Referendum sobre el futuro de la empresa petrolera estatal ANCAP

Uruguay: un sí que fue un no a las privatizaciones

12 de diciembre de 2003 por Daniel Gatti


Una fuerte mayoría del electorado uruguayo rechazó en un referéndum una ley que autorizaba a la empresa petrolera estatal ANCAP a asociarse con empresas privadas. El resultado de la consulta fue interpretado como un rotundo fracaso del gobierno y un triunfo de la coalición de izquierda, que en 2005 podría acceder por primera vez al poder en el país.

Los ciudadanos fueron convocados el domingo 7 a votar por «Sí» o por «No» a la derogación de la ley, una confusa formulación que la oposición atribuyó a la voluntad de la Corte Electoral, dominada por los partidos de derecha y centroderecha, de «entreverar la baraja». Otra decisión similar de la Corte fue atribuir el color celeste (el de la selección nacional de fútbol, es decir el de «todos los uruguayos») a la papeleta por el «No».

Sin embargo, esas maniobras fueron completamente ineficaces para torcer la votación popular de anular la ley, que si bien había sido pronosticada por todas las encuestadoras, fue más amplia de lo previsto.

El escrutinio primario de los votos, concluido en la madrugada del lunes 8, arrojó que el «Sí» a la derogación de la ley obtuvo el 62,15 por ciento de los votos y el «no» apenas el 35,48. Además 4,32 por ciento de los electores anularon su voto y un poco más de 2 sufragaron en blanco. La concurrencia a las urnas fue anormalmente baja para un país como Uruguay, en que se alcanza por lo general una participación cercana al 90 por ciento y esta vez superó por muy poco el 80.

Con el resultado del domingo, la petrolera estatal mantendrá el monopolio sobre los combustibles, que la ley votada por el parlamento a fines de 2001 derogaba. Los partidarios de la anulación del texto aducían que éste remplazaba un monopolio estatal por uno privado, al brindarse al socio que se asociara con ANCAP el control total sobre la gestión de la nueva empresa, y que de hecho se estaba marchando por una vía encubierta hacia la privatización del ente estatal.

El Frente Amplio, la coalición de izquierda que por muy amplia mayoría impulsó la anulación de la ley, y la central sindical única PIT-CNT, interpretaron la votación del domingo como la derrota de un modelo económico «neoliberal y privatizador», según lo dicho por Hugo de Mello, dirigente de FANCAP, el sindicato que agrupa a los funcionarios del ente petrolero público.

Las formaciones políticas favorables al mantenimiento de la ley, en cambio, lamentaron que los uruguayos hubieran «perdido una oportunidad de modernizar el país y a las empresas públicas» y de «captar inversión para reformar» a ANCAP.

Diversos analistas atribuyeron buena parte de las motivaciones de voto del domingo, a la cultura política tradicionalmente «estatista» de los uruguayos, mientras la mayor parte coincidió en que los electores expresaron un voto castigo al gobierno, responsabilizado por la dura crisis económica actual, la más grave de la historia del país.

Aun si tanto en la oposición de izquierda como en el gobierno hubo cautela en interpretar los resultados de esta votación como un anticipo de lo que serán las elecciones parlamentarias y presidenciales de fines de 2004, es claro que este referendo consolida las posiciones del Frente Amplio y debilita las de los partidos de derecha en el poder.

Tras el referendo por la «ley petrolera» podría plantearse próximamente una nueva consulta a la ciudadanía para impedir, por medio de una enmienda constitucional, la tercerización de los servicios públicos de agua potable.

Para que esa consulta sea posible, los promotores de la iniciativa deben reunir las firmas de un 10 por ciento de los ciudadanos uruguayos habilitados para votar. De lograrlo, el mismo día de las elecciones presidenciales y parlamentarias de noviembre de 2004 la ciudadanía deberá pronunciarse sobre si aprueba o no incluir en la Constitución nacional un texto que prohíba la privatización de los servicios de agua.

«El agua es el recurso estratégico más importante que tenemos. También ahí vamos a derrotar los planes privatizadores de los neoliberales», dijo el sindicalista Hugo de Mello en el acto de festejo del triunfo del «Sí» en el referendo del domingo.




CADTM

COMITE PARA LA ABOLICION DE LA DEUDAS ILEGITIMAS

8 rue Jonfosse
4000 - Liège- Belgique

00324 60 97 96 80
info@cadtm.org

cadtm.org