El CADTM propone enjuiciar al Banco Mundial por crímenes contra la humanidad

30 de noviembre de 2004 por Daniel Franco


El historiador y politólogo belga Éric Toussaint, presidente del Comité por la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo (CADTM), propuso el pasado 29 de septiembre llevar ante los tribunales al Banco Mundial por su complicidad con regímenes responsables de crímenes contra la humanidad. Así lo explicó en el debate “La condonación de la deuda como vía de financiación de los países no desarrollados”, celebrado en el Círculo de Bellas Artes de Madrid con motivo de su libro 50 preguntas, 50 respuestas sobre la deuda, el FMI y el Banco Mundial, escrito conjuntamente con Damien Millet y editado en España por Icaria e Intermón Oxfam.

El debate contó también con la participación de Jaime Atienza, responsable de Economía Social en Cáritas Española, y Iolanda Fresnillo, investigadora del Observatorio de la Deuda Deuda Deuda multilateral La que es debida al Banco Mundial, al FMI, a los bancos de desarrollo regionales como el Banco Africano de Desarrollo y a otras organizaciones multilaterales como el Fondo Europeo de Desarrollo.
Deuda privada Préstamos contraídos por prestatarios privados sea cual sea el prestador.
Deuda pública Conjunto de préstamos contraídos por prestatarios públicos. Reescalonamiento. Modificación de los términos de una deuda, por ejemplo modificando los vencimientos o en relación al pago de lo principal y/o de los intereses.
en la Globalización Globalización (ver también Mundialización)

Origen y sentido de este término anglosajón: en inglés, la palabra «global» se refiere tanto a fenómenos que interesan a la (o las) sociedad(es) humana(s) a nivel del globo como tal (es el caso de la expresión «global warming» que designa el efecto invernadero), como a procesos que poseen la característica de ser «globales» únicamente en la perspectiva estratégica de un «agente económico» o de un «actor social» preciso. En lo que estamos viendo, el término «globalización» nació en las bussiness schools norteamericanas y reviste el segundo sentido. Se refiere a los parámetros pertinentes de la acción estratégica del gran grupo industrial. Lo mismo sucede en la esfera financiera. A la capacidad estratégica del gran grupo de adoptar una aproximación y una conducta «globales». En un debate público, el patrón de uno de los mayores grupos europeos explicó, en sustancia, que la «globalización» representa «la libertad para su grupo de implantarse donde quiera, cuando quiera, para producir lo que quiera, aprovisionándose y vendiendo donde quiera, y en donde tenga que soportar las menores obligaciones posibles en materia de derechos laborales y convenciones sociales» (extraido de Chesnais, 1997[a]).
, que enmarcaron la intervención de Toussaint repasando algunas cuestiones relacionadas con el tema. Entre otros aspectos, recordaron que la deuda es una herramienta de subordinación política de los países endeudados respecto a los países más industrializados y un mecanismo de transferencia de riquezas de los pueblos del Sur hacia los acreedores del Norte. En este sentido, afirmaron que entre 1980 y 2001, a pesar de que se ha pagado dos veces el stock acumulado de deuda, ésta se ha multiplicado por seis. Asimismo, sostuvieron que el origen ilegítimo de la mayor parte de la deuda, adquirida por regímenes dictatoriales o a través de proyectos insosteniblese medioambientalmente, hace que su cancelación no sea sólo una cuestión de perdón, sino de justicia y defendieron que esa cancelación vaya acompañada de la exigencia de responsabilidades.

En ese contexto, Toussaint planteó la iniciativa del CADTM de llevar ante los tribunales al Banco Mundial Banco mundial Creado en 1944 en Bretton Woods en el marco del nuevo sistema monetario internacional, el Banco posee un capital aportado por los países miembros (189 miembros el año 2017) a los cuales da préstamos en el mercado internacional de capitales. El Banco financia proyectos sectoriales, públicos o privados, con destino a los países del Tercer Mundo y a los países antes llamados socialistas. Se compone de las siguientes tres filiales.

