¿Suspensión de pagos o anulación ?

Una deuda «odiosa»

4 de enero de 2008 por Eric Toussaint


La deuda externa latinoamericana tiene una larga historia, siempre ligada a los vaivenes e intereses de la economía de los países centrales. Un repaso a esa historia permite echar otra luz sobre el default argentino y asimilar el derecho de los pueblos a no pagar una deuda ya pagada con creces.

En 1914, en plena revolución conducida por Emiliano Zapata y Pancho Villa, México suspendió por completo el pago de su deuda Deuda Deuda multilateral La que es debida al Banco Mundial, al FMI, a los bancos de desarrollo regionales como el Banco Africano de Desarrollo y a otras organizaciones multilaterales como el Fondo Europeo de Desarrollo.
Deuda privada Préstamos contraídos por prestatarios privados sea cual sea el prestador.
Deuda pública Conjunto de préstamos contraídos por prestatarios públicos. Reescalonamiento. Modificación de los términos de una deuda, por ejemplo modificando los vencimientos o en relación al pago de lo principal y/o de los intereses.
externa. El país entonces más endeudado del continente sólo devolvió, entre 1914 y 1942, sumas puramente simbólicas con el único fin de calmar la situación. Entre 1922 y 1942 (¡20 años !) hubo largas negociaciones con un consorcio de acreedores encabezado por uno de los directores de la Banca Morgan, de Estados Unidos. En 1938, el presidente Lázaro Cárdenas nacionalizó sin indemnización la industria petrolera, que estaba en manos de empresas estadounidenses.

Esta medida provocó naturalmente la protesta de los acreedores. Pero la tenacidad de México dio resultado : en 1942, los acreedores renunciaron a más del 90% del valor de sus créditos Créditos Suma de dinero que una persona (el acreedor) tiene el derecho de exigir de otra persona (el deudor).

Créditos privados
Préstamos concedidos por los bancos comerciales, sea cual sea el prestatario.

Créditos públicos
Préstamos concedidos por acreedores públicos, sea cual sea el prestatario.
y aceptaron unas leves indemnizaciones para las empresas que les habían sido sustraídas [1]. Otros países, como Brasil, Bolivia y Ecuador, también suspendieron total o parcialmente los pagos a partir de 1931. En el caso de Brasil, la pausa selectiva en los reembolsos duró hasta 1943, año en el que un acuerdo permitió reducir la deuda en un 30%. Ecuador, por su parte, interrumpió los pagos desde 1931 hasta los años cincuenta.

En los años treinta en total 14 países suspendieron los pagos de forma prolongada. Entre los grandes deudores, sólo Argentina reembolsó sin interrupción, después de haber hecho lo mismo durante la crisis precedente, a finales del siglo XIX. Si se comparan los resultados económicos de Argentina en el decenio de 1930 con los de los otros grandes deudores (México y Brasil), éstos fueron por supuesto mucho peores. La suspensión del pago de la deuda decretada por Argentina en diciembre del 2001, después de que las movilizaciones populares provocaran la renuncia del presidente De la Rúa, está lejos de ser una première. Desde que la mayoría de los países de América Latina obtuvo la independencia a principios del siglo XIX, tuvieron lugar varias decenas de suspensiones durante las cuatro grandes crisis de la deuda (véase «De crisis en crisis»).

Entre 1826 y 1850, cuando la primera crisis, casi todos los países del continente congelan sus pagos. Un cuarto de siglo más tarde, en 1876, 11 naciones de América Latina están en suspensión de pagos. En los años 1930, 14 países decretan una moratoria [2]. Entre 1982 y el 2002, México, Bolivia, Perú, Ecuador, Brasil y Argentina interrumpen en algún momento el reembolso por un período de varios meses : la suspensión permite a los países deudores alcanzar las condiciones favorables para volver a acreditar los pagos tras haber renegociado con sus acreedores. El 26 de noviembre pasado Anne Krueger, número dos del Fondo Monetario Internacional FMI
Fondo monetario internacional
El FMI nace, el mismo día que la Banca mundial, con la firma de los acuerdos de Bretton Woods. En su origen el rol del FMI era defender el nuevo sistema de cambios fijos instaurado.

