CADTM Internacional

El CADTM apoya la lucha del pueblo libanés para liberarse de la injusticia social y de la carga de las deudas ilegítimas

10 de marzo por CADTM


Al tiempo que las autoridades libanesas suspenden el pago de la deuda externa a partir del 9 de marzo de 2020, el CADTM reafirma su apoyo al pueblo libanés en lucha desdeoctubre de 2019. Las manifestaciones y concentraciones populares continúan en todas las localidades libanesas, y en todos sus barrios, desde que surgió la revuelta del 17 de octubre de 2019, luego del anuncio por parte del gobierno de nuevos impuestos para las llamadas por whatsapp, los cigarrillos y la gasolina. Se trata del movimiento de protesta más importante desde la campaña ciudadana «vosotros apestáis» en 2015, contra la mala gestión de las basuras y las penurias eléctricas, que pusieron al descubierto la deficiencia de los servicios públicos y la disfunción de un sistema político caracterizado por la corrupción y el clientelismo.

Bajo el lema «Todos quiere decir todos», que reclama la salida de toda la clase
dirigente, este movimiento se inserta en el contexto de la segunda ola de procesos
revolucionarios en la región árabe, comenzada por la revuelta del 19 de noviembre de 2018 en Sudán, seguida en Argelia el 16 de febrero de 2019, y que también afectó a varios países como Irak, Irán o Jordania. Más globalmente, se enmarca en el contexto de movilizaciones populares, a escala mundial, contra las repercusiones de la crisis del capitalismo, a partir de 2008 en los centros imperialistas, acentuando sus efectos destructores sobre el Sud global.

Los y las que protestan, mayoritariamente jóvenes mujeres y hombres de diversas
comunidades y de todos los medios, ocupan plazas, organizan conferencias, concentraciones, marchas pacíficas y cadenas humanas que simbolizan la unidad de
acción Acción Título mobiliario emitido por una sociedad de acciones. Este título representa una fracción del capital social. En particular otorga a su titular (el accionista) el derecho a percibir una parte de los beneficios distribuidos (el dividendo) y de participar en las asambleas generales de la empresa. independientemente de sus orígenes sociales, geográficos, o religiosos. Rechazan el confesionalismo utilizado por los dirigentes religiosos nepotistas en el poder que avivan las fracturas identitarias y sectarias con el fin de dividir a la población. Las leyes libanesas, de inspiración religiosa, son particularmente discriminatorias para las mujeres, lo que ha generado la fuerte presencia femenina en las revueltas, su determinación y su iniciativa militante activa. En estos días, comienzos de marzo de 2020, los y las manifestantes desafían, a la vez, los riegos de la contaminación por el coronavirus como las intimidaciones ejercidas por las fuerzas de represión. Reclaman la salida del poder de la casta que saqueó los dineros públicos e hundió al país en una profunda crisis económica y social. Entre 2005 y 2014, el 1 % más rico del Líbano consiguió el 23 % de los ingresos
y el 40 % del total de las riquezas patrimoniales personales, mientras que el 50 % más pobre del país se repartió la mitad de los ingresos de ese 1 %. [1] La población libanesa vive una situación de penuria y de degradación de los servicios públicos (educación sanidad,agua potable, electricidad, saneamiento, transportes…) y una alta inflación Inflación Subida acumulativa del conjunto de los precios (por ejemplo, una subida del precio del petróleo, que conlleva luego un reajuste de los salarios al alza, luego la subida de otros precios, etc.). . Cerca de un tercio vive con menos de 4 dólares por día. El desempleo se calcula en un 25 %, y alcanza el 37 % si se considera la población menor de 25 años. [2]