Mas...
. “Lo que estamos tratando de hacer -explicó- es intentar enjuiciar al Banco Mundial como persona moral por complicidad con regímenes responsables de crímenes contra la humanidad o incluso por ser responsable de crímenes contra la humanidad. Es complicado porque los estatutos del Banco Mundial dicen que todos sus funcionarios son inmunes ante la justicia, pero la inmunidad no tiene validez en caso de crímenes contra la humanidad”. Sin embargo, según apuntó, la denuncia no puede ser genérica: “Tú no puedes decir ‘el Banco Mundial con sus políticas tiene la responsabilidad de genocidio social’”. Hace falta un caso concreto, y el caso elegido por el CADTM ha sido la financiación por parte del Banco Mundial del proyecto de transmigración en Indonesia bajo la dictadura militar de Suharto, que implicó el desplazamiento forzoso de más de 500.000 habitantes. La idea es llevar el tema ante un tribunal de EE.UU., aunque según reconoció el propio Toussaint no va a ser fácil encontrar una entidad judicial que acepte el caso.

La responsabilidad de las elites del Sur

Por otro lado, hizo especial hincapié en la complicidad que han tenido en todo el proceso de endeudamiento las elites de los países empobrecidos y en el hecho de no hay realmente una cantidad significativa de países del Sur que exijan y se unan para anular la deuda. Para explicar esta situación, el politólogo belga se mostró partidario de hacer un análisis de clase: “Es muy importante tener en cuenta las contradicciones Norte-Sur, pero también las contradicciones de clase. En general tenemos gobiernos que defienden todavía los intereses de las clases dominantes de los países del Sur y los intereses de esas clases dominantes no coinciden con los intereses de sus países y de sus pueblos. Por ejemplo, los depósitos líquidos de las clases dominantes del Sur en los bancos del Norte alcanzan 1,4 billones de dólares mientras que los préstamos de los mismos bancos del Norte a los países del Sur alcanzan la mitad: 700 millones de dólares. A nivel financiero, son los países del Sur los que son acreedores de los bancos del Norte”.

Siguiendo la misma línea argumental, Toussaint se refirió también al comportamiento de los ciudadanos del Sur que emigran a países del Norte. “En general, dedican entre el 15 y el 20% de su ingreso a mandarlo a sus familias en el Sur. Según el Banco Mundial, en 2003 mandaron 93.000 millones de dólares, el doble de la Ayuda Oficial al Desarrollo Ayuda oficial al desarrollo
AOD
Se denomina ayuda pública al desarrollo a las donaciones y préstamos concedidos en condiciones financieras privilegiadas, acordados por organismos públicos de los países industrializados. Es suficiente entonces que un préstamo sea otorgado a una tasa inferior a la del mercado (préstamo concesivo) para que sea considerado una ayuda, aunque luego el país beneficiado devuelva hasta el último céntimo. Los préstamos bilaterales condicionados (que obligan al país beneficiario a comprar productos o servicios al país prestamista) y la mayor parte de las deducciones de la deuda también son parte de la AOD.

Aparte de la ayuda alimentaria, se puede distinguir tres tipos de utilización de los fondos así distribuidos: el desarrollo rural, las infraestructuras y la ayuda fuera de proyecto (financiación de déficit presupuestario o de la balanza de pagos). Es este último destino el que más aumenta. Esta ayuda está «condicionada» a la reducción del déficit público, las privatizaciones, la buena conducta ecológica, la atención a los más pobres, la democratización, etc. Todas estas condiciones son definidas por los principales gobiernos del Norte y la pareja Banco Mundial/FMI. Esta ayuda pasa por tres canales: la ayuda multilateral, la ayuda bilateral y las ONG.
. Y hay que tener en cuenta que se trata de donaciones mientras que gran parte de la Ayuda Oficial al Desarrollo es en préstamos o no llega en dinero
”.

Brasil necesita un viraje

Preguntando sobre qué pasaría con Brasil si rompiese con el FMI FMI
Fondo monetario internacional
El FMI nace, el mismo día que la Banca mundial, con la firma de los acuerdos de Bretton Woods. En su origen el rol del FMI era defender el nuevo sistema de cambios fijos instaurado.

A la finalisación de estos acuerdos (1971), el FMI es mantenido y se transforma paulatinamente en el gendarme y el bombero del capitalismo mundialisado : gendarme cuando impone los programas de ajuste estructural ; bombero cuando interviene financiaramente para sostener los países tocados por una crisis financiera.