A la finalisación de estos acuerdos (1971), el FMI es mantenido y se transforma paulatinamente en el gendarme y el bombero del capitalismo mundialisado : gendarme cuando impone los programas de ajuste estructural ; bombero cuando interviene financiaramente para sostener los países tocados por una crisis financiera.

Su modo de decisión es el mismo que el del Banco mundial y se basa sobre una repartición del derecho de voto en proporción a los aportes de cotisación de los países miembros. Estatutariamente es necesario el 85% de los votos para modificar la Carta del FMI (los EE.UU. poseen una minoria de bloqueo dado a que posees el 16,75 % de voces). Cinco países dominan : Los EE.UU. (16,75 %), el Japon ( 6,23 %), la Alemania (5,81%), Francia (4,29 %), y Gran Bretaña (4,29%). Los otros 177 Estados miembros estan divididos en grupos dirigidos, cada vez, por un país. El grupo más importante (6,57%) esta dirigido por Belgica. El grupo menos importante (1,55% de voces) precidido por el Gabon (países africanos).

Su capital está compuesto del aporte en divisas fuertes (y en monedas locales) de los países miembros. En función de este aporte, cada miembro se ve favorecido con Derechos Especiales de Giro (DEG) que son de hecho activos monetarios intercambiables libre e inmediatamente contra divisas de un tercer país. El uso de estos DEG corresponde a una política llamada de estabilización a corto plazo de la economía, destinada a reducir el déficit presupuestario de los países y a limitar el crecimiento de la masa monetaria. Esta estabilización constituye frecuentemente la primera fase de intervención del FMI en los países endeudados. Pero el FMI considera que en adelante es tarea suya (tras el primer choque petrolero de 1974-1975) actuar sobre la base productiva de las economías del Tercer Mundo reestructurando sus sectores internos; se trata de una política de ajuste a más largo plazo de la economía. Lo mismo sucede con los países llamados en transición hacia una economía de mercado. (Norel y Saint-Alary, 1992, p. 83).

Sitio web :
(FMI), designada por la Administración Bush, anunció que el FMI planeaba establecer un procedimiento que permitiera a los países que se encontraban en dificultades suspender los pagos por un período prolongado [3]. Ello debería permitir en algunos casos evitar el estallido de una crisis, al forzar a acreedores privados a renunciar a una parte de sus pretensiones, volviendo así sostenible el peso de la deuda.

Para el FMI se trata de disciplinar a los acreedores privados para evitar que se repitan crisis como las que estallaron en México en 1994, en el sudeste asiático en 1997, en Rusia en 1998 y últimamente en Turquía y en Argentina. Krueger precisó que harían falta dos o tres años de discusiones en el seno del FMI para establecer un procedimiento semejante. Pero el estallido de una crisis mayor en Argentina lo cogió desprevenido.

Queda claro que por parte del FMI y de los acreedores en general, sólo se trata de un respiro [4]. Desde agosto de 1982 y la suspensión provisoria del reembolso de la deuda mexicana, supieron sacar provecho de la situación. Todas las interrupciones en los pagos duraron menos de un año y nunca fueron decididas de manera concertada por varios países. En consecuencia, los acreedores privados pudieron realizar jugosos negocios y, progresivamente, el FMI logró recuperar con intereses las sumas puestas a disposición de los deudores para que pudieran satisfacer los compromisos internacionales y continuaran o retomaran los reembolsos (véase «Al precio fuerte»). La deuda externa pública actual de Argentina supera los 130.000 millones de dólares. Pero durante los veinticinco años que siguieron a la dictadura militar de 1976 ¡devolvió más de 200.000 millones ! Bajo el régimen de terror de «los años de plomo» (1976-1983), su deuda externa se multiplicó por 5,5 (pasó de 8.000 a 45.000 millones de dólares). El FMI apoyó y aconsejó de manera sistemática a los generales, llegó incluso, a enviar un alto funcionario, Dante Simone, al Banco Central Banco central Entidad que, en un Estado, se encarga generalmente de la emisión de billetes de banco y del control del volumen de moneda y crédito. En España es el Banco de España quien asume dicho rol, bajo el control del Banco Central Europeo (BCE, ver más abajo).

