printer printer Haga clic en el icono verde de la derecha
Conversatorio: CADTM Argentina – CADTM Uruguay en el marco de la:
Semana de Acción Global por la Anulación de la Deuda - (2da intervención)
María Elena Saludas (video)
por Maria Elena Saludas , CADTM AYNA
3 de noviembre de 2020

La lucha de los pueblos contra la Deuda y las Alternativas

A 30 años de la Fundación del CADTM

María Elena Saludas comenzó haciendo un poco de historia sobre el origen del CADTM, recordando que en el bicentenario de la Toma de la Bastilla, en 1989, se crea una campaña que terminó llamándose Llamamiento de la Bastilla, que reclamaba la anulación inmediata e incondicional de la deuda del Tercer Mundo. Punto de partida para la creación del CADTM: Comité para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo. Hoy, Comité para la Abolición de las Deudas Ilegítimas.

Esta Red internacional con sede en Lieja (Bélgica) y, con la Secretaría compartida con ATTAC- Marruecos, actúa a favor de las alternativas radicales a las diferentes formas de opresión en el mundo, explicó. Hoy, los procesos de endeudamiento se dan tanto en el Norte como en el Sur, las Deudas Públicas y las Privadas son su núcleo de preocupaciones, pero también, las denuncias vinculadas al rol que cumplen las Empresas Transnacionales (principales sujetos del capitalismo), el Libre Comercio en todas sus formas, el rol de las Instituciones Financieras Internacionales (IFIs), que desde hace 76 años vienen operando a favor del capital. Desde su origen, señalo, esta Red se volcó a un trabajo internacionalista, acompañando luchas tanto en el Norte como en el Sur. Estando presente en más de treinta países de Europa, Asia, América Latina y Caribe y diferentes regiones de África.

Campaña internacional a favor de la anulación de la deuda

¿Cómo surge? La Campaña por el no pago de la Deuda Externa adquirió un carácter popular y masivo en los países del Tercer Mundo y sobre todo en Latinoamérica entre 1982 y 1990, el continente más afectado por la deuda. Numerosas organizaciones sindicales y campesinas intentaron promover la solidaridad continental. Cuba cumplió un importante rol en su intento de federar los países latinoamericanos favorables a la suspensión del pago de la deuda. Además, de mencionar a Fidel Castro que cumplió un importante rol trajo el recuerdo de Thomás Sankara, presidente del Burkina Faso, a 33 años de su asesinato, recordando su pensamiento y legado: promover un programa de cambio social y económico sin precedentes en el continente africano.

El posicionamiento del CADTM siempre fue claro: el combate por la anulación de la Deuda debe desembocar en un cuestionamiento global del sistema capitalista. Fue fundador y miembro del CI del FSM, cumpliendo un importante rol desde su surgimiento en 2001. Explicó, posteriormente como los movimientos sociales establecieron enlaces entre los diferentes temas: deuda y migración; Soberanía Alimentaria y rechazo de la Deuda y de las políticas de Ajuste Estructural. Formando un frente común contra el trío: FMI / BM / OMC. Y así se estableció una colaboración de los movimientos contra la Deuda con los movimientos de lucha contra las Empresas Transnacionales (ETN), con los que luchan contra los proyectos faraónicos (al servicio de estás grandes empresas), contra la deforestación, la megaminería, los megacultivos… etc.

Aprovechó para recordar que, hoy, 16 de Octubre se conmemora el Día Internacional de Acción por la Soberanía Alimentaria de los Pueblos y contra las transnacionales. La Vía Campesina afirma: que ha llegado el momento de transformar nuestras sociedades a favor de la Soberanía Alimentaria y de la Agroecología Campesina.

El CADTM plantea, también, que los países del Sur no deben recurrir en forma ineluctable al endeudamiento exterior con el Norte si quieren desarrollarse, pensando el desarrollo no como crecimiento infinito y al servicio del lucro, sino en función de las necesidades de los pueblos. Se pueden aplicar, perfectamente, políticas alternativas que no generen nuevas deudas, tanto en el ámbito internacional como en el nacional.

Las luchas en el contexto actual

Estamos inmersos, explicó, en el marco de una profunda Crisis capitalista global, crisis multifacética: económica, financiera, alimentaria, energética…climática …en fin civilizatoria. No se llegó a salir de la crisis de 2008/2009.

Con una nueva ola especulativa, desde antes de la pandemia, que derivó en un nuevo aumento del endeudamiento en el mundo, que alcanzó, a fines de 2019, el nivel récord del 322 % del PBI global.