Su modo de decisión es el mismo que el del Banco mundial y se basa sobre una repartición del derecho de voto en proporción a los aportes de cotisación de los países miembros. Estatutariamente es necesario el 85% de los votos para modificar la Carta del FMI (los EE.UU. poseen una minoria de bloqueo dado a que posees el 16,75 % de voces). Cinco países dominan : Los EE.UU. (16,75 %), el Japon ( 6,23 %), la Alemania (5,81%), Francia (4,29 %), y Gran Bretaña (4,29%). Los otros 177 Estados miembros estan divididos en grupos dirigidos, cada vez, por un país. El grupo más importante (6,57%) esta dirigido por Belgica. El grupo menos importante (1,55% de voces) precidido por el Gabon (países africanos).

Su capital está compuesto del aporte en divisas fuertes (y en monedas locales) de los países miembros. En función de este aporte, cada miembro se ve favorecido con Derechos Especiales de Giro (DEG) que son de hecho activos monetarios intercambiables libre e inmediatamente contra divisas de un tercer país. El uso de estos DEG corresponde a una política llamada de estabilización a corto plazo de la economía, destinada a reducir el déficit presupuestario de los países y a limitar el crecimiento de la masa monetaria. Esta estabilización constituye frecuentemente la primera fase de intervención del FMI en los países endeudados. Pero el FMI considera que en adelante es tarea suya (tras el primer choque petrolero de 1974-1975) actuar sobre la base productiva de las economías del Tercer Mundo reestructurando sus sectores internos; se trata de una política de ajuste a más largo plazo de la economía. Lo mismo sucede con los países llamados en transición hacia una economía de mercado. (Norel y Saint-Alary, 1992, p. 83).

Sitio web :
, Toussaint se mostró crítico con los planteamientos del Gobierno Lula y abogó por la necesidad de un viraje. “En agosto de 2002, antes de la elección, Lula se comprometió a aplicar el acuerdo Brasil-FMI firmado por Fernando Henrique Cardoso. Una vez elegido presidente y después de unos meses aplicando el acuerdo, podría haber dicho: ‘señores del FMI, yo me comprometí a hacer esto, pero también me comprometí a aumentar el salario mínimo, a erradicar el hambre en mi país, etc. y esos objetivos, que son también compromisos con mi ciudadanía, entran en contradicción con sus exigencias. Por eso, yo como Gobierno electo propongo cambios en los acuerdos con el FMI’. De esa manera, les hubiese impuesto a ellos la dificultad, ellos habrían tenido que negarse a flexibilizar sus posiciones. Pero Lula hace lo contrario, dice: ‘Cardoso se comprometió al 3,5% de superávit fiscal y yo adopto un superávit fiscal del 4,25%’”. Toussaint advirtió sobre las repercusiones negativas que la actitud del Gobierno brasileño puede tener en toda América Latina. “Creo que esto va a provocar una frustración tremenda en la población de Brasil y también a nivel continental porque la gente va a decir: ‘si Brasil no es capaz de intentar poner en la práctica un modelo alternativo, ¿quién puede hacerlo?’”, apuntó.

Alternativas al Consenso de Washington

De todos modos, Toussaint quiso dejar claro que, a pesar de que el discurso oficial insiste en señalar que no hay alternativa posible al neoliberalismo, es posible no plegarse a los dictados marcados desde las instituciones económicas internacionales. En este sentido, señaló ejemplos concretos de países que se han negado a aplicar el recetario neoliberal condensado en el Consenso de Washington. “En 1998 -recordó- Malasia se negó a firmar un acuerdo con el FMI y el Banco Mundial dentro del marco de la crisis del sudeste asiático y salió de la crisis más rápidamente que sus vecinos Tailandia, Filipinas, Indonesia, que sí firmaron acuerdos. Argentina suspendió el pago de su deuda externa al sector privado a partir de diciembre de 2001 y logró volver al nivel de crecimiento del 8% el año pasado y de casi el 9% en lo que va de 2004. Venezuela es atacado y criticado por varias potencias y por las mismas clases dominantes venezolanas y sigue en pie negándose a aplicar las políticas del FMI y del Banco Mundial. También Cuba sigue en pie sin ser miembro del Banco Mundial y del FMI. Sí hay alternativa al Consenso de Washington”.




Fuente: Revista Pueblos (http://www.revistapueblos.org), 6 de Octubre de 2004.

CADTM

COMITE PARA LA ABOLICION DE LA DEUDAS ILEGITIMAS

8 rue Jonfosse
4000 - Liège- Belgique

00324 60 97 96 80
info@cadtm.org

cadtm.org