printer printer Cliquer sur l'icône verte à droite
Un pequeño recordatorio de parte de JP Morgan : La importancia de la Volcker Rule
par Daniel Munevar
25 mai 2012

En el periodo inmediatamente posterior al colapso financiero del 2008, de todos los rincones se escucharon voces respecto a la necesidad de regular y controlar al sector financiero. Gracias a los millones de dólares invertidos por entidades financieras en ambos lados del Atlántico en grupos de lobby para contrarrestar los esfuerzos en materia de regulación, la euforia sobre los controles a tales entidades tuvo un carácter extremadamente breve. Aun así, en esta pequeña ventana abierta en materia de regulación que trajo consigo la crisis, fue aprobada en Estados Unidos el Acta Dodd Frank. La nueva ley fijo la implementación de un nuevo marco de regulación del sector financiero con el objetivo expreso de evitar la repetición de un ¨Momento Lehman¨. Al interior de Dodd Frank, uno de sus elementos más criticados y rechazados por el sector financiero ha sido la llamada Volcker Rule.

La Volcker Rule [1] tiene como propósito eliminar la práctica del propietary trading por parte de entidades financieras que cuenten con la protección del FDIC [2]y el gobierno Federal de los Estados Unidos. En términos concretos la práctica del propietary trading se refiere al uso de recursos propios del banco para la realización de transacciones en acciones, bonos, monedas y derivados financieros. De acuerdo al Volcker Rule, este tipo de transacciones pueden seguir siendo llevadas a cabo por los bancos, siempre y cuando sean realizadas en el marco del manejo de los portafolios de inversión de clientes. La separación busca que los bancos se concentren en la prestación de servicios a sus clientes, la protección del dinero de estos, y al mismo tiempo limitar de forma significativa los riesgos que pueden tales instituciones puedan tomar. En la medida que las pérdidas derivadas de apuestas especulativas fallidas ponen en riesgo la solvencia de los bancos y por ende la necesidad de rescatar a dichas instituciones con dinero público, es apenas lógico que el esfuerzo regulatorio se dirigiera de manera específica a restringir las actividades que pudieran incrementar de forma exponencial los costos de un rescate financiero.

Debido a que la Volcker Rule limita de forma los riesgos que pueden tomar los bancos, y por ende sus ganancias, estos se han opuesto de forma férrea a su implementación. Por medio de maniobras legislativas han logrado debilitarla con la inclusión de excepciones a la regla, y más importante aún, pospuesto su implementación efectiva hasta el 2014. El argumento por parte de los bancos consiste en señalar en la capacidad de sus modelos de riesgo de manejar adecuadamente un portafolio propio de inversiones. De esta forma, el limitar la capacidad de los bancos de realizar transacciones en acciones, bonos o derivados financieros crea una desventaja competitiva frente a otras instituciones financieras internacionales. En su momento, el CEO de JP Morgan, Jamie Dimon, acuso al Volcker Rule de ser una regulación ¨Anti-Americana¨ por considerar que afectaba el libre desarrollo de la actividad financiera en los Estados Unidos.

Debido al carácter extremadamente corto de la memoria que parece afectar a los mercados financieros, ha sido necesario un pequeño y reciente recordatorio de parte de JP Morgan para resaltar de nuevo la importancia de la Volcker Rule, y la enorme falacia detrás de los argumentos de sus detractores. El pasado 10 de Mayo, en una video conferencia publica, JP Morgan anuncio una perdida por más de 2 mil millones de dólares sufrida en la oficina de inversión de Londres. Dicha oficina ejerce el rol de conducir el propietary trading de JP Morgan y a lo largo de los últimos años logro acumular un portafolio por más de 100 mil millones de dólares en productos financieros estructurados sin ningún tipo de control por parte de la dirección de la entidad. A pesar de los intentos de JP Morgan de oscurecer los orígenes de las perdidas, al parecer estas se han derivado de un esquema compra y venta de CDS sobre indices corporativos europeos. Debido a que tales posiciones no pueden ser canceladas rápidamente, es posible que las pérdidas se incrementen y superen los 7 mil millones de dólares antes del final del año.

No deja de ser irónico entonces que la magnitud de las pérdidas de JP Morgan muestre que el volumen de transacciones derivado del estatus de Too Big To Fail deje en claro que las instituciones incluidas dentro de dicha categoría son incapaces de monitorear de forma eficiente los riesgos que asumen. Mas importante aun, perdidas de esta magnitud en una entidad que opera con la protección explícita del gobierno son sencillamente inaceptables, toda vez que incitan a la toma de mayores riesgos. Ello bajo el entendimiento que cualquier ganancia derivada de tales apuestas recae en la entidad y sus ejecutivos, pero un escenario de desastre y pérdidas masivas recae sobre el Estado y los dineros públicos.

De tal forma el incidente reciente de JP Morgan muestra que no solo la Volcker Rule es necesaria para impedir el continuo abuso por parte de instituciones financieras de la protección pública que gozan, sino que de hecho no es suficiente. El principio para la regulación financiera debe ser simple y claro : mientras que una entidad financiera requiere de protección pública, esta debe ser tratada como una entidad pública con propósito social, similar al de servicios públicos como el agua o la energía. Mientras las finanzas no sean reguladas bajo esta óptica, incidentes como este se repetirán de forma regular en un contexto en el cual la capacidad de los Estados y la disposición de los ciudadanos de continuar rescatando a entidades financieras dedicadas a especular a con dineros públicos es cada vez menor. La reflexión tal vez más importante de esta historia, es que muy seguramente estas nuevas revelaciones tampoco serán suficientes para detener los abusos. Será necesaria entonces una nueva crisis, esta vez originada en Europa, para implementar la regulación que realmente se requiere ?


Daniel Munevar, economista, es miembro del CADTM Colombia y de la coordinación del CADTM Abya-Yala Nuestra America

Notes :

[1Bautizada de tal forma por su inicial proponente y principal defensor el antiguo presidente de la FED, Paul Volcker. Volcker es tristemente conocido en America Latina por causar el inicio de la crisis de la deuda de los años 80, al elevar de forma súbita las tasas de interés de la FED en más de 20% en 1979-1981.

[2La Federal Deposit Insurance Corporation (FDIC) fue una entidad creada en el marco del New Deal con el objetivo de ofrecer protección a los ahorros de personas en caso de una bancarrota del banco donde estos se encuentren depositados.

Daniel Munevar

est un économiste post-keynésien originaire de Bogotá, en Colombie. De mars à juillet 2015, il a travaillé comme assistant de l’ancien ministre des finances grec, Yanis Varoufakis ; il le conseillait en matière de politique budgétaire et de soutenabilité de la dette.
Auparavant, il était conseiller au Ministère des Finances de Colombie. Il a également travaillé à la CNUCED.
C’est une des figures marquantes dans l’étude de la dette publique au niveau international. Il est chercheur à Eurodad.