Desde finales de 2018, varios “krach” bursátiles y financieros fueron los anunciantes de una nueva crisis, de la que el Covid-19 fue el detonador. Con una importante recesión del sector de la producción industrial que había ya comenzado, en el segundo semestre de 2019.

En este marco surge la pandemia del Covid-19, con consecuencias que todavía no podemos determinar con exactitud, con importantes rebrotes en Europa... Es decir, que estamos ante un incierto panorama y no es sencillo analizar el escenario post-pandemia. Sobre todo, porque lo que vemos es que se están dando nuevas condiciones para la reproducción del Capitalismo neoliberal.

Y, es paradójico que esto ocurra, cuando ha quedado al desnudo lo que significa la Globalización Neoliberal Capitalista. Cuando ha quedado en claro que el virus Covid-19 es producto de los impactos que el actual modo de producción, distribución y consumo dominante ejerce sobre los ecosistemas y el sistema climático.

Continuó argumentando que la salida exitosa de este desastre tiene que incluir cambios profundos en nuestro modo de estar en el mundo. En nuestro relacionamiento entre nosotres, con el planeta, con la naturaleza. Es clave la defensa y recuperación de lo “común” y la desmercantilización de la naturaleza y la vida.

La ruptura total con este modelo es fundamental. Es necesario denunciar los sistemas de producción, sobre todo el sistema agroalimentario en forma inmediata.

Continuó analizando el modelo de sociedad estratificado, concentrador y desigual controlado por el 1% de la población mundial, en el que estamos inmersos, que devasta el medio natural y reproduce la marginación, la exclusión social y la desigualdad. Y, como la pandemia de la Covid-19 demuestra la profunda incompatibilidad entre el funcionamiento del capitalismo y la defensa de la vida. Por ello, el horizonte que guía nuestras políticas debe ser el de alumbrar un nuevo modelo productivo, reproductivo, de consumo, económico y social justo, democrático y sostenible que acabe con las desigualdades, la pobreza y las agresiones a la naturaleza, expresó.

Es preciso hablar de las Soberanías: Soberanía Popular, Soberanía Alimentaria, energética, financiera… aún en el marco del capitalismo se pueden iniciar experiencias (hace años que se lleva adelante estas experiencias), que formen sujetos/as críticos, participativos que aporten al proceso emancipatorio.

Finalmente, expresó que el desafío de la izquierda mundial es construir alternativa anticapitalista y por el socialismo, remarcando que lo que está en crisis son las políticas hegemónicas que emergieron en América Latina, las que llamamos políticas neoliberales que se generalizaron luego del ensayo sudamericano, terrorismo de Estado mediante.

En estos tiempos, tal vez, debemos llamar la atención a los que se ilusionan con alentar un nuevo progresismo en el mundo, no hay posibilidades de transformar al capitalismo, buscando un capitalismo nuevo, humanizado, verde…

Expresó la necesidad de luchar por la desmercantilización, hoy todo lo que nos rodea se ha transformado en mercancía. Avanzar en un proceso de desmercantilización significa romper con lo que el neoliberalismo trajo hace 40 años. Está idea de luchar por la desmercantilización está dentro de cada lucha y tiene el poder de radicalizarla y articularla.

Expresando finalmente, que es preciso recuperar aquello que construimos desde los pueblos en América Latina y el Caribe en la primera década de este siglo XXI, que tanto entusiasmo generó, al punto que se volvió a hablar de Socialismo del Siglo XXI, Socialismo Comunitario, de Buen Vivir, que no significa retroceder 500 años, sino recuperar la tradición de los pueblos originarios, la tradición del comunitarismo, de la comunidad, del colectivo asociado y hacerlo realidad en nuestro tiempo.

A continuación compartimos el video completo con la intervención de María Elena Saludas integrante de ATTAC – Argentina y CADTM - AYNA


Maria Elena Saludas

ATTAC/CADTM Argentina

CADTM AYNA

Abya Yala Nuestra América
Abya Yala es el nombre dado por los indios Kunas de Panamá y Colombia al continente americano antes de la llegada de Cristóbal Colón y los europeos. La expresión «Abya Yala» significa «tierra en plena madurez» en el idioma de los kunas. El líder indígena Aymara de Bolivia, Takir Mamani, propuso que todos los pueblos indígenas de las Américas nombren así sus tierras de origen y utilicen esta denominación en sus documentos y declaraciones orales, argumentando que «colocar nombres extranjeros en nuestras ciudades y nuestros continentes equivalen a someter nuestra identidad a la voluntad de nuestros invasores y sus herederos». «Abya Yala» fue elegida en 1992 por las naciones nativas americanas para designar a América.