printer printer Haga clic en el icono verde de la derecha
Una delegación del CADTM en el PNUD para una consulta sobre la deuda
por Myriam Bourgy
20 de junio de 2008

El año 2008 estará marcado en el ámbito del desarrollo por dos conferencias internacionales, la primera en Accra, en el próximo mes de septiembre, sobre la eficacia de la ayuda, y la segunda en Doha, a fines de noviembre, sobre la financiación del desarrollo. Esta última conferencia ofrecerá la oportunidad de efectuar una evaluación de la aplicación del programa de Monterrey (adoptado en marzo de 2002) y de redefinir nuevas modalidades que permitan la materialización de los objetivos del milenio para el desarrollo. Recordemos que el capítulo V del programa de Monterrey está dedicado a la deuda externa. Por lo tanto, es en este marco que el CADTM fue invitado a participar los días 29 y 30 de mayo en una consulta del PNUD [1]
sobre la deuda. Las principales redes y organizaciones que trabajan sobre el tema de la deuda fueron invitadas a contribuir con sus opiniones sobre “Cómo evitar una nueva crisis de la deuda en 2015”. Estaban presentes 6 miembros de la red del CADTM: Victor Nzuzi (República Democrática del Congo), Aminata Touré Barry (Malí), Mimoun Rahmani (Marruecos), Fathi Chamkhi (Túnez), Sushovan Dhar (India) y Myriam Bourgy (Bélgica).
En el programa de la reunión había cuatro temas principales: la sostenibilidad de la deuda, la deuda pública en las economías emergentes y en los países de ingresos medios, la deuda odiosa e ilegítima, y proposiciones para la creación de estructuras institucionales transparentes basadas en el principio de corresponsabilidad, a fin de prevenir y evitar una nueva crisis de la deuda.

Sostenibilidad de la deuda en los países beneficiarios de la iniciativa IADM

La primera sesión de trabajo se dedicó a la sostenibilidad de la deuda. Intervinieron diversos participantes: Sitali Muytwa (de Jubileo Zambia), Patricia Miranda (de Jubileo Bolivia) y Dusan Zivkovic de la CNUCED. Hay que señalar que la moderación estaba asegurada por un representante del Banco Mundial, quien destacó que las iniciativas PPAE e IADM habían sido positivas. Las dos primeras personas que intervinieron explicaron el balance y el impacto de ambas iniciativas en Bolivia y en Zambia.
Asimismo señalaron cierta reducción en el servicio y en el stock de la deuda. Sin embargo, el peso de la deuda sigue siendo muy importante y este problema no se ha resuelto definitivamente, como se pensaba que iba a suceder al aplicarse estas iniciativas. Teniendo en cuenta su afinidad con las posiciones de los países en desarrollo, el discurso de la CNUCED fue decepcionante. La CNUCED se congratuló de la aplicación de las dos iniciativas de alivio de la deuda, del papel cada vez más importante de los fondos privados, y sólo apostó por el crecimiento. Victor Nzuzi (NAD -RDC) se refirió a la no consideración de la deuda ilegítima en la iniciativa PPAE y que esta iniciativa ha sido un fracaso. Además no se puede aceptar la expresión sostenibilidad de la deuda. Ésta significa admitir que los países puedan reembolsar al máximo de sus posibilidades y sobre todo que actúen de manera de evitar una nueva crisis de la deuda, la que sería perjudicial para los acreedores. Por lo tanto, cómo se puede hablar de sostenibilidad de la deuda cuando ésta sigue siendo una pesada carga que impide la satisfacción de las necesidades fundamentales. La viabilidad de la deuda debe medirse con relación a los derechos humanos. Aminata Barry (CAD-Malí) habló sobre la democracia y la participación de las organizaciones de la sociedad civil en las iniciativas. En efecto, las organizaciones consultadas son con frecuencia aquellas que comparten las posiciones del gobierno. Myriam Bourgy se refirió a la necesidad de tener en cuenta el endeudamiento de las empresas privadas cuando se hace el cálculo del endeudamiento de un país. Es decir, un fuerte endeudamiento de la banca privada puede constituir en el futuro una deuda pública, como ha sido el caso en muchas crisis económicas de los años 1990-2000. La importancia de la deuda interna en el endeudamiento de los PED se tuvo en cuenta durante toda la sesión. La ayuda estuvo en el centro del debate, pero nunca se consideró que es el Sur el que financia al Norte. La cuestión principal es por consiguiente conseguir que los fondos permanezcan en los PED mediante medida como el control de la repatriación de los beneficios, que entre los años 2000 y 2006 se multiplicó por 4,5, la explotación de los recursos naturales que realmente beneficien al país, etc.
Se abordó otro tema: el de los fondos buitre. Hubo acuerdo sobre el hecho de que es necesaria la lucha contra dichos fondos. Según nuestro criterio la guerra debería incluir la adopción de leyes nacionales tanto en el Norte (como ha hecho Bélgica) como en el Sur, pero también se debería luchar en forma global contra los paraísos fiscales que albergan estos fondos.
Finalmente, respondiendo a la CNUCED, no hay que olvidar que los fondos privados y en particular las fundaciones del tipo “Bill y Melinda” no toman en cuenta las razones fundamentales de los problemas. El caso de los mosquiteros es un buen ejemplo de resolución de un problema mediante la colocación de parches sin tocar el fondo de la cuestión, cosa que requeriría una mejora de las condiciones sanitarias de la población, la búsqueda de una vacuna, etc. Se trata por lo tanto de observar la calidad de la ayuda, sin olvidar que estos fondos privados están ligados a unos intereses económicos que son divergentes de los del pueblo.

