printer printer Haga clic en el icono verde de la derecha
Presentacion del libro «Banco Mundial, el golpe de estado permanente»
por Hugo Arias Palacios
10 de septiembre de 2007

Quito, 17 de agosto 2007

Es para mi un honor y una deferencia especial de parte de Eric Tous­saint al pedirme que haga la presentación de su libro “BANCO MUNDIAL. EL GOLPE DE ESTADO PERMANENTE.

Eric Toussaint, lo conocemos todos, Belga de nacimiento, pero ciu­dadano y militante internacional, que ha empeñado su vida y sus esfuerzos a buscar, tomando sus propias palabras, “la emancipa­ción de los oprimidos de la Tierra, lo que es, en el fondo, el combate de toda una vida”.
Historiador y doctor en Ciencias Políticas por la Universidad de Lieja y la Universidad de París VIII, Eric Toussaint es el fundador y presi­dente del Comité por la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo (CADTM), “una red internacional constituida de miembros y de comi­tés locales situados en Europa, América Latina y Asia, que tiene como misión contribuir a la emergencia de un mundo fundado en la soberanía de los pueblos, la solidaridad internacional, la igualdad, la justicia social”. Actúa en coordinación con otras organizaciones y movimientos luchando por la misma perspectiva.
Miembro del Consejo Internacional del Foro Social Mundial y del Consejo científico de ATTAC.
Miembro de la Comisión de auditoría integral del Crédito público (CAIC) y asesor de la Comisión Técnica Ecuatoriana para la construcción del Banco del Sur.

Autor de centenares de artículos y muchos libros, entre ellos: “Las finanzas contra los pueblos; La bolsa y la vida” ; “50 preguntas y 50 respuestas sobre Deuda externa, Ban­co Mundial y FMI”; “Los Tsumanis de la deuda” y ahora sus obras más recien­tes “El Ecuador en la encrucijada. Por una auditoría integral del endeu­damiento público”, en proceso de publicación y “EL BANCO MUN­DIAL. El Golpe de Estado permanente” que presentamos esta tarde.
Esta obra contiene 24 capítulos escritos con rigor académico, basa­dos en información abundante y de primera fuente, fruto de 15 a­ños de estudio, y, a la vez , es un libro política­mente comprome­ti­do, en la que el autor analiza minuciosamente las políticas del Ban­co Mundial desde su creación hasta 2006, po­nien­do al descubierto su agenda secreta al servicio de los inte­re­ses de Washington y sus corporaciones internacionales y en con­tra de los países y los pueblos del Sur, en los que interviene con piel de oveja ofreciendo resolver los problemas de pobreza, salud, educación, ambiente y desarrollo.

Por qué el Golpe de Estado Permanente?

El autor cita un listado impresionante de dictaduras militares obe­dien­tes a WASHINGTON, propiciadas y apoyadas por el Banco Mun­dial como parte de su misión y estrategia geopolítica, que violaron sistemáticamente los derechos humanos de la manera más violenta y cruel. Citemos para recordar el caso de Duvalier en Haití, Pinochet en Chile desde 1973, las dictaduras de Argentina y Brasil en los 70 y 80, Banzer en Bolivia en 1971, Mobutu en el Congo, 1965, Sadam Husseim en Irak, 1979…… cuyos horrendos crímenes son por todos conocidos. Nunca estuvo en la agenda del BM el respeto a los derechos humanos. Aún más, los abundantes préstamos que recibieron del BM fueron utilizados por los dictadores para mante­nerse en el poder reprimiendo de manera violenta y criminal a la población. Deudas odiosas que, luego, los sucesores, por reco­men­dación del BM y del FMI han seguido pagando.

Créditos onerosos en función de los intereses del Norte

Los créditos otorgados por el BM, nos informa en su libro Eric Toussaint, se han caracterizado por tener costos elevados y plazos cortos, destina­dos de preferencia a obras de infraestructura para facilitar el acceso a la explotación de los recursos naturales y al fomento de las exporta­ciones, o para la compra de bienes y servios a los países más industrializados, logrando que los préstamos al Sur vuelvan de inmediato al Norte, en porcentajes escandalosos del orden del 95 % del valor del crédito.

Cumpliendo objetivos geopolíticos

Los créditos del Banco Mundial, cumpliendo objetivos geopolíticos, se han dirigido a combatir, como misiles, los procesos revolucionarios y a mantener sometidas a los pueblos. Cuando surgió la revolución de China, llovieron los créditos del BM en Tailandia, Filipinas, Indonesia, Pakistán y la India. Luego de la revolución cubana, la Alianza para el progresa estaba cargada de grandes promesas financieras “para impedir que el Mundo Libre arda en llamas”.

Al respecto, no quiero dejar de citar un recuadro en la página 45 del libro, sobre una discusión de los dirigentes del BM, en junio de 1961, sobre un préstamo para el Ecuador.

