COP28

En Dubai, además del Sultán, estará la cohorte de lobistas

4 de diciembre de 2023 por Corporate Europe Observatory


COP28-KBPOJax Bongon, de #KickBigPollutersOut, interviene en COP28

Según un nuevo análisis de la coalición Kick Big Polluters Out (KBPO, Echad a los grandes contaminadores), delegados de las mayores empresas contaminadoras del mundo y de sus grupos comerciales han asistido al menos 7.200 veces a las negociaciones de Naciones Unidas sobre el clima en los últimos 20 años. A pocos días de la COP28, un evento ya envuelto en la controversia, en parte debido al hecho de que lo preside el magnate de los combustibles fósiles, el análisis arroja luz sobre la presencia concertada y obstructiva del grupo de presión de los combustibles fósiles en el meollo de los esfuerzos por evitar el colapso climático total.



Desde la COP9 de 2003, los empleados declarados de las empresas de combustibles fósiles han asistido a las negociaciones un mínimo de 945 veces. El personal reconocido de las cinco grandes gigantes petroleros ‒ExxonMobil, Chevron, Shell, BP y TotalEnergies‒ ha recibido un mínimo de 267 pases. Mientras tanto, los representantes de las asociaciones comerciales que representan a los mayores contaminadores de combustibles fósiles del mundo han asistido a las COP al menos 6.581 veces. Estos grupos han utilizado su asistencia a la COP para presionar en favor de los intereses de las industrias de combustibles fósiles.

Todos los delegados y delegadas de la COP deben ser recibidas por una delegación oficial de un gobierno o de una organización admitida, muchas de las cuales son asociaciones comerciales de combustibles fósiles. Sin embargo, muchos delegados no declaran su afiliación, es decir, las organizaciones para las que trabajan o los intereses que representan, lo que permite que la presencia de empresas de combustibles fósiles pase desapercibida. En consecuencia, es probable que estas cifras se queden bastante cortas.

Según el análisis, una organización comercial, la Asociación Internacional de Comercio de Emisiones (IETA), fundada por grandes contaminadores y entre cuyos miembros figuran gigantes del petróleo como Exxon, Chevron y BP, ha recibido al menos 2.769 pases para asistir a las negociaciones sobre el clima desde 2003.

Estas son algunas de las conclusiones de esta investigación sin precedentes, en la que se recopiló y analizó información sobre los asistentes a la COP desde la COP9:

● Entre los empleados del sector del petróleo y del gas que hemos podido identificar, Shell es la empresa que más personal ha enviado a las negociaciones a lo largo de los años, con al menos 115 pases concedidos por la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC). Shell se jactó en su día de cómo influyó en el resultado de la COP21, donde se adoptó el Acuerdo de París de 2015 sobre el cambio climático. Al parecer, la empresa gasta millones de dólares al año en grupos de presión para debilitar la acción climática.

● Representantes reconocidos de la empresa italiana Eni, que ha sido acusada de cabildeo y ecoblanqueo para impulsar el uso de combustibles fósiles a pesar de conocer los riesgos, han asistido a la COP al menos 104 veces, de la brasileña Petrobras al menos 68 veces, de BP al menos 56 veces y de Chevron al menos 45 veces.

● Además de IETA, algunos de los grupos comerciales de combustibles fósiles más representados en las COP han sido el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible, con al menos 979 pases, y el Consejo Empresarial para la Energía Sostenible, con al menos 558 pases. La federación empresarial japonesa Keidenran, entre cuyos miembros se encuentran algunos de los mayores contaminadores del país, ha enviado al menos 473 delegados, y BusinessEurope al menos 210.

● De los 20 principales grupos empresariales por número de asistentes identificados en el estudio, todos tienen su sede en el Norte global. Esto pone de manifiesto que las organizaciones de los países más responsables de las emisiones mundiales dominan las negociaciones sobre el clima e intentan influir en el progreso de la acción climática que afecta más directamente a las comunidades del Sur global, que son las que menos han contribuido a la crisis climática.

● Algunos grupos de presión han asistido a las COP en representación tanto de empresas de combustibles fósiles como de organismos comerciales. En total, la CMNUCC ha concedido al menos 7.200 pases a representantes reconocidos de los combustibles fósiles desde 2003.