El Banco Central de un país gestiona la política monetaria y tiene el monopolio de la emisión de la moneda nacional. Proporciona moneda a los bancos comerciales a un precio determinado por las tasas directoras, que son fijadas por el proprio banco.
Argentino. En el último período de la dictadura, la aplastante mayoría de la deuda externa privada fue transferida de manera ilegal al Estado.

Según el derecho internacional, esas deudas adquiridas por un régimen dictatorial constituyen una «deuda odiosa Deuda odiosa Según la doctrina jurídica de la deuda odiosa, teorizada por Alexander Sack en 1927, una deuda es «odiosa» cuando reúne dos condiciones esenciales:

1.- La ausencia de beneficio para la población: la deuda no fue contraída a favor del interés del pueblo y del Estado, sino en contra de esos intereses, y/o a favor del interés personal de los dirigentes y de las personas próximas al poder.

2.- La complicidad de los prestamistas: Los acreedores sabían (o tenían la capacidad de saber) que los fondos prestados no beneficiarían a la población.

Para Sack, la naturaleza despótica o democrática de un régimen no debía tenerse en cuenta. Una deuda contraída por un régimen autoritario debe, según Sack, ser reembolsada si ésta sirve a los intereses de la población. Un cambio de régimen no autoriza el cuestionamiento de la obligación que tiene el nuevo régimen de pagar las deudas del gobierno precedente, salvo si éstas fueran odiosas.

[Extractos] del Tratado jurídico y financiero por Alexander Nahum Sack, ex profesor agregado a la Facultad de Derecho de la Universidad de Petrogrado.

A partir de esta definición «conservadora» de deuda odiosa, otros juristas y movimientos sociales, como el CADTM, ampliaron esta definición teniendo en cuenta, especialmente, la naturaleza del régimen que contrae la deuda y la consulta que se hace, o no se hace, a los parlamentos nacionales para la aprobación o la concesión del préstamo.

De manera especial, citemos la definición de deuda odiosa utilizada por la Comisión para la verdad sobre la deuda griega, que se apoya, a la vez, en la doctrina de Sack, y también en los Tratados internacionales y los principios generales del derecho internacional.

Así que una deuda odiosa responde a:

1.- Una deuda contraída en violación a los principios democráticos, que comprende el asentimiento, la participación, la transparencia y la responsabilidad, y ha sido empleada contra los más altos intereses de la población del Estado deudor, mientras el acreedor sabía, o tenía capacidad de saber, lo precedente.

O a lo siguiente:

2.- Una deuda que tiene por consecuencia negar los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales de la población, mientras el acreedor sabía, o tenía capacidad para saber, lo precedente.
». Al regresar la democracia, en 1983, el ex presidente Raúl Alfonsín habría podido rechazar con fundamento la presión del FMI y de los acreedores, pero no fue así. Al contrario, a principios del régimen constitucional, firmó un acuerdo con el FMI, en el que comprometía a Argentina a devolver hasta el último centavo. Las deudas contraídas con posterioridad sirvieron esencialmente para devolver las anteriores. En julio del 2000, tras dieciocho años de proceso, un tribunal argentino dictó un fallo de 195 páginas que demuestra el carácter ilegítimo de la deuda, la culpabilidad de los acreedores privados internacionales, del FMI y de la Reserva Federal FED
Reserva Federal
Oficialmente Federal Reserve System, habitualmente abreviada en Federal Reserve o Fed, es el banco central de Estados Unidos. Fue creada el 23 de diciembre de 1913 mediante el Federal Reserve Act, también llamado Owen-Glass Act, tras varias crisis bancarias y el pánico bancario de 1907.
de Estados Unidos [5]. Demuestra asimismo la rapacidad de los capitalistas argentinos, que exportan sistemáticamente sus capitales hacia el extranjero después de vaciar la economía nacional de su sustancia y sus industrias. Los ciudadanos se encuentran por lo tanto habilitados para exigir al presidente Eduardo Duhalde que mantenga la suspensión del pago de la deuda en vistas de obtener su anulación.