La deuda pública de los países de ingresos medios y las economías emergentes

Karina Saenz de la CAIC de Ecuador intervino, así como Kim-Marie Spence de CAPRI de Jamaica y Oscar Ugarteche, sobre la nueva arquitectura financiera regional. La argumentación de Oscar Ugarteche se basó en la constitución de conjuntos regionales, en los que se crearían nuevas instituciones, nuevas monedas. Para él, unos de los modelos a seguir es el de la integración europea, lo que para nosotros no es de ninguna manera un buen ejemplo. La UE liberal, burlándose de los derechos sociales y democráticos, no es, evidentemente, un paradigma a seguir. Sushovan (India) intervino interpelando a Oscar Ugarteche: ¿Acaso, esta arquitectura no requiere un cambio político? Éste respondió que una revolución mundial no es necesaria ya que el Banco Mundial y el FMI han perdido todo su poder. El FMI ya vendió una parte de su oro. Victor Nzuzi habló sobre las monedas regionales, sobre cómo hacer para que una moneda no esté ligada a una dominación política por su indexación a otra moneda, como es el caso del CFA.
Mimoun Rahmani (Marruecos) tomó la palabra para referirse a la importancia de la deuda interna en los MIC. Existe una verdadera transferencia de la deuda externa a la deuda interna. Los países de ingresos medios no se han “beneficiado” de la iniciativa PPAE, pero, a pesar de ello, se implementó una determinada gestión de su deuda: la llamada gestión activa de la deuda. Esta gestión, que también tiene condicionalidades, se aplicó en Marruecos, al margen de las iniciativas PPAE e IADM.

Deuda Odiosa y deuda ilegítima

El debate sobre la deuda odiosa e ilegítima fue muy intenso. El Banco Mundial y la CNUCED presentaron informes sobre el tema. [2]
Hubo conferencias internacionales como la organizada por Aktionfinanzplatz en Berna, Suiza, que reunió tanto a universitarios como a organizaciones. En el curso de esta sesión Lidy Nacpil (Jubileo Sur) explicó qué es la deuda ilegítima [3]
. Sabine Michalowski de la universidad de Essex se refirió al actual debate sobre la deuda odiosa. Según ella hay un consenso, en el seno del profesorado de derecho, de que la doctrina de la deuda odiosa no es una doctrina legal reconocida. Así por lo tanto, la deuda odiosa se debería enmarcar en el derecho público. Una de las posibilidades para conseguir la anulación de una deuda es considerarla según el jus cogens, determinando si el préstamo viola o no estas normas superiores de derecho internacional. Jostein Hole Kobbeltvedt, de la Iglesia noruega, recordó la decisión tomada por Noruega que anuló una parte de la deuda de cinco países en octubre de 2006, según los principios de la deuda ilegítima y de corresponsabilidad. Hay que destacar que Noruega tomó esta decisión fuera del marco del Club de París, y que los otros acreedores quisieron sancionarla por falta de solidaridad en el seno del club (como si este club fuera conocido por su solidaridad…). La anulación de Noruega es poco significativa desde el punto de vista económico, pero es extremadamente importante desde un punto de vista simbólico.
Victor Nzuzi intervino para señalar que los intelectuales deben crear instrumentos al servicio de los pobres. Poco importa que la deuda odiosa sea o no sea reconocida en el derecho internacional. Existen criterios pertinentes ya enunciados, que sólo falta aplicar, con los cuales los países y los pueblos del Sur pueden repudiar la deuda. Fathi Chamkhi presentó el ejemplo concreto de Túnez, donde las deudas contraídas pueden ser consideradas odiosas. Aminata Barry demostró la importancia de llevar a cabo auditorías para identificar las deudas ilegítimas y odiosas.

Propuestas de estructuras institucionales permanentes basadas en la corresponsabilidad para prevenir y solucionar futuras crisis de la deuda

Kunibert Raffer, de la universidad de Viena, y Jürgen Kaiser presentaron un proyecto de un tribunal internacional de arbitraje basado en los principios del estado de derecho, de imparcialidad y de responsabilidad. En nombre del CADTM, Sushovan precisó que un tribunal de arbitraje no es la mejor solución, puesto que es necesario tener en cuenta las relaciones de fuerza y de poder. Esto tiene importantes consecuencias en cuanto a la opción del derecho aplicable, al lugar del arbitraje, a las decisiones adoptadas, etc. Todo hace pensar que este arbitraje favorecería a los acreedores. También intervinieron como oradores Vitales Meja, de Afrodad y Njoki Njehu. Esta última insistió en la necesidad de efectuar auditorías de la deuda y en particular auditorías ciudadanas de la deuda. Los ciudadanos deben poder controlar el endeudamiento del Estado, y la auditoría es precisamente un mecanismo que permite determinar responsabilidades, identificar qué deuda es odiosa o ilegítima. Esto podría también obligar tanto a los acreedores como a los gobiernos de los PED a asumir sus responsabilidades. Victor Nzuzi intervino recordando la necesidad de la realización de estas auditorías y de que las campañas contra la deuda adopten una estrategia de desarrollo de estas iniciativas en todos los países, inspirándose en las de Noruega y Ecuador.


Traducido por Griselda Pinero y Raul Quiroz

Myriam Bourgy

CADTM France