Los bancos están, particularmente, en el punto de mira de la cólera de los y las
manifestantes. Las políticas económicas ultraliberales aplicadas después de la independencia reforzaron el sector financiero que se convirtió en la principal locomotora de una economía rentista. Los sectores productivos como la agricultura y la industria fueron desatendidos. El país importa cerca del 80 % de los bienes de consumo. El déficit comercial y el de la balanza de pagos Balanza de pagos La balanza de pagos corrientes de un país es el resultado de sus transacciones comerciales (es decir, de los bienes y servicios importados y exportados) y de sus intercambios de ingresos financieras con el extranjero. En claro, la balanza de pagos mide la posición financiera de un país en relación al resto del mundo. Un país que dispone de un excedente de sus pagos corrientes es un país prestamista respecto al resto del mundo. Inversamente, si la balanza de un país es deficitaria, ese país deberá dirigirse a los prestamistas internacionales a fin de pedir prestado para sus necesidades de financiación. aumentaron enormemente. La deuda Deuda Deuda multilateral La que es debida al Banco Mundial, al FMI, a los bancos de desarrollo regionales como el Banco Africano de Desarrollo y a otras organizaciones multilaterales como el Fondo Europeo de Desarrollo.
Deuda privada Préstamos contraídos por prestatarios privados sea cual sea el prestador.
Deuda pública Conjunto de préstamos contraídos por prestatarios públicos. Reescalonamiento. Modificación de los términos de una deuda, por ejemplo modificando los vencimientos o en relación al pago de lo principal y/o de los intereses.
pública es insostenible y representaba, según Standard and Poor’s (S&P) a comienzos de 2020, el 170 del PIB Producto interno bruto
PIB
El PIB es un índice de la riqueza total producida en un territorio dado, estimada sobre la base de la suma de los valores añadidos.
. [3] Casi el 40 % de esta deuda es en dólares.

La economía está sostenida por las remesas enviadas en divisas por la importante diáspora libanesa, calculada en 12 millones de personas [4] repartidas en los cinco continentes. Los fondos transferidos alcanzaron, en 2018, 8.000 millones de dólares, mientras que, ese mismo año, la ayuda oficial al desarrollo Ayuda oficial al desarrollo
AOD
Se denomina ayuda pública al desarrollo a las donaciones y préstamos concedidos en condiciones financieras privilegiadas, acordados por organismos públicos de los países industrializados. Es suficiente entonces que un préstamo sea otorgado a una tasa inferior a la del mercado (préstamo concesivo) para que sea considerado una ayuda, aunque luego el país beneficiado devuelva hasta el último céntimo. Los préstamos bilaterales condicionados (que obligan al país beneficiario a comprar productos o servicios al país prestamista) y la mayor parte de las deducciones de la deuda también son parte de la AOD.

Aparte de la ayuda alimentaria, se puede distinguir tres tipos de utilización de los fondos así distribuidos: el desarrollo rural, las infraestructuras y la ayuda fuera de proyecto (financiación de déficit presupuestario o de la balanza de pagos). Es este último destino el que más aumenta. Esta ayuda está «condicionada» a la reducción del déficit público, las privatizaciones, la buena conducta ecológica, la atención a los más pobres, la democratización, etc. Todas estas condiciones son definidas por los principales gobiernos del Norte y la pareja Banco Mundial/FMI. Esta ayuda pasa por tres canales: la ayuda multilateral, la ayuda bilateral y las ONG.
(AOD) fue de 1.420 millones de dólares.

Los bancos comerciales libaneses utilizan ese flujo de dólares, provenientes del extranjero, para especular con los títulos de la deuda soberana Deuda soberana Deuda de un Estado o garantizada por un Estado. en libras libanesas (LBP) beneficiándose de los tipos de interés Interés Cantidad pagada como remuneración de una inversión o percibida por un prestamista. El interés se calcula sobre la base de la cantidad de capital invertido o prestado, de la duración de la operación y del último tipo aplicado en ese momento. , muy por encima de los tipos de los mercados internacionales, que otorga el Banco Central Banco central Entidad que, en un Estado, se encarga generalmente de la emisión de billetes de banco y del control del volumen de moneda y crédito. En España es el Banco de España quien asume dicho rol, bajo el control del Banco Central Europeo (BCE, ver más abajo).

