestructuras o bien de reformas de ajuste estructural, por ejemplo, un plan de despido masivo o de saneamiento de las cuentas de una empresa pública antes de privatizarla.
Las sumas prestadas financiarán la mayor parte del proyecto, pero el gobierno muchas veces debe aportar una contribución suplementaria, del orden del 10 al 15 % del coste total. A veces, algunos gobiernos extranjeros se asocian a un proyecto prestando o donando cierta suma. Pero, exactamente, ¿cómo se desarrolla la ejecución de estos proyectos?
Se comprueba que, a lo largo de los años, las autoridades centrales del Estado ecuatoriano han perdido poder y competencias en beneficio de estructuras descentralizadas, encargadas de un sector particular, o bien de un proyecto concreto. La primera consecuencia evidente de este despiece es la dificultad de establecer una planificación estratégica, teniendo en cuenta al mismo tiempo todas las especificidades del país, para determinar cuales son los sectores que deben recibir una ayuda prioritaria. El debilitamiento de las autoridades centrales significa que los proyectos de desarrollo de envergadura (construcción de carreteras, modernización de los servicios de atención sanitaria, etc.) son gestionados por entes descentralizados que sólo tienen una visión parcial de la situación.
El debilitamiento del poder central en Ecuador es la consecuencia directa de la pérdida de poder de los entes nacionales en beneficio de los organismos internacionales de crédito, orquestada desde los años 80 por el FMI y las grandes potencias. Ecuador ha malgastado su capital humano haciendo rotar a los técnicos sin ninguna coherencia en los diferentes entes gubernamentales. Debido a esto, al país le falta un equipo de negociadores respetables y eficaces, formado por técnicos experimentados capaces de defender los bienes comunes y de oponerse a los organismos internacionales de crédito.
En realidad, muchos proyectos se decidieron sin hacer los estudios de factibilidad técnica, económico-financiera, social o ecológica. Los empleados que idearon estos proyectos simplemente respetaron la «reglas de buena gestión» circunscriptas al perímetro de su responsabilidad, sin preocuparse de las aspiraciones de la comunidad y de las prioridades nacionales, y sin justificar el recurso al crédito extranjero. A causa de esta falta de visión global, las debilidades del proyecto de desarrollo no dejan de aparecer.
Muy pronto, salieron a la luz las contradicciones entre las disposiciones de la convención de crédito y la legislación ecuatoriana y dieron origen en general a largos debates y a costosos procesos judiciales. Fue en ese momento cuando comenzó el retraso en la ejecución, que más tarde se convertiría en un coste adicional para deudor, es decir, el Estado Ecuatoriano.
Enseguida comenzó la fase de ejecución. El prestatario debe, ante todo, solicitar al prestamista una «declaración de aceptación del crédito, con vistas a proceder a los desembolsos». En el transcurso de esta fase, a menudo el Estado es representado por dos personas con insuficientes conocimientos sobre los múltiples procedimientos de los organismos de crédito. Por esta razón, en general esto lleva mucho tiempo.
Una vez que la declaración es acordada, el proyecto puede seguir adelante. El prestamista dispone entonces de un medio de control sobre la realización del proyecto mediante las transferencias de créditos al país. Este mecanismo, llamado «sin objeciones», por medio del cual el prestamista controla los gastos del prestatario, resulta un auténtico medio de influencia o de presión, en nombre de la sedicente experiencia que aquel posee y bajo la amenaza de cerrar el grifo del crédito.
Los organismos multilaterales de crédito supervisan la fase de ejecución por medio de las misiones de evaluación. Éstas descubren a menudo nuevos elementos que hasta pueden llegar a ser incompatibilidades técnicas, a veces insolubles. En este caso hay que modificar el proyecto, lo que requiere aún más tiempo.
Cuando se supera la fecha prevista para la conclusión del proyecto, la línea de créditos se corta. El Estado debe reembolsar entonces el préstamo con intereses, más una comisión por todas las sumas que estuvieron a su disposición y no utilizó. Esto es muy frecuente en Ecuador, dados los continuos retrasos en la ejecución de los proyectos de desarrollo. Pero las consecuencias de haber superado el plazo no se detienen aquí, porque, a fin de concluir el proyecto, el gobierno se ve nuevamente obligado a negociar un préstamo, con una nueva fecha límite...
Veamos, por ejemplo, el proyecto de rehabilitación de la carretera Baeza-Tena que conecta los Andes con la región del norte de la selva amazónica. Los primeros libramientos se efectuaron el 28 de junio de 2002 y se debían escalonar a lo largo de 36 meses, hasta el 28 de diciembre de 2004. Las razones por el atraso invocadas por el Ministerio de Obras Públicas fueron los problemas técnicos relacionados con el cambio de revestimiento de asfalto de la carretera, la necesidad de realizar obras suplementarias en ciertos lugares, tales como canalizaciones de agua, cuestiones sobre la oportunidad de finalizar el acceso a un puente dado que posiblemente se construiría uno nuevo y, por supuesto, problemas relativos a las características climáticas de la zona.
En resumen, la falta de una planificación estratégica en el nivel nacional impide el desarrollo de proyectos que sirvan realmente los intereses del país. Por otra parte, los proyectos decididos están mal elaborados y resultan muy onerosos para las finanzas del Estado debido a unos plazos inalcanzables. Pues bien, este proceso tiene su fuente en el control de las instituciones financieras internacionales sobre la economía ecuatoriana y su exigencia de un retroceso importante de la presencia del Estado en la toma de decisiones. Bajo el impulso del FMI y del Banco Mundial, se privilegia los intereses privados mientras que, prácticamente, el interés común no se tiene en cuenta. En estas circunstancias, podemos preguntarnos ¿dónde se sitúa, en este proceso, el interés de Ecuador y de su población?, y este proceso, ¿no es, en fin de cuentas, el mejor medio encontrado para hacer entrar en vereda al pueblo ecuatoriano y apropiarse de sus riquezas?