Este análisis de KBPO se centra en las principales empresas productoras de petróleo y gas del mundo y en los contaminadores históricos, así como en los organismos comerciales que aparecen repetidamente en las conversaciones sobre el clima. El formato variable de las listas de asistencia de la CMNUCC de un año a otro dificulta el procesamiento de los nombres, junto con el hecho de que hasta hace poco la CMNUCC no exigía a los participantes que revelaran sus afiliaciones. Esto significa que estos resultados ilustran solo la punta del iceberg de la influencia de los combustibles fósiles, ya que muchos representantes no habrán sido detectados en el marco de esta investigación.

Los grupos de presión de los combustibles fósiles también tienen un historial de asistencia a las COP en delegaciones que no reflejan su afiliación. Por ejemplo, el consejero delegado de TotalEnergies, Patrick Pouyanné, asistió el año pasado a la COP27 dentro de la delegación de una ONG alemana. El ex consejero delegado de BP, Bernard Looney, también asistió a la COP27 formando parte de la delegación de Mauritania.

«La ONU no tiene normas sobre conflictos de intereses en las COP», ha afirmado George Carew-Jones, del grupo de jóvenes YOUNGO en la CMNUCC. «Este hecho increíble ha permitido a los grupos de presión de los combustibles fósiles socavar las conversaciones durante años, debilitando el proceso en el que todos confiamos para asegurar nuestro futuro.» Y ha añadido: «Los jóvenes de todo el mundo están perdiendo la fe en el proceso de la COP: necesitamos desesperadamente garantías sólidas sobre el papel que desempeñan las empresas petroleras y de gas en estas conversaciones.»

«La investigación deja claro que el organismo encargado de aplicar las políticas mundiales para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero está totalmente capturado por las empresas transnacionales que más destruyen el planeta», ha denunciado Pablo Fajardo, de la Unión de Comunidades Afectadas por Texaco/Chevron, de Ecuador. «La COP debe liberarse de las empresas contaminadoras, o la COP se convertirá en parte responsable del colapso global.»

Brenna TwoBears, Coordinadora Principal de Keep It In The Ground en la Red Ambiental Indígena, ha señalado que los grupos de presión de los combustibles fósiles superaron en alrededor de un 200 % el número de indígenas que asistieron a la COP26 en Glasgow en 2021. «Cuando las emisiones de combustibles fósiles representan alrededor del 90 % de las emisiones mundiales de carbono, ¿cómo se les puede permitir entrar en el único lugar destinado a abordar la crisis climática?», se pregunta TwoBears.

La presencia de grupos de presión en la COP no se limita a la industria de los combustibles fósiles. Otras industrias contaminadoras profundamente implicadas en la crisis climática, como el sector financiero, la agroindustria y el transporte, también están presentes, aunque no se incluyen en este análisis.

Estas nuevas conclusiones se basan en los llamamientos realizados en los últimos años para proteger la integridad de las negociaciones climáticas de la ONU mediante el establecimiento de políticas claras sobre conflictos de intereses y mecanismos más amplios de rendición de cuentas. Tras muchos años de campaña por parte de la sociedad civil, la CMNUCC dio el pasado mes de junio un primer paso importante en este sentido al exigir que se revele a quién representan los participantes en la COP.

En los últimos años, los delegados gubernamentales que representan colectivamente a casi el 70 % de la población mundial solicitaron que se abordaran estos conflictos de intereses. Y más de 130 legisladores de EE UU y la UE se unieron al llamamiento en vísperas de la COP28, pidiendo a sus respectivos gobiernos contaminadores que dejaran de obstruir los avances en esta cuestión. Incluso la ex secretaria ejecutiva de la CMNUCC, Christiana Figueres, partidaria desde hace tiempo de incluir los intereses de las empresas contaminadoras en las conversaciones sobre el clima, señaló recientemente que si la industria de los combustibles fósiles «va a estar allí solo para obstruir y poner trabas al sistema, no debería estar allí».

La sociedad civil estará muy atenta para determinar exactamente si la COP28 favorece los combustibles fósiles o si, por el contrario, da prioridad a las personas y al planeta. Un indicador de ello serán las nuevas medidas que se adopten para proteger la acción climática de la influencia indebida de los mayores contaminadores del mundo, y las medidas adicionales que se tracen para fomentar una mayor responsabilidad en las conversaciones.


Otros artículos en español de Corporate Europe Observatory (5)

CADTM

COMITE PARA LA ABOLICION DE LA DEUDAS ILEGITIMAS

8 rue Jonfosse
4000 - Liège- Belgique

00324 60 97 96 80
info@cadtm.org

cadtm.org