Un régimen que diera prioridad de manera coherente a la satisfacción de los derechos humanos fundamentales de sus ciudadanos y tomara medidas concretas en este sentido gozaría de un amplio apoyo popular, tanto en Argentina como en otros países. Brasil, cuya deuda alcanza los 250.000 millones de dólares, se prepara para las elecciones presidenciales de octubre del 2002. El nuevo presidente podría constituir un bloque con Argentina para hacer frente a los acreedores. ¿Y por qué no un cartel de países endeudados con la Venezuela de Hugo Chávez ? Ello podría suponer un giro histórico para el subcontinente latinoamericano.

 A precio fuerte

Entre 1980 y el 2000, los acreedores privados recibieron a modo de reembolso, por el conjunto de América Latina, 192.000 millones de dólares más que las sumas prestadas. Los años 1999 y 2000 fueron particularmente rentables : los países de América Latina devolvieron 86.200 millones de dólares más de lo que recibieron en nuevos préstamos durante los dos años en cuestión.

Contrariamente a la idea dominante, el FMI no ayuda a los países endeudados de forma generosa. Hace pagar sus intervenciones a un precio elevado. Entre 1980 y diciembre del 2000, puso 71.300 millones de dólares a disposición de los países latinoamericanos y éstos reembolsaron 86.700 millones. ¡El FMI ganó 15.400 millones ! [6]. Entre 1982 y el 2000, América Latina reembolsó 1.450.000 millones de dólares a sus acreedores, es decir, más de cuatro veces el volumen total de su deuda en 1982.

 De crisis en crisis

En dos siglos, las economías de América Latina fueron golpeadas por cuatro crisis de la deuda. La primera se declaró en 1826 y se prolongó hasta la mitad del siglo XIX. La segunda comenzó en 1876 y terminó en los primeros años del siglo XX. La tercera duró de 1931 hasta finales de los años cuarenta. La cuarta, aún en curso, estalló en 1982.

Los orígenes de estas crisis y los momentos en que estallan están íntimamente ligados al ritmo de la economía mundial y, principalmente, al de los países más industrializados. Las fases preparatorias al estallido, durante las cuales la deuda aumenta fuertemente, se corresponden cada vez con el final de un largo ciclo expansivo de los países más industrializados. Generalmente, es provocada por una recesión o un crack que golpea a una o a las principales economías industrializadas. La primera crisis de 1826 fue provocada por el crack financiero de la Bolsa Bolsa Lugar de encuentro de la oferta y demanda de valores mobiliarios que ya fueron emitidos en el mercado financiero primario. La bolsa es por tanto el mercado de ocasión de títulos mobiliarios; también llamado mercado secundario. de Londres en diciembre de 1825. La segunda estalló en 1873, tras un crack bursátil en Viena seguido de otro en Nueva York. La crisis de 1931 se sitúa en la onda expansiva del hundimiento de Wall Street en 1929. El cuarto sismo, en 1982, fue provocado por el efecto combinado de la segunda recesión económica mundial de posguerra (1980-1982) y del alza de las tasas de interés Interés Cantidad pagada como remuneración de una inversión o percibida por un prestamista. El interés se calcula sobre la base de la cantidad de capital invertido o prestado, de la duración de la operación y del último tipo aplicado en ese momento. decidida por la Reserva Federal de Estados Unidos en 1979. Cada una de esas cuatro crisis duró entre quince y treinta años. Involucraron al conjunto de los estados independientes de América Latina y el Caribe casi sin excepciones.