B. Objetivos y resultados

Según los datos disponibles, sólo el 14 % de las sumas prestadas entre 1989 y 2006 fueron empleadas en proyectos de desarrollo (agua potable, energía, riego, transportes, telecomunicaciones, infraestructura social, apoyo a las empresas). El 86 % restante sirvió para pagar el servicio de la deuda externa.
Si observamos con más atención, podemos ver que incluso el 34 % de esa parte, ya marginal, no se empleó en proyectos de desarrollo propiamente dicho, sino que fue destinado a «reformar el sector financiero».
En definitiva, del total de las sumas concedidas cada año entre 1989 y 2006, a título de préstamos internacionales, el 4,5 % se invirtió en la infraestructura física que sirve al sector productivo (transportes, telecomunicaciones, energía, agua potable, riego), el 2,2 % se destinó a la promoción del propio sector productivo (industria piscícola, agroindustria, turismo, pequeña industria y agricultura, comercio exterior), el 2,1 % se afectó al desarrollo de la infraestructura social (educación, desarrollo urbano, saneamiento ambiental, salud, desarrollo rural) y finalmente, el 0,4 % permitió financiar diversos proyectos de reformas («Control y Seguridad interna», «Modernización del Estado», etc.).
Podemos decir en consecuencia que sectores fundamentales como la salud y la educación no recibieron demasiada atención por parte de los acreedores internacionales. Los derechos humanos fundamentales, entre ellos, en primer lugar, la salud y la educación, han sido pisoteados durante años en Ecuador por falta de medios. Y esta penuria de medios fue organizada deliberadamente por las autoridades nacionales bajo la presión del FMI y del Banco Mundial. En efecto, los programas de desarrollo humano fueron forzados a reducir sus gastos, debido a que ciertas restricciones presupuestarias impuestas por los organismos multilaterales eran necesarias para poder acceder al endeudamiento externo, como se muestra en la tabla siguiente. Por consiguiente, es necesario destacar la falta de legitimidad democrática de tal asignación de los recursos, centrada en la exportación de capitales, en un país ampliamente afectado por la pobreza.

Tabla 5. Servicio de la deuda pública y gastos sociales en el Presupuesto del Gobierno Central (PGC) (en millones de dólares)

Año Servicio de la deuda en el PGC Educación y cultura Salud y desarrollo comunal Gasto total des PGC Servicio deuda (Participación en el PGC %) Educación y cultura (Participación en el PGC %) Salud y desarrollo comunal (Participación en el PGC %) Otros gastos (Participación en el PGC %)
41,9 13,7 4,7 39,7
1996 1630 613 230 4451 36,6 13,8 5,2 44,4
1997 2392 690 191 5290 45,2 13 3,6 38,1
1998 1736 636 207 4385 39,6 14,5 4,7 41,2
1999 1801 525 171 3989 45,1 13,2 4,3 37,4
2000 1680 416 147 4035 41,6 10,3 3,6 44,4
2001 1828 493 189 5489 33,3 9 3,4 54,3
2002 2019 694 259 5506 36,7 12,6 4,7 46
2003 1951 676 310 6188 31,5 10,9 5 52,5
2004 1652 858 371 7323 36,2 11,7 5,1 47
2005 2828 946 423 7915 35,7 12 5,3 47
2006 2980 605 294 6222 47,9 9,7 4,7 37,7

Fuente: Leonardo Vicuña, «Apéndice Estadístico», CEIDEX.

En cuanto a los resultados concretos de inversiones externas, su impacto sobre el empleo, el bienestar, la riqueza de los habitantes, es muy difícil evaluarlos a la hora actual, pues jamás existió en el país una autoridad encargada de desempeñar este papel. Sin embargo, esto sería poca cosa, y no puede dejar de causar asombro que entre las exigencias de «buena gobernanza» de las instituciones internacionales de crédito no figure en un sitio destacado la evaluación minuciosa del impacto de cada política, de cada proyecto sobre el desarrollo económico y sociocultural del país. Pensamos que esta laguna es una demostración del modo de funcionamiento de los prestamistas internacionales, que se niegan a cuestionar sus dogmas relativos al desarrollo y que intentan camuflar los magros resultados obtenidos a fin de perpetuar la organización del expolio de los recursos de Ecuador y su relegación entre los «sub-Estados», asistidos y enfeudados a las grandes potencias del escenario internacional. Por todo ello, se impone una auditoría, con urgencia, para obligar a los diferentes responsables a rendir cuentas.