- Mr. Knapp: Ecuador parece ser el siguiente país que será “fidelista” […]. ¿Qué riesgo político pueden plantear unos indios invisibles, que representan la mitad o los dos tercios de la población, y que aún están completamente fuera del escenario político y económico?
- Mr. [John] de Wilde: Ecuador tiene un buen comportamiento. ¿No será el momento oportuno de que las agencias […] como el Banco, actúen […] con el fin de […] prevenir que la situación política se deteriore?
- Mr. Knapp: […] Esta es la clase de trabajo sucio que Estados Unidos debe realizar.
- Mr Broches: ¿Cuál es la posición del Ecuador respecto al índice de injusticias sociales al que se refiere Mr. Kennedy?
- Mr. [Orvis] Schmidt: Aunque hay una gran disparidad en la distribución de la riqueza en Ecuador, ésta es menor que la de otros países de Latinoamérica. […]. Los indiios, en la montaña, están aún tranquiilos, a pesar de que el gobierno no está realmente haciendo mucho por ellos.
- Mr Demuth: Si miramos los paises feudales de Latinoamérica […] para ser realistas, debemos admitir que habrá revoluciones, y sólo podemos esperar que los [nuevos gobiernos] cumplan las obligaciones de sus predecesores.
- Mr. Aldewereld: El colonialismo es ciertamente malo en Ecuador […] incluso […] peor que en el Lejano Oriente. Algo violento ha de ocurrir […]. Pienso que nuestro proyecto sirve para aliviar las presiones internas […] Estoy de acuerdo en que podríamos conceder más créditos de la Agencia Internacional de Desarrollo para paliar los riesgos políticos.
- Mr. Knapp: […]. Pero las situaciones políticas puede llevar a la cesación de pagos.

Promotores del consenso de WASHINGTON

El autor pone en evidencia, como el BM y el FMI, utilizando como herramienta el sobreendeudamiento, han reforzado sus medios de presión para imponer en los países del Sur las políticas del Consen­so de Washington, que tienen como objetivo garantizar el manteni­miento del liderazgo de EEUU en el mundo e imponer el modelo ne­o­liberal, que promueve la apertura incondicional al comercio e in­versión extranjera, la desregulación total de la economía, la garantía y liberación de riesgo de los capitales extranjeros, el recurso a un tribunal de arbitraje internacional en el seno del BM, el CIADI, la reducción del gasto público y la casi desaparición del Estado. Las cartas de intención del FMI y los proyectos de modernización del BM han hecho bastante bien su trabajo, pero a costa de reproducir la pobreza, aumentar la desigualdad, degradar las condiciones de vida de la gran mayoría de la población mundial y destruir los sistemas ecológicos.

Invitación a construir un nuevo consenso de los pueblos.
Lo expuesto en el libro, son razones suficientes, declara el autor, para romper con el Consenso de Washington y el modelo neoliberal, aplicado por el Ban­co Mundial. Nos advierte que la ruptura con el consenso de Wa­shington no significa solamente poner fin al liderazgo de EEUU sino a todos los grupos y países del Norte y Sur que mantienen estas políticas de opresión.

Se trata además de construir un nuevo modelo de desarrollo, basa­do en el consenso de los pueblos y fundado en el rechazo al capita­lismo.

Romper con la espiral del endeudamiento

Este nuevo modelo pasa por la “ruptura de la espiral infernal de la deuda”. El endeudamiento sirve exclusivamente a los intereses de los países acreedores. La teoría convencional nos ha metido la idea de que nuestro retraso se debe a la insuficiencia de capitales nacionales, pero la realidad nos muestra que son los países del Sur los que financian con sus capitales al Norte. Somos, entonces, los países del Sur los verdaderos acreedores.

Los países del Sur tenemos suficientes capitales para nuestro de­sa­rrollo. Venezuela ya lo está compartiendo. Sólo falta voluntad política en los gobiernos del Sur. El cambio no será pronto, dice el autor, pero más tarde a más temprano los pueblos se liberarán de la esclavitud de la deuda y de la opresión de las clases dominantes del Norte, y aplicarán políticas que distribuyan la riqueza y pongan fin al modelo productivista y destructor de la naturaleza.

Eliminar al BM y FMI

La construcción del nuevo modelo pasa también por la eliminación del BM y del FMI. Se puede enjuiciar al BM, es posible sentarlo en el banquillo de los acusados. Eric Toussaint ha descubierto más de treinta acusaciones contra el banco, suficientes para que sea condenado a la pena de muerte, con su socio el FMI.
Estas instituciones financieras deben ser remplazadas por una Nueva Arquitectura Financiera mundial, de carácter democrático, al servicio de las personas, basado en el ejercicio de los derechos humanos, económicos, sociales, políticos y culturales, patrocinado por las Naciones Unidas.
El autor, nos invita a los países del Sur a asociarnos para cons­truir cuanto antes entidades regionales dotadas de un Banco co­mún y de un Fondo Monetario común.

He aquí una obra que contribuye mucho al conocimiento de las relaciones de dominación financiera, económica, social, política y cultural del Norte sobre el Sur; al análisis de la perversidad del modelo capitalista expresado a través del neoliberalismo y del consenso de Washington; la instrumentación del endeudamiento para someter a los pueblos a la esclavitud e imponer un sistema de destrucción humana y ecológica; al desmascaramiento de una institución, el BM, que en nombre de los pobres, somete e impone un modelo perverso que acentúa la pobreza.
Pero más allá de estos aportes, este libro de lectura obligada, pone en nuestras conciencias y en nuestra manos nuevos argumentos para reforzar nuestras luchas contra el neoliberalismo, contra la deuda ilegítima, contra el BM y el FMI, y alentar, al mismo tiempo, la construcción de un nuevo modelo de desarrollo, humano, libre y solidario.
Felicitaciones, Eric y gracias por tu nuevo aporte para la lucha por la liberación de los pueblos.


Hugo Arias Palacios