Las dificultades que agitan a Argentina y que tendrán efectos a escala de todo el continente, incluso más allá, son la manifestación evidente de la continuación de la cuarta crisis de la deuda latinoamericana, que estalló en 1982. Este desajuste tiene sus propias características, pero las conclusiones de un análisis histórico y económico riguroso hacen resaltar las similitudes evidentes con los tres anteriores. Las turbulencias fueron precedidas cada vez por un frenesí de préstamos acordados a los países latinoamericanos por los mercados financieros del Norte, en forma de títulos y/o préstamos bancarios.

En general, las crisis se tradujeron en una transferencia masiva de capitales desde los países latinoamericanos endeudados hacia los acreedores de los países industrializados. Estuvieron generalmente acompañadas por la pérdida de elementos de soberanía nacional : los acreedores se otorgaron el derecho de recaudar las tasas de aduana o los impuestos (Haití, Perú, República Dominicana en los años treinta) ; metieron mano en los principales recursos de exportación (México, entre 1995 y 1997 : los ingresos del petróleo pasaron por una cuenta bancaria en Nueva York, controlada por la Reserva Federal de Estados Unidos) ; impusieron su jurisdicción nacional para tratar los litigios, y, en algunos casos, intervinieron militarmente para recuperar sus créditos (bloqueo del puerto de Caracas en 1902 por navíos de guerra de distintas potencias industriales). El fruto entero de las economías endeudadas fue a parar a manos de los acreedores.




Fuente : Le Monde Diplomatique, Febrero 2002. www.monde-diplomatique.fr

Notas

[1ara un análisis detallado, véase Carlos Marichal, A century of Debt Crises in Latin America, 1820-1930, Princeton University Press, 1989 ; del mismo autor, La deuda externa : el manejo coactivo en la política financiera mexicana, 1885-1995, Mimeo, 1999.

[2Eric Toussaint, La Bourse ou la Vie, Syllepse/CADTM, París/Bruselas, 1999, págs. 104 a 108.

[3Veáse la web del FMI : www.imf.org/external/np/s peeches/2001/112601.htm

[4El FMI concedió una demora de un año a Argentina para un desembolso de 741 millones de dólares que debería haberse realizado el 17/1/2002.

[5El fallo se encuentra en la web del CADTM : http://users.skynet.be/ca dtm, «Dossier Argentina».

[6In Banco Mundial, World Development Indicators 2001, Nueva York, 2002.

Eric Toussaint

doctor en Ciencias políticas de la Universidad de Lieja y de la Universidad de París VIII, es el portavoz del CADTM internacional y es miembro del Consejo Científico de ATTAC Francia.
Es autor de diversos libros, entre ellos: Capitulación entre adultos. Grecia 2015: Una alternativa era posible, El Viejo Topo, Barcelona, 2020; Sistema Deuda. Historia de las deudas soberanas y su repudio, Icaria Editorial, Barcelona 2018; Bancocracia Icaria Editorial, Barcelona 2015; Una mirada al retrovisor: el neoliberalismo desde sus orígenes hasta la actualidad, Icaria, 2010; La Deuda o la Vida (escrito junto con Damien Millet) Icaria, Barcelona, 2011; La crisis global, El Viejo Topo, Barcelona, 2010; La bolsa o la vida: las finanzas contra los pueblos, Gakoa, 2002. Ha sido miembro de la Comisión de Auditoria Integral del Crédito (CAIC) del Ecuador en 2007-2011.
Coordinó los trabajos de la Comisión de la Verdad Sobre la Deuda, creada por la presidente del Parlamento griego. Esta comisión funcionó, con el auspicio del Parlamento, entre abril y octubre de 2015. El nuevo presidente del Parlamento griego anunció su disolución el 12 de noviembre de 2015.

Otros artículos en español de Eric Toussaint (716)

0 | ... | 20 | 30 | 40 | 50 | 60 | 70 | 80 | 90 | 100 | ... | 710

CADTM

COMITE PARA LA ABOLICION DE LA DEUDAS ILEGITIMAS

8 rue Jonfosse
4000 - Liège- Belgique

00324 60 97 96 80
info@cadtm.org

cadtm.org