ANEX0 1 : Créditos provenientes de bancos extranjeros entre 1982 y 2006 (en millones de dólares)

Acreedor Monto
ABN AMRO BANK - N.V. - ESPAÑA $56,34
ABN AMRO BANK N.V. - DINAMARCA $22,62
ABN AMRO BANK N.V. - USA $20,44
ABN AMROBANK N.V.-BRASIL $11,63
AUSSENHANDELSBANK A.G. $1,73
BANCO BILBAO VIZCAYA - ESPAÑA $89,41
BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA - ESPAÑA $53,69
BANCO DE COMERCIO EXTERIOR (BANCOLEX) - COLOMBIA $54,00
BANCO DEL BRASIL S.A. $63,30
BANCO EXTERIOR DE ESPAÑA S.A. $92,94
BANCO INTERNAC. SAO PAULO BRASIL $8,57
BANCOMER DE MEXICO S.N.C. $21,91
BANCOMEXT - MEXICO $20,00
BANCOS $2.516,00
BANK DE NORUEGA (TRAMO A) $12,72
BANK DE NORUEGA (TRAMO B) $4,78
BANK HEDERLAND H.V.Y. $10,63
BERLINER HANDELZ UND FRANKFURTER BANK $0,93
CACEX (BANCO DO BRASIL) $477,90
CHASE MANHATTAN BANK $300,00
CHASE MANHATTAN INTERNATIONAL LIMITED $500,00
CITYBANK N. A. $29,23
CONSORCIO BANCOS $2,3
CONSORCIO BANCOS FRANCESES (COFACE) $19,30
CONSORCIO DE BANCOS E.F. HUTTON $200,00
CREDIT COMMERCIAL DE FRANCE $118,92
DEUTSCHE AUSSENHANDELSBANK - ALEMANIA $5,00
DEUTSCHE AUSSENHANDELSBANK A.G. DABA $29,20
DEUTSCHE BANK S.A. - ESPAÑA $119,77
EXIMBANK JAPON $214,02
EXPORT IMPORT BANK DEL JAPON $23,11
F.M.O. - HOLANDA $2,75
FIRST NINSCONSIN NAT. BANK MILNAUKEE $1,39
FIRST UNION NATIONAL BANK - USA $72,00
FIRST WISCOMSIN NAT. BANK $14,10
FRANCES LECT / CREDIT NATIONAL $2,15
GENERAL BANK DE BRUSELAS BELGICA $9,09
IBM WORLD TRADE CORP. DE LOS EE.UU. $3,03
KREDISTANSTAL BANKVEREIN DE VIENA $4,19
LIBRA BANK PLC. LONDRES $32,00
LLOYDS BANK INTERNAT LTDA. $63,36
LLOYDS INT. CORP. $431,20
MORGAN GRENFELL $50,43
MORGAN GRENFELL & CO.LTD. - REINO UNIDO $24,80
MORGAN GRENFELL LONDRES $64,54
NATIONAL BANK OF WASHINGTON $2,11
NATIONAL HESTNINSTER BANK EE.UU. $1,32
SVENSKA HANDELSBAKEN ESTOCOLMO SUECIA $60,00
THE BANK OF TOKIO JAPAN $130,00

Regreso al indice / Capitulo siguiente


Este trabajo colectivo ha sido realizado por el CADTM en Julio de 2007, a pedido de AFRODAD. Benoît Bouchat, Virginie de Romanet, Stéphanie Jacquemont, Cécile Lamarque y Éric Toussaint, CADTM.

Comité de lectura: Myriam Bourgy, Damien Millet y Renaud Vivien.

Traducción al español a cargo de Claudio Guthmann, Víctor Isidro, Juan Antonio Julián, Griselda Piñero, Raúl Quiroz y Lucie Viteri.

Notas :

[1La redacción de este capítulo se basó en el informe de la Comisión Especial de Investigación de la Deuda Externa de Ecuador (CEIDEX), encomendado por el gobierno de presidente Palacio el 29 de marzo de 2006 y publicado el 9 de diciembre del mismo año.

[2Como veremos más adelante, a veces son Estados que se ocultan en esta categoría bajo la denominación de banco «privado». Es el caso del Banco de Noruega y del Banco de Brasil.

[3Patiño Aroca, R., ministro de Economía y Finanzas, «Información al Congreso Nacional», 16 de mayo de 2007.

[4Ver: Kjetil G. Abildsnes en «Why Norway took Creditor Responsability – The case of the Ship Export campaign».

Benoît Bouchat