El Banco Central de un país gestiona la política monetaria y tiene el monopolio de la emisión de la moneda nacional. Proporciona moneda a los bancos comerciales a un precio determinado por las tasas directoras, que son fijadas por el proprio banco.
del Líbano (BDL). Esta última institución y los bancos comerciales poseen una gran parte de la deuda pública libanesa. Los tipos de interés elevados aplicados a los títulos soberanos y a los depósitos bancarios limitan fuertemente las inversiones de capitales en la economía productiva. Como consecuencia, la mayoría de la población sufre la pobreza y el desempleo. Pero este edificio ficticio, de ingeniería financiera, comienza a colapsar con la ralentización del ingreso de divisas en estos últimos años, dada la situación de crisis del capitalismo mundial y la guerra en Siria.

La fuga de capitales organizada por el 1 % más rico que domina el sector financiero se incrementa y acentúa la falta de liquidez. Los bancos, responsables de la crisis, la quieren transferir a los pequeños ahorradores que no logran retirar sus salarios o sus pensiones. Los y las manifestantes atacaron los cajeros automáticos y los vidrios de varios bancos, acusándolos de robar sus dineros, y de ayudar, a los políticos corruptos y a altos funcionarios, a transferir enormes cantidades de dinero al extranjero. La población libanesa también sufre duramente la fuerte devaluación Devaluación Modificación a la baja del tipo de cambio de una moneda frente a otras divisas. de su moneda. El poder adquisitivo disminuyó drásticamente y la situación social se deterioró debido a los despidos masivos, la reducción de salarios, el acceso difícil a los créditos Créditos Suma de dinero que una persona (el acreedor) tiene el derecho de exigir de otra persona (el deudor).

Créditos privados
Préstamos concedidos por los bancos comerciales, sea cual sea el prestatario.

Créditos públicos
Préstamos concedidos por acreedores públicos, sea cual sea el prestatario.
y a los depósitos bancarios en dólares.

El presidente anunció que el Líbano no pagará los Eurobonos que vencen el 9 de marzo de 2020 (hoy mismo). Se trata de un vencimiento de 1.200 millones de dólares en títulos que posee el Banco Central libanés, bancos del país y un grupo de inversores extranjeros. Otras suspensiones de pagos están previstas para abril y junio, por un total de 1.300 millones de dólares. Es la primera vez en la historia del país como Estado independiente que las autoridades declaran la suspensión de pagos de la deuda externa.

Una misión de urgencia del Fondo Monetarios Internacional (FMI FMI
Fondo monetario internacional
El FMI nace, el mismo día que la Banca mundial, con la firma de los acuerdos de Bretton Woods. En su origen el rol del FMI era defender el nuevo sistema de cambios fijos instaurado.

A la finalisación de estos acuerdos (1971), el FMI es mantenido y se transforma paulatinamente en el gendarme y el bombero del capitalismo mundialisado : gendarme cuando impone los programas de ajuste estructural ; bombero cuando interviene financiaramente para sostener los países tocados por una crisis financiera.

Su modo de decisión es el mismo que el del Banco mundial y se basa sobre una repartición del derecho de voto en proporción a los aportes de cotisación de los países miembros. Estatutariamente es necesario el 85% de los votos para modificar la Carta del FMI (los EE.UU. poseen una minoria de bloqueo dado a que posees el 16,75 % de voces). Cinco países dominan : Los EE.UU. (16,75 %), el Japon ( 6,23 %), la Alemania (5,81%), Francia (4,29 %), y Gran Bretaña (4,29%). Los otros 177 Estados miembros estan divididos en grupos dirigidos, cada vez, por un país. El grupo más importante (6,57%) esta dirigido por Belgica. El grupo menos importante (1,55% de voces) precidido por el Gabon (países africanos).

Su capital está compuesto del aporte en divisas fuertes (y en monedas locales) de los países miembros. En función de este aporte, cada miembro se ve favorecido con Derechos Especiales de Giro (DEG) que son de hecho activos monetarios intercambiables libre e inmediatamente contra divisas de un tercer país. El uso de estos DEG corresponde a una política llamada de estabilización a corto plazo de la economía, destinada a reducir el déficit presupuestario de los países y a limitar el crecimiento de la masa monetaria. Esta estabilización constituye frecuentemente la primera fase de intervención del FMI en los países endeudados. Pero el FMI considera que en adelante es tarea suya (tras el primer choque petrolero de 1974-1975) actuar sobre la base productiva de las economías del Tercer Mundo reestructurando sus sectores internos; se trata de una política de ajuste a más largo plazo de la economía. Lo mismo sucede con los países llamados en transición hacia una economía de mercado. (Norel y Saint-Alary, 1992, p. 83).

