Crack financiero global y guerra del petróleo: Esto recién empieza

20 de marzo por Carlos Carcione


La historia de la economía mundial registrará la crisis del año 2020, al menos al mismo nivel que las ocurridas en 1929 o 2008. Y el mes de marzo será reconocido como el inicio de ese colapso de pronóstico reservado. El pánico que viven por estas horas los mercados de bonos y acciones que en apenas 3 ruedas, las del lunes 9, el jueves 12 y lunes 16 de marzo, en Wall Street por ejemplo, perdió todas las ganancias obtenidas desde el 2016; la guerra por los mercados del petróleo que redujo a menos de la mitad los precios que el barril tenía a principios de año; el terror que se está instalando en los bancos centrales de los países más desarrollados y de instituciones como el FMI, y el horizonte de profunda recesión global que todos los pronósticos dan por hecho, son los elementos de la tormenta perfecta que se ha disparado, a pesar de las caídas y recuperaciones de las bolsas que sucederán, difícilmente pueda ser detenida en el corto plazo.

La asociación directa, de relación causa efecto, de esta crisis con la pandemia del Covid-19 muestra la superficialidad, el cinismo y la incomprensión de los economistas de la corriente oficial. Que el virus haya funcionado como disparador del pánico de los mercados lo que en realidad prueba es que el sistema está profundamente enfermo. Devela que la crisis es sistémica, del capitalismo como modo de producción, estructura de organización social y superestructura política, pero esta crisis venía incubándose desde antes. El estallido del crak que se está desarrollando, podría haber ocurrido eventualmente por cualquier otra razón. Para mencionar solo alguna de ellas, podemos decir que estuvo a punto de suceder los primeros días de enero cuando en un ataque brutal, Estados Unidos asesinó al general Soleimani de la Guardia Revolucionaria de Irán, planteando una situación pre bélica. Analizado desde otro punto de vista, el aparente control de la circulación del virus en China y su supuesta vuelta gradual a la normalidad económica tampoco frenará el desarrollo de la crisis global. Lo que se está derrumbando es el endeble equilibrio del sistema posterior a 2008, y no es por el virus. Por el contrario, la propia aparición del virus tiene que ver con esta crisis sistémica y puede ser explicada por ella. El extractivismo feroz con la minería que ataca todas las fuentes de agua dulce y contamina y envenena, la liquidación de los delicados equilibrios ambientales por el cambio climático y por la depredación cruel de la naturaleza por la irracional desforestación, la agricultura que envenena ríos, tierras y personas por el uso de agro tóxicos, la mercantilización vertiginosa y despiadada de toda la vida silvestre, todos estos hechos crearon las condiciones propicias para la aparición de estos nuevos virus.

El combo de medidas ensayadas por los bancos centrales del G7 G7 Alemania, Canadá, EE.UU., Francia, Gran Bretaña, Italia, Japón. Se reúnen anualmente los siete jefes de Estado, generalmente a fines de mayo o principios de julio. El G7 se reunió por primera vez en 1975 a iniciativa del presidente francés, Valery Giscard d’Estaing. repite las recetas que se probaron durante la crisis del 2008, pero si entonces no lograron dar a inicio a un ciclo sostenido de crecimiento vigoroso, en esta oportunidad usada de manera preventiva, no pudieron evitar el crak. Por otra parte los anuncios de gobiernos como por ejemplo los de Francia e Italia y España entre otros, de nacionalizar las grandes empresas que quiebren, o el apoyo social parcial para encubrir el socorro a los grandes capitales y los bancos, pueden resultar medidas ineficaces o tardías siguiendo el mismo rumbo que las monetarias que están tomando los bancos centrales.


Economía real, Deuda Deuda Deuda multilateral La que es debida al Banco Mundial, al FMI, a los bancos de desarrollo regionales como el Banco Africano de Desarrollo y a otras organizaciones multilaterales como el Fondo Europeo de Desarrollo.
Deuda privada Préstamos contraídos por prestatarios privados sea cual sea el prestador.
Deuda pública Conjunto de préstamos contraídos por prestatarios públicos. Reescalonamiento. Modificación de los términos de una deuda, por ejemplo modificando los vencimientos o en relación al pago de lo principal y/o de los intereses.
Corporativa y sobreacumulación de capital ficticio

Cuál es la razón que explica que puedan evaporarse en apenas días 22 billones (22 seguido de doce ceros) de dólares, una cifra algo superior a toda la riqueza creada en Estados Unidos en un año, el mayor PBI mundial. Por qué la caída de los precios del petróleo al contrario de estimular la reactivación de la economía como ocurrió durante la mini recesión global de 2014-2015, ayudó al crak financiero en curso. La respuesta a estas preguntas se encuentra en la evolución de la economía real.

Desde la salida la Gran Recesión del 2008, al contrario que luego de crisis anteriores, no se inició un nuevo ciclo de crecimiento económico vigoroso en los países desarrollados. Si tomamos Estados Unidos, es cierto que ha tenido un crecimiento económico prolongado pero no es menos cierto que ese crecimiento ha sido débil y asentado sobre todo en el sector servicios y el financiero, y ya en los últimos trimestres de 2019 la economía de producción de mercancías estaba ingresando en el terreno de la recesión, o de un crecimiento negativo que amenazaba al conjunto de la economía. Pero esto no ocurría sólo Estados Unidos, la tendencia también se estaba desarrollando al menos en otras 3 economías del G7. Si tomamos los últimos dos trimestres del año 2019, Alemania, Italia y Japón presentaban un panorama más grave que el propio Estados Unidos y la perspectiva era que Reino Unido siguiera ese camino impulsado por el Breixit. Este fenómeno se provoca por una caída secular, es decir histórica de la inversión productiva y de la productividad del trabajo, asentado en la caída de la tasa de ganancia.

Así mientras el crecimiento, la inversión y el rendimiento del trabajo no impulsaban la economía global, el capital fue buscando su valorización en sector financiero, pero el crecimiento de los precios de bonos y acciones no reflejan la realidad de la economía productiva. Por otra parte las medidas de estímulo tomadas por los bancos centrales o los gobiernos como las bajas tasas de interés Interés Cantidad pagada como remuneración de una inversión o percibida por un prestamista. El interés se calcula sobre la base de la cantidad de capital invertido o prestado, de la duración de la operación y del último tipo aplicado en ese momento. e incluso la rebaja de impuestos más grande de las últimas décadas, por ejemplo en Estados Unidos, tampoco se volcaron a la producción y continuaron inflando las burbujas especulativas del capital ficticio y aumentaron a nieles superiores a la gran crisis de 2008, las deudas corporativas, las soberanas y de los ciudadanos que en este marco se vuelven impagables. Es en este contexto que se fue formando la actual tormenta perfecta que provoca la liquidación de la sobreacumulación de capital financiero y empuja a una nueva gran recesión global.


Petróleo y guerras comerciales: final de la globalización Globalización (ver también Mundialización)

Origen y sentido de este término anglosajón: en inglés, la palabra «global» se refiere tanto a fenómenos que interesan a la (o las) sociedad(es) humana(s) a nivel del globo como tal (es el caso de la expresión «global warming» que designa el efecto invernadero), como a procesos que poseen la característica de ser «globales» únicamente en la perspectiva estratégica de un «agente económico» o de un «actor social» preciso. En lo que estamos viendo, el término «globalización» nació en las bussiness schools norteamericanas y reviste el segundo sentido. Se refiere a los parámetros pertinentes de la acción estratégica del gran grupo industrial. Lo mismo sucede en la esfera financiera. A la capacidad estratégica del gran grupo de adoptar una aproximación y una conducta «globales». En un debate público, el patrón de uno de los mayores grupos europeos explicó, en sustancia, que la «globalización» representa «la libertad para su grupo de implantarse donde quiera, cuando quiera, para producir lo que quiera, aprovisionándose y vendiendo donde quiera, y en donde tenga que soportar las menores obligaciones posibles en materia de derechos laborales y convenciones sociales» (extraido de Chesnais, 1997[a]).

El otro dato por el cual se puede afirmar que este crak es parte de la crisis sistémica del capitalismo y tiene puntos de contacto con las grandes crisis de los últimos 150 años, es la diputa abierta por los mercados y en algunos casos por el desarrollo tecnológico.

La llamada guerra del petróleo, provocada por la ruptura del acuerdo de Arabia Saudita y Rusia que limitaba la producción petrolera pactada para sostener los precios del barril es claramente una disputa por la obtención de nuevos o la consolidación del control de los mercados. Pero al caer los precios a la mitad de lo que estaban a principio de año ubicándose a alrededor de 30 dólares el barril, el primer damnificado de esta guerra es la producción de petróleo y gas de esquisto, cuyo principal productor es Estados Unidos ya que su costo de producción está por sobre los 50 dólares. Provocando el estado de bancarrota de varias de las petroleras más pequeñas. Y entonces la disputa entre Arabia Saudita y Rusia alcanza también una dimensión global al golpear duramente la producción petrolera de Norteamérica.

Por otra parte la tregua en la guerra comercial de Estados Unidos con China y la búsqueda yanqui de frenar el desarrollo de la tecnología 5G de ese país, ha sido superada ampliamente por los fuertes roses provocados por la epidemia y por la disputa para ver quien llega primero a la vacuna contra el virus y quitándole sentido a acuerdos que la propia crisis desbaratará.

Al inicio del actual crak y cuando la infección que había comenzado en China desplegaba velocidad de pandemia global, un connotado columnista del Financial Times afirmaba que el virus había logrado lo que no había conseguido hasta ahora la guerra comercial y de mercados: el final de la globalización. Si esto es cierto, tiene sentido afirmar que el crak financiero global y la guerra del petróleo son las primeras manifestaciones lo que viene. Esto es apenas el principio.



Carlos Carcione

Periodista e investigador. Militante del MST, Nueva Izquierda y de la Liga Internacional Socialista

CADTM

COMITE PARA LA ABOLICION DE LA DEUDAS ILEGITIMAS

35 rue Fabry
4000 - Liège- Belgique

00324 226 62 85
info@cadtm.org

cadtm.org