Sitio web :
) fue enviada rápidamente, en febrero, para un eventual plan de reestructuración de la deuda. Ya a fines de junio-comienzos de julio de 2019, había llegado al Líbano una misión del FMI. Esa misión publicó un informe en el que se pedían medidas draconianas de austeridad, provocando un profundo descontento en la población libanesa. [5] La aplicación de esas injustas medidas condicionaba el desbloqueo, por parte de los prestamistas, de 11.000 millones de dólares en forma de préstamos para la financiación del programa de
inversiones en infraestructuras (Capital Investment Program), aprobado en la conferencia CEDRE en abril de 2018.

Diversos grupos militantes reivindican la suspensión del pago de intereses y principal de la deuda, y la adopción de un programa de reformas que garanticen la seguridad social, alimentaria y de salud de la población. Para ello, es necesario instituir un impuesto excepcional y progresivo a las grandes fortunas depositadas en los bancos,
sin imponerlo a los pequeños ahorradores. Esos grupos activos reclaman también que desaparezca la dictadura de los bancos, además de su nacionalización, la caída de la oligarquía gobernante, la condena a los responsables corruptos y la construcción de una economía basada en la justicia social.

La red CADTM internacional apoya las reivindicaciones que emanan de este
movimiento de protesta popular en el país. La suspensión de pago de la deuda debe ser un acto unilateral soberano del Líbano. Y no se podrá realizar si no hay una radicalización del movimiento actual y una movilización profunda de todos los sectores populares libaneses. Esta suspensión deberá estar acompañada de una auditoría integral de la deuda y el repudio sin condiciones de la parte identificada como ilegítima, ilegal, odiosa e insostenible. La anulación de la deuda pública debería integrar la protección de los pequeños ahorradores que colocaron sus economías en títulos públicos.

El eslogan de socialización del sector bancario con expropiación sin indemnización a los grandes accionistas privados, que afecta al centro del sistema capitalista, debe ser un objetivo político que el movimiento de protesta tendría que lograr. También, el movimiento debería concretar su perspectiva de instauración de un gobierno
de soberanía popular que rompiera con la dependencia de los mercados financieros. Ese gobierno debería promulgar el control de capitales, retomar el control del Banco Central y establecer una nueva regulación bancaria pública.

La red CADTM internacional:
— Expresa su total solidaridad con el pueblo libanés en lucha para conquistar la
justicia social y ejercer la soberanía política.
— Denuncia la represión a los y las manifestantes.
— Apoya las reivindicaciones del movimiento de protesta para:
• La suspensión de pagos de la deuda;
• la socialización y la expropiación de los bancos;
• la caída de la oligarquía capitalista instalada en el poder;
• la condena de los altos funcionarios y dirigentes políticos corruptos y
corruptores.
— Y recomienda:
• una auditoría ciudadana de la deuda;
• la anulación de las deudas ilegítimas;
• un control selectivo de los movimientos de capitales, permitiendo los
pagos internacionales por debajo de una suma razonable, por ejemplo, el
equivalente a 2.000 dólares por mes para los particulares. Así mismo es
necesario permitir a los particulares retirar de su cuenta bancaria una
cantidad mensual razonable.

• la expropiación de los bienes robados por los gobernantes y su
retrocesión a la población mediante un fondo para la justicia social
controlado por la ciudadanía.
La red CADTM internacional espera que la revuelta de la población del Líbano alcance
su objetivo político de instauración de un gobierno popular que:
— Inicie un programa de desarrollo soberano, solidario y autocentrado;
— ponga fin a las políticas neoliberales y a las privatizaciones de los servicios
públicos.
Viva la lucha del pueblo del Líbano.



En la misma sección

CADTM

COMITE PARA LA ABOLICION DE LA DEUDAS ILEGITIMAS

35 rue Fabry
4000 - Liège- Belgique

00324 226 62 85
info@cadtm.org